"Es en la distinción entre El Bien y el Mal donde, finalmente, radica toda insatisfacción." *
 
Si se cree en la existencia del mal, ¿cómo evitar el juicio y la comparación? ¿Cómo no tomar partido por lo "bueno", por lo "justo"? La injusticia tampoco existe. Sólo existen los procesos necesarios y existirán en un lugar (planeta) mientras sean necesarios para la evolución de las Conciencias Eternas que lo habitan.  Querer acabar con el mal o lo injusto me lleva a buscar culpables ó asumir yo la culpa. Ésta, a su vez, conduce al juicio... a la condena y... al castigo. Es su irrefrenable dinámica inercial.
 
El castigo, en lo propio produce la enfermedad y, en lo ajeno, odio como rencor de alguien o resentimiento contra algo, que si tampoco puedo ejercerlo... más enfermedad para mí. Mental y física... Y si acaso lo puedo llevar a cabo, actuar con el odio, fungiendo de ignorante de turno o agente del "mal" :-))))) ... aparte de consecuencias muy desagradables, no logro absolutamente nada, pues hasta la saciedad está demostrado que el castigo, como método pedagógico, es un desastre.
 
El "Bien" y el "Mal"... no existen
 
"Un problema enorme es nuestro bloqueo cultural sobre lo bueno o malo o sobre el bien y el mal..."
 
Ésa, ¡es la base de todo el asunto! Resulta por demás complicado Trascender las Limitaciones (creencias erróneas y traumas) mientras permanezca en uno el concepto del Bien y el Mal... Mientras el más mínimo rescoldo de eso esté presente en mí, no puedo ver que todo, absolutamente todo, es neutro en sí mismo y que es sólo mi INTERPRETACIÓN SUBJETIVA: bueno/malo, justo/injusto, bonito/feo, agradable/desagradable, chévere/terrible, quiero/odio, etc., etc., la raíz de todo mi sufrimiento, como aquello que nubla mi naturaleza esencial que es de paz, felicidad y armonía... De Amor.
 
Definamos, es importante, qué es un "problema".
 
Un problema es una realidad neutra (también por definición, de acuerdo a lo anterior) con una cualidad particularísima: que a mí no me gusta... ¿Por qué no me gusta? Porque en vez de evaluarla como lo que es, una gran oportunidad de aprendizaje, o al menos observarla sin meterme yo ahí, es decir, sin meterle sentimientos... la comparo, la juzgo, la mido con mis limitaciones... entonces la pongo en la polaridad negativa para mí, o sea, que de inmediato la polarizo.
 
Entonces, el verdadero y único problema que existe es permanecer uno esclavo de la polaridad. NO IMPORTA DE QUE SE TRATE ÉSE O NINGÚN ASUNTO. Y el cimiento subyacente en toda polaridad es el concepto de BIEN y MAL, que desde luego, es absolutamente aprendido, cultural.
 
Veamos ahora de dónde sale el más lamentable de los falsos conceptos...
 
Ya no hay para los niños de estos tiempos, la película que nos presentaron a nosotros de Dios y el Diablo, que al menos tenía su parte metafísica que bien le sigue sirviendo a toda la gente que encuentra alivio en las religiones maniqueístas que son TODAS... Mas ya no hace falta para que se siga cumpliendo la misma secuencia natural y necesaria de:  inocencia---> ignorancia----> sabiduría
 
El aprendizaje que es para lo ÚNICO que estamos aquí en el plano físico tridimensional, único lugar donde se puede aprender al estar manifiestas en él TODAS las Leyes UNIVERSALES.
 
Decía que ya no se necesita tanto la historia "sagrada" de Dios y el diablo, absolutamente incongruente con la Omnipotencia que todo creyente reconoce y es la Verdad más bella que existe. Para ello, para la instalación del programa bien/mal , ahora están  las maravillas tecnológicas de los medios, que muestran de manera más vívida: visual, auditiva, ¡con suspenso!, todas esas películas de buenos y malos:  La Guerra de las Galaxias, El Señor de los Anillos, y demás rambos contra los malos... Ya viste el petardo que se sacó del sombrero el mismo realizador de la bien enfocada película Sexto Sentido? Había bajado ya bastante la nota con El Protegido (también con Bruce Willys). Ahora, con Señales, aprovechando los hermosos e "inexplicables" diagramas que de vez en cuando aparecen en los cultivos de diferentes sitios del planeta, se ha venido con una invasión de extraterrestres estilo Orson Welles por la radio hace más de medio siglo... He escuchado ya decir que "hay que llevar los niños porque tiene un bellísimo mensaje..." Bueno, que vayan los que escogieron padres tan "despiertos".  Eso es perfecto: Ley de Correspondencia.
 
No puedo dejar de observar que ya no confunden como le pasó a Ferchito (a mí jovencito), invitando a imitar al hijo ... ¡de Dios, o mismo DIOS!... ¿Para qué? Ahora lo último en guaracha es Harry Potter, un mago bueno derrotando magos malos...
 
El concepto del Bien y el Mal es lo único de veras peligroso acechándote por todos lados... Mientras te quede algo de él eres de este color: de tercer nivel evolutivo
 
Todo este inflamado discurso que me acabo de sacar, no obsta para que pueda decir: TODO ESO TAMBIÉN ES NEUTRO, sucede porque está permitido por el Orden Universal o no sucedería, y también tiene un PROFUNDO PROPÓSITO DE AMOR... 
 
Es por lo tanto  idealista y la más candorosa por tonta pretensión de arreglarle la Plana a Dios, irse contra eso también... Contra cualquier cosa. Y todas esas invitaciones culturales a SUFRIR y a LUCHAR contra la realidad que está perfecta así parezca un desastre... las vamos a seguir recibiendo... Y las críticas a la "indolencia"... el "importaculismo"... la "insolidaridad"... "la dureza del corazón"... "la falta de espíritu cristiano"... En fin... Y hay que darles la bienvenida porque te permitirán verificar si estás accediendo a la única libertad posible - ya que siempre vamos a depender de muchas personas- que es la libertad mental o espiritual, que consiste en que ya no eres "manipulable" por nada ni por nadie... Menos por el discurso "moralista" de la más ramplona, para los tiempos que corren, ignorancia.
 
Pero OjO mi querido lector... Como hay que emparejarse, adaptarse y el RESPETO es un valor esencial, hay que volverse un redomado actor y a veces decir: "Sí, qué cosa tan terrible" y demás expresiones por el estilo, donde la campeona es una colombianísima que es: "Claro que sí estoy sufriendo, no se imagina usted cuánto... es que la procesión va por dentro"...
 
A mí solo me compete no comerme yo también el cuento y lleno de amor, como disposición incondicional al servicio, pasarle el dato al correspondiente: por ejemplo a quien está listo para recibir una nueva información. Que solamente es aquel que ya se saturó de sufrir con la que tenía.
 
Fercho Uribe.
Cali, diciembre de 2002.
*Gerardo Schmedling. Este escrito está en línea con su Escuela de Magia del Amor de Geradito Schmedling. Sin su inigualable expresión siempre amorosa, claro.