NOTA DE PRENSA : ENEAGRAMA Y PNL

Abril de 2008

 

A partir de los años setentas, el Eneagrama y la Programación neuro- lingüística (PNL), han tenido una gran difusión en el mundo occidental. Se trata de dos herramientas para el cambio interior y el desarrollo personal que apoyan a sus usuarios en la expresión de sus potencialidades.

 

Ya es frecuente escuchar o leer testimonios agradecidos, de parte de quienes conocen y usan alguna de ellas, en diferentes áreas de su experiencia de vida: relaciones en general, eficacia en la acción y mayor claridad mental.

 

En una revisión de los objetivos del Eneagrama y la PNL, encontramos las siguientes coincidencias: 

 

1. Saber quiénes somos, hacia dónde vamos y qué es lo que queremos de nuestra vida.

2. Establecer una buena relación afectiva conmigo mismo y con los demás.

3. Desarrollar nuestra creatividad, manejar nuestros miedos infundados, eliminar hábitos nocivos, tener más éxito, evitar el  estrés

4. Actuar sobre los mecanismos inconscientes que utilizamos para bloquear nuestro crecimiento personal, la capacidad de amar y la confianza en nosotros mismos.

 

En el mundo, y también en Colombia, hay connotados expertos y difusores de estas herramientas, hasta ahora trabajando separadamente, pero afortunadamente ya están surgiendo aplicaciones conjuntas. El psicoterapeuta y tallerista internacional Thomas Condon, un pionero en la materia, que vendrá a Cali a mediados de Mayo, dice al respecto:

 

La PNL lidia con soluciones, ofreciendo un camino conductual para trabajar con las limitaciones psicológicas; identifica patrones y luego trabaja con la estructura de esos patrones, alterando la experiencia subjetiva al modificar su estructura. Es un proceso enfocado al cambio, y que funciona. Es fuerte en la técnica pero pobre en el diagnóstico.

 

El Eneagrama es su opuesto: una soberbia herramienta de diagnóstico a la que le falta mucho método para sobreponerse a los dilemas que describe. El Eneagrama ofrece diagnóstico profundo, y mucho contenido con el cual identificarse, pero no puede decirse en propiedad que sea un método. Esa es la razón por la que apenas conocer tu estilo de personalidad en el Eneagrama, suele ser insuficiente para hacer un cambio real.

 

Al examinar bien los dos sistemas comprendí que tenían mucho que ofrecerse uno al otro. Cuando apliqué las distinciones de la PNL a los estilos del Eneagrama, reconocí que cada estilo era impulsado por un patrón, una estrategia central y repetitiva que se replica de manera inconsciente muchas veces al día; vi que las técnicas para cambiar de la PNL, podían adaptarse para modificar el patrón de cada estilo del Eneagrama.

 

(Fuente: Traducción de una entrevista: http://groups.msn.com/EneagramadelaPersonalidad/tomcondon.msnw )



Fernando José Uribe S.

Asociación Humanista para el Ser Integral – AHSER – Cali, Colombia, Abril de 2008