NO  OLVIDAR  AL  CABALLO   VIEJO

 

Nuestro mejor amigo: el caballo viejo

 

 

    El caballo que nos ha acompañado desde sus años juveniles ha llegado a la madurez  de su vida, es decir ha cumplido más de  25 años, pero está bien de salud, sano, feliz, no merece ser olvidado  dejándole solo en un campo. Seríamos  muy desagradecidos con el mejor amigo de nuestra vida.

 

    Un caballo de cualquier edad que se queda  solo en un prado, en un establo, o en un inmenso campo, no es feliz. Necesita compañía de otro congénere. Otro caballo con el cual hermanarse. Pero mucho mejor sería estar en un grupo.

     Los caballos son gregarios, elijen un líder y se mueven en manadas.

 

    La soledad es un castigo para ellos. Contrariamente a lo que opinan muchas personas que se mueven en el mundo del caballo  convencidos que lo mejor para un caballo que ha superado los 20 o 25 años es retirarle de toda actividad porque ya es muy viejo y no sirve para nada.

 

   Grave equivocación!!

 

    El caballo que ha superado la etapa de su primera y segunda juventud, es decir que ya ha cumplido los 25 podrá  de aquí en adelante ser nuestro mejor amigo. Sus experiencias adquiridas a lo largo de los años pueden ofrecernos momentos muy agradables en su compañía.

 

    Hay quienes opinan que un caballo con más de 15 años comienza a declinar su vida sin pensar que precisamente a los 12, o 15 años el animal está en la flor de su vida. Ha madurado y está preparado para superar dificultades que le pueda plantear una actividad inesperada, tiene experiencia suficiente y seguridad en sí mismo para ofrecernos precisamente eso: seguridad y experiencia.

 

    Las expectativas de una vida longeva para el ser humano ha superado las barreras que se consideraban hace muchos años, llegar a los 45 o 50 ya era importante, pero en las últimas tres décadas los conceptos han cambiado como ha cambiado la calidad de vida del ser humano gracias a los nuevos conceptos de alimentación y  hábitos.

 

   Lo que el paso del tiempo se llevó con la edad, fuerza, energías, voluntad, es reemplazado por experiencias, conocimiento, seguridad, afecto.

   El cuerpo del caballo cambia según pasan los años, al igual del o que ocurre con el cuerpo del ser humano y esa es la razón por la cual hay que actuar con sentido común. Y  por la misma causa por la que actúa con seres humanos mayores, es porque son más sensibles y emocionalmente necesitan más afecto y compañía.

 

   Sentirse útil, estar con nuestro caballo, hablarle, acariciarle, mantenerle limpio y finalmente atender a sus últimas necesidades cuando llegue su hora de marchar definitivamente será nuestra responsabilidad cumplir con estos requisitos será nuestra responsabilidad.

 

   Por todo ello será buen compañero, maestro, guía y sobre todo el mejor amigo que podemos haber encontrado en nuestro camino de la vida y que jamás nos defraudará.

 

    Actualmente en el Siglo XXI un señor puede llegar a cumplir los 90 largos. Sabemos de señoras quienes  muchas de ellas  han vivido siempre en su pueblo en la sierra o en su ciudad  han llegado cerca de los 100 años de vida y un poquito mas.

   Nos sorprendemos al escuchar sus historias y comprobar su estado físico y mental envidiable. Que una señora con 85 años, baile y practique aerobic; o la señora que se tira de una avioneta para planear sobre nuestras cabezas con paracaídas; un señor con 95 años paseando por la playa, nadar con agua fresca o fría sin tiritar??, no son excepciones.

 

   Entonces, porqué pretendemos que a nuestro caballo le dejemos solo abandonado en un campo si bien inocentemente pensemos que lo pasará bien…. Sin amigos, sin un hermano, sin líder, sin pertenecer a un grupo o a una manada.

   Eso es ser cruel con quien  ha sido  nuestro  amigo, nuestro mejor confidente. Jamás nos defraudaría, nunca hará preguntas indiscretas, por supuesto no habla como el ser humano, pero su actitud nos cuenta muchas cosas, y preguntan también, esperando nuestra respuesta. Todo es tener intención de comprenderle, quererle, habrá empatía y surge la comprensión mutua.  

 

    Con las nuevas tecnologías, los avances en Biología y Medicina encontramos  en el mercado piensos que ofrecen mejor sustento a los animales. Los profesionales están mejor preparados para atender los problemas que puedan tener nuestros animales con la ayuda de una  amplia cobertura de medicamentos para diferentes problemas de salud.

 

    Quienes hemos tenido la satisfacción de tener a nuestro lado al caballo que ya superó los 35 años seremos capaces de comprender el valor de tener a nuestro amigo. Poder estar con él, pasear juntos, atender sus necesidades prioritarias, higiene, alimentación, movimiento, compañía, nos veremos retribuídos con el amor de nuestro caballo.

   

    En respuesta a nuestros cuidados, nuestro caballo viejo estará agradecido y nos dará su confianza, su amor.

 

De paso recordar que la palabra “animal” procede de una raíz latina que significa “alma”.

 

   Nadie puede demostrar que los animales tienen “alma”, pero frente a la duda están los ejemplos de  infinidad de casos que demuestran afirmando que los animales también tienen alma, que aman, se aman entre sí,  y  los que aman a sus dueños.  

 

¿Aman los animales? … y porqué negar las evidencias.

 

    Los que amamos las criaturas que nos ofrece la Naturaleza, mantenemos que todas tienen alma. Por lo tanto nuestros perros, gatos, pájaros, caballos, tienen alma,  se quieren entre sí demostrando su amor  cuando  hacen pareja de por vida….

 

   Todo un ejemplo para el ser humano.