Dos jóvenes lobos de mar en Galápagos, por David Bendel










Isabel,

Hace un año que estuve con los lobos de mar de las islas Galápagos, así
que mi recuerdos son necesariamente coloridos por el paso del tiempo y el
hecho que los diez días que pasamos en compañía de pájaros, lagartos,
tortugas, peces y animales marinas me sentí como un niño, corriendo,
gritando y sonriendo en cada "descubrimiento nuevo"...

de todas maneras, sentí emociones muy distintas según que sea un macho,
una hembra o sus crías con quien estaba - tambien no es lo mismo estar con
ellos en el agua (su elemento) que en la tierra (mi elemento):

En tierra:
A los machos alpha: cierto miedo y siempre mucho respeto de "su" territorio
A los crías : un amor protector/paternalista

pero sobre todo

En el agua:
Muchísima excitación, alegría y un sentido de juego que me hacía sentir
parte de algo en común con ellos

Espero que mis recuerdos te sirven...

un abrazo

David