EL CAMINO PARA EL AMOR.
Autor anónimo.
Sólo cuando estás bien contigo mismo puedes estar bien
con los demás.
Sólo cuando manejas tu soledad puedes manejar una
relación.
Necesitas valorarte para valorar, quererte para querer,
respetarte para respetar, y aceptarte para aceptar, ya
que nadie da lo que no tiene dentro de sí.
Ninguna relación te dará la paz que tú tienes que crear
en tu interior.
Ninguna relación te brindará felicidad que tú no
construyas.
Sólo podrás ser feliz con otra persona cuando seas
capaz de decirle con total convencimiento
y sin el más mínimo enganche, o ironía: "No te
necesito para ser feliz".
Pero no se te ocurra agredirlo, verbalizando esto frente a él o ella,
si sabes que no pudiendo comprenderlo, herirías innecesariamente sus sentimientos.
Sólo podrás amar siendo independiente, hasta el punto
de no tener que manipular ni manejar a los que dices
amar y a quienes, si mucho, quieres.
(El que quiere cosas y personas -apegos- es el ego).
Sólo se produce más felicidad en pareja, cuando dos personas felices se
unen para compartir su felicidad, no para hacerse felices la una a la otra.
Para amar necesitas una humilde autosuficiencia,
necesitas autoestima y la práctica de una libertad
responsable. Pretender que otra persona nos haga
felices y llene todas nuestras expectativas es una
fantasía narcisista que sólo trae frustraciones.
Por eso, ámate mucho, madura, y el día que puedas
decirle al otro: "Sin ti la paso bien"... ese día
estarás en mejores condiciones para vivir en pareja.
Buscamos una pareja muchas veces para escapar de
nuestra soledad. No nos sentimos bien estando solos y
parece que sin otro ser nuestra vida no tuviera sentido.
Para sentirnos valiosos, importantes, y necesarios nos
abrazamos a una relación y si ésta se rompe nos sentimos morir un poco.
¿Por qué buscamos muletas?
¿Por qué creemos que sólo estando en pareja podemos
lograr sentirnos felices?
Podemos empezar a trabajar con nuestro interior...
Podemos aprovechar nuestra soledad para crecer por
dentro...
Podemos comenzar de pronto algo que veníamos
postergando por falta de tiempo...
Podemos...
Podemos darnos cuenta que somos importantes, más allá
de nuestra pareja.
Sólo estando bien por dentro podemos atraer a nuestra
vida personas valiosas.
Nuestra autoestima se refleja en nuestras compañías y
es por eso que muchas veces nos preguntamos por qué
estamos al lado de esa persona, por qué nos gobiernan,
nos manejan, y hacen con nosotros lo que quieren...
Es importante aprender a querernos, a mimarnos, y por sobre
todo debemos todos los días agregar una cuota más de
amor a nosotros mismos.
Para poder amar a otra persona PRIMERO tenemos que
aprender a amarnos. La persona más importante en el mundo, y a la única que sí puedo cambiar, es a mí mismo.
Y empezamos a amar NO cuando encontramos una persona perfecta,
sino cuando aprendemos a amar perfectamente una persona imperfecta, como venimos siendo todos, ¿no?
Y está el asunto de ponerse en los zapatos del otro... Aquél sueño de príncipe o princesa azul, que yo quiero... ¿como qué estaría haciendo conmigo...?  ¿Has oído hablar de la actitud del embudo: ancho para mí, estrecho para el otro...?
Si quieres cambiar a alguien , NO LO AMAS. Si lo aceptas tal cual es, SÍ.
Leer siquiera 30 veces, en distintos momentos, para que esta programación de comprensión del amor, reemplace los automatismos contrarios, en la mente. Un  proceso igualitito al de regrabar un casete.