MOVIMIENTO  Y  CALIDAD DE VIDA  PARA NUESTROS COLABORADORES: PONYS Y CABALLOS



LA SALUD DE NUESTROS COLABORADORES: Ponys y Caballos de terapia.  Su necesidad de movimiento.

   Para mantener felices y sanos a nuestros ponis y caballos hay que tenerles en corrales o prados donde pueden dar rienda suelta a sus ganas de corretear, jugar entre ellos, provocarse en supuestas peleas.
   Las pocas horas de clase que tengan en movimiento  durante un par de días en la semana no son suficientes para que los animales  mantengan sus buenas condiciones físicas y mentales.

   El contacto social entre ellos es fundamental, indispensable puesto que por naturaleza son animales sociales que viven en manadas,  son gregarios, la convivencia es para ellos  una necesidad indispensable para conservar una buena salud.

   El vallado que se prepara para soltar caballos en un prado no puede tener la misma altura similar  para ponis debido a la diferencia de tamaño de los animales.

   El pastor eléctrico es ideal tanto para unos como para  otros. Deberá  estar  a la altura que corresponde al tamaño de los animales que estarán allí dentro.
     Además para los ponis es conveniente que el vallado así como la alambrada con pastor eléctrico estará también  a nivel del suelo para evitar que entren perros asilvestrados  que puedan  atacar a los potritos y matarles.
    Tampoco es aconsejable la alambrada de espino a fin de evitar que  los animales  pueden sufrir dolorosas heridas.

    Los vallados con troncos deberán estar un poco por debajo del tamaño de los ponis para  evitar que éstos escapen por debajo.
     No sería la primera vez que durante una clase con niños y ponys, un niño se quede colgado en el tronco, mientras el pony escapa alegremente… hacia fuera de la pista.

   Un prado para los animales requiere un cuidado y limpieza regular quitando el estiércol.  Se evitará así que la paja, el verde, se contaminen con parásitos que luego volverán a entrar en el organismo del animal cuando éste mordisque las briznas del verde que pueda crecer en el sitio o de la paja que se expande por el terreno.

   Las plantas o árboles que se planten rodeando el terreno serán las adecuadas para evitar problemas digestivos en caso que los animales coman sus hojas.


Los cascos

   La limpieza de los cascos es tan importante tanto para los caballos como para los ponis. Estos requieren especial cuidado  porque al ser tan pequeños se suelen meter “chinitas” (pequeñas piedras) que se incrustan literalmente en la ranilla y son difíciles de quitar.

   El casco del caballo es más ancho  permitiendo quitar piedras más grandes o las mismas pequeñas con más facilidad.

   Los ponis rehúsan levantar la mano para la limpieza de los cascos. Es por ello que desde un principio es conveniente entrenarles a fin de que sin oponer resistencia nos den la mano para la limpieza de los cascos.

    Es aconsejable  entrenarles  tocando con la punta de los dedos, masajeando desde  la rodilla hacia abajo repiqueteando  la corona del casco con los dedos. Gratificar siempre. Paciencia, mucha paciencia es importante si pretendemos tener buenos resultados.

El baño

   A los ponis no les gusta que les duchen con agua fria. Por ello se aconseja hacerlo con agua caliente o templada luego   pasar la esponja quitando el exceso de agua. Solo las manos y pies pueden lavarse con agua fría.

Crines y cola

   Los ponis suelen tener abundantes crines y cola. Un buen champú, añadir suavizante, permitirá que se les peine y arreglen sin romper el pelo.
     Con estos cuidados y buen trato  los ponys agradecidos, trabajarán a gusto sin oponer resistencias.

¿Quién dijo que los ponys tenían “mala leche”….?  

María Ernst