Delfinoterapia

¿Quién no ha soñado alguna vez con poder jugar con un delfín?.

Los beneficios de la interacción entre seres humanos y delfines se vienen estudiando desde los años cincuenta cuando un grupo de doctores de Florida, se dio cuenta de los avances que mostraban los niños con dificultades en su desarrollo tras su interacción con estos simpáticos mamíferos. Desde entonces se han obtenido excelentes resultados con la terapia con delfines en niños con síndrome de Down, autismo y diversos cuadros neurológicos. Pero la delfinoterapia no solo es aplicable a los niños sino que sus beneficios han sido patentes también en adolescentes con conductas violentas y adultos con problemas vasculares y dependencia del alcohol y el tabaco.

En la última década se han desarrollado muchos tratamientos para niños con dificultades de comunicación que integraban la vida cotidiana del niño con animales (mascotas, montar a caballo). Por otro lado, el tratamiento con agua también ha demostrado beneficios en muchas patologías.

Los delfines son animales ideales para esta terapia ya que, aparte de tener una gran afinidad con los seres humanos (en especial con los niños), tienen una enorme capacidad para el juego y el contacto con ellos se realiza en el agua.

Ha quedado patente que los niños que son sometidos a esta peculiar terapia aprenden de dos a diez veces más rápido que los de un grupo de control normal.

La duración del tratamiento aún no ha sido establecida y el tiempo de las sesiones depende de factores como la tolerancia del niño, el interés de los delfines y la disponibilidad de los mismos.

En España sólo se realiza la terapia con delfines en Tenerife, promovida por la Asociación de Padres de Disminuidos Físicos y Psíquicos Oroval. Esta asociación fue constituida en 1990 y su interés por la delfinoterapia viene de una de las madres miembro que había oído hablar de centros que aplicaban este tratamiento en Florida.

La empresa Aspro Ocio, propietaria del parque acuático de Tenerife, construyó una parte de sus instalaciones pensando en la delfinoterapia, después de un experimento similar en Alicante.

Así comenzaron las sesiones en las cuales una psicóloga, acompañada por monitores expertos, organiza un plan de trabajo con un grupo de niños de la asociación. En este plan se definen los objetivos a lograr por cada niño con la ayuda de los entrenadores.

La Asociación Oroval trabaja con niños (y con algunos adultos) que sufren sobre todo problemas de autismo, parálisis cerebral, síndrome de Down y otras deficiencias.

La escasa implantación de la delfinoterapia en España se debe a que es difícil encontrar las condiciones ideales para su práctica como, unas buenas instalaciones, delfines disponibles, buen clima, etc. Con todo, este tratamiento no hace milagros pero definitivamente ayuda, con lo cual no estaría mal que más centros se dedicaran a ella a lo largo de toda nuestra geografía.

Para más información: Grupo Aspro Ocio (tfno. 91 561 56 49,
grupo@aspro-ocio.es)