LA SOCIALIZACIÓN: PERÍODO FUNDAMENTAL EN LA VIDA DE UN CACHORRO

 

 

         La socialización es el período donde se establecen las relaciones sociales de los perros con su misma especie y con otras especies incluyendo el hombre.

         Es de gran importancia ya que es un proceso formativo; la interacción con otros cachorros de la camada debe darse para fortalecer el juego y conduce a su vez a lograr respuestas sociales.  El proceso se inicia  entre la 4ª y 6ª semana de vida, aprendiendo comportamientos como la dominancia social o la sumisión, patrones de la vocalización, formación de grupos, la autoestima, la conducta sexual y maternal.         Aquellos cachorros que son separados de su madre o de sus hermanitos muy pronto, de adultos, pueden tener problemas para relacionarse con otros perros, ya que son ellos en esta etapa los que le enseñan cosas que las personas jamás podrían hacerlo.

         A un cachorro durante las 6 a 8 semanas, se le puede, de manera fácil y eficaz, habituar a ciertos estímulos con la finalidad de prevenir futuros temores. Cuando hablamos de estímulos me refiero a aspiradoras, televisor, secador de pelo, diferentes personas; y en la calle a los vehículos, ruidos como el de la persiana de un negocio, etc

         Un propietario responsable debe asegurarse, para prevenir problemas posteriores de comportamiento, de que el cachorro se haya criado en un ambiente psicológicamente óptimo.

         Desde el mismo momento de la llegada del animal al hogar, surgen nuevas obligaciones y nuevas formas de actuación y nadie debe saltárselas. Toda la familia, sin excepciones debe participar en las normas que decidan.

         El cachorrito de hoy se transformará en un adulto, en un animal que probará todo el repertorio de acciones típicas del perro como ladrar, gruñir, morder, excavar. Somos nosotros los humanos, quienes debemos establecer normas y dejárselas claras.