Tiburón peregrino, nombre común de dos especies de peces de gran tamaño, que pertenecen a la familia de los tiburones. Se encuentran en todos los océanos templados y alcanzan una longitud de 15 metros. Hay un único pez más grande que éste, el tiburón ballena. En Europa es relativamente común hasta el golfo de Vizcaya y el Mediterráneo. Es pelágico y va solitario o en grupos. En verano se acerca a las costas y en invierno permanece en aguas profundas. Es gris oscuro con manchas más claras. El cuerpo es más esbelto en los jóvenes, cuyo hocico se prolonga en una especie de nariz; en los adultos el hocico es corto y cónico. Los tiburones peregrinos se alimentan como los tiburones ballena, nadando cerca de la superficie con la boca abierta y filtrando el plancton del agua. Ésta entra por la boca (con dientes pequeños) y sale por las hendiduras de las branquias. Cada branquia tiene a su vez muchas branquioespinas, en las cuales queda atrapado el plancton. Estos tiburones se cazaron en el pasado por la gran cantidad de grasa que acumulan en el hígado, y con el resto del cuerpo se fabrica harina. Por fortuna esta práctica se ha interrumpido. Es comestible, pero poco apreciado. Clasificación científica: los tiburones peregrinos son del género Cetorhinus, de la familia de los tiburones, los Lámnidos, del orden Galeiformes. La especie que aparece en Europa es Cetorhinus maximus. Pintarroja moteada Como otros tipos de tiburones, la pintarroja tiene un cuerpo con cierta rigidez. Se impulsa en el agua realizando unos movimientos ondulados con forma de S, que comienzan en la cabeza y se transmiten al resto del cuerpo, y con los cuales avanza de manera aerodinámica a través del agua. Las duras aletas dirigen la corriente que se forma en distintas direcciones, lo que permite movimientos hacia arriba, hacia abajo, o de giro. Pintarroja, nombre general que reciben determinadas especies de tiburones costeros bentónicos (viven en las proximidades del fondo marino), que también son llamados con el nombre común de lijas. La distribución geográfica de las pintarrojas comprende el océano Atlántico europeo y el mar Mediterráneo; su hábitat lo constituye los fondos arenosos cubiertos de praderas de algas que se sitúan a profundidades comprendidas entre los 10 y los 85 m. Son tiburones pequeños, con una longitud máxima de 1 m; el cuerpo es alargado y esbelto, de coloración general castaño claro y con el dorso cubierto en su totalidad de manchas pequeñas pardo oscuras. La dieta está constituida por peces, gusanos, pulpos y otros invertebrados que también habitan en el fondo. Cazan por la noche, durante el día permanecen inactivos y al parecer se guían por el olfato. La reproducción ocurre desde noviembre a julio y durante la cópula el macho enrosca su cuerpo alrededor de la hembra; la fecundación es interna, es decir, los machos introducen en la abertura genital de la hembra su órgano copulador, que consiste en estructuras transformadas de las aletas pélvicas. Son ovíparos y las crías nacen a lo largo de todo el año, pero sobre todo durante la primavera y el verano. Clasificación científica: las pintarrojas pertenecen a la familia de los Esciliorrínidos, dentro del orden de los Seláceos, clase Condrictios. La pintarroja propiamente dicha recibe el nombre científico de Scylliorhinus canicula. Pez martillo El pez martillo es quizá el más reconocible de las 368 especies de tiburones vivos. La forma inusual de su cabeza les permite realizar giros con más facilidad que a otros tiburones, y sus ojos y aberturas nasales, situados en los extremos laterales de la cabeza, les dan cierta ventaja para la localización de sus presas. Los peces martillo vagan por los mares cálidos y templados, y se alimenta de rayas venenosas, peces óseos e invertebrados. Es un tiburón agresivo, que tiene fama de atacar a seres humanos sin provocación previa. Pez martillo, nombre común de unas diez especies emparentadas de tiburones que viven en mares tropicales y templados. Unas grandes extensiones laterales aplanadas de la cabeza les dan una fuerza hidrodinámica ascensional que les permite girar con más rapidez que otros tiburones; los ojos y los orificios nasales, al encontrarse en ambos extremos de la cabeza, le otorgan una mayor capacidad para detectar y perseguir a sus presas. El pez martillo gigante, un nadador poderoso de grandes dientes que mide más de 4 m de longitud, ha atacado a buceadores. Hay otras dos especies consideradas peligrosas: la cornuda común y el pez martillo o liso, este último presente en el Atlántico y el Mediterraneo. Algunas otras especies, como el pez martillo cabeza de pala, que mide tan sólo 1 m de longitud y es común en las costas de Florida, tiene la cabeza en forma de pala, de ahí su nombre. Clasificación científica: los peces martillo componen la familia Esfúrnidos del orden Galeiformes. El nombre científico pez martillo gigante es Sphyrna mokarran, el de la cornuda común es Sphyrna lewini, el del pez martillo liso es Sphyrna zygaena y el cabeza de pala es Sphyrna tiburo.

 

 

Tiburón, cualquiera de unas 340 especies de peces que, junto con los rayiformes y las quimeras, se distinguen claramente del gran número de especies de peces teleósteos (óseos) por su esqueleto cartilaginoso. Los tiburones son peces versátiles y tienen sentidos muy agudos; muchas de sus especies son capaces de cazar y devorar a casi cualquier otro animal marino, tanto en mares profundos como en mares poco profundos. Estos dos rasgos explican su larga historia evolutiva; muchas de las especies de tiburones de nuestros días son muy similares a especies que nadaban en los mares del cretácico, hace más de 100 millones de años. Muestran también una gran variabilidad en lo que se refiere a su comportamiento y tamaño. El tiburón ballena es el tiburón más grande, y también el pez más grande de todos los mares; alcanza los 15 m de longitud. Hay especies por el contrario que miden menos de 50 cm de largo. Los tiburones son peces sobre todo marinos que viven en todos los mares, y que abundan en aguas tropicales y subtropicales. No obstante, muchas especies migran remontando los ríos, como el tiburón toro que, llega hasta el lago Nicaragua, en América Central. Los tiburones son conocidos como carnívoros agresivos que incluso llegan a atacar a miembros de su propia especie, pero dos de los de mayor tamaño —el tiburón peregrino y el tiburón ballena— son animales dóciles que se alimentan de plancton, filtrándolo del agua por medio de peines branquiales. Características físicas Mandíbulas y dientes de tiburón Las mandíbulas de los tiburones son de cartílago y son diferentes a las mandíbulas óseas de la mayoría de los peces. Los dientes son reemplazables, y se disponen en hileras unas detrás de otras, de manera que cuando se pierde un diente, una nueva pieza se mueve hacia adelante y lo sustituye. Los tiburones pierden sus dientes de dos modos: de forma accidental al comer o por un proceso de muda natural. Dorling Kindersley La mayor parte de los tiburones son de color gris y tienen la piel correosa, cubierta de pequeñas escamas placoideas afiladas y puntiagudas que, al contrario de las que caracterizan a los peces óseos, no aumentan de tamaño en la forma adulta. Suelen tener cinco hendiduras branquiales detrás de la cabeza. La cola es asimétrica y la columna vertebral se prolonga en su lóbulo superior. Muchas especies tienen hileras de dientes afilados enclavados en membranas fibrosas en lugar de en las mandíbulas; los dientes, que pierden a menudo al clavarlos en la carne de sus presas, son reemplazados con rapidez por otros dientes que se desplazan hasta ocupar el espacio que dejan los primeros. Las aletas y la cola de los tiburones son rígidas en vez de eréctiles, como las de los peces óseos. Desmintiendo la creencia popular, las aletas dorsales rara vez sobresalen de la superficie del agua cuando los peces nadan próximos a ésta. Los tiburones carecen de vejiga natatoria y, si se quedan inmóviles, se hunden. Poseen poderosas enzimas digestivas y un pliegue epitelial especializado que forma una espiral a lo largo del intestino delgado y, que les permite absorber gran diversidad de alimentos. Los tiburones son en gran medida carroñeros; se alimentan de peces heridos, carroña, basura y otros residuos procedentes de los barcos. También se alimentan de animales como focas, tortugas, aves, ballenas, cangrejos y gran variedad de peces. Los machos se identifican por unas extensiones de las aletas pélvicas que les sirven de órganos copuladores. Reproducción A diferencia de los peces óseos, que por regla general alumbran grandes masas de crías diminutas e inmaduras, la mayor parte de los tiburones alumbran a crías grandes y bien desarrolladas, en número máximo de 100 por camada. El tiburón tigre, por ejemplo, sólo da a luz a dos crías por camada. La fecundación es interna: el macho inserta uno de sus órganos copuladores en la hembra. La mayoría de los tiburones son ovovivíparos, es decir, los huevos se abren en el interior de la hembra, que alumbra crías vivas. Algunos son ovíparos; ponen huevos protegidos por una cáscara córnea con filamentos que sirven para anclarse a rocas o plantas marinas. Otros son vivíparos: las crías se desarrollan en un útero análogo al de los mamíferos. El saco de la yema del huevo se convierte en una placenta en los pliegues de la pared uterina y proporciona nutrientes al embrión. El desarrollo embrionario dura más de seis meses y, en el caso de la pintarroja del Atlántico, dura cerca de dos años. Al nacer, las crías de algunas especies grandes miden más de 1 m de longitud y son nadadores veloces que se alimentan de las mismas presas que los adultos. En muchos casos, las crías nacen en zonas protegidas próximas a la costa, lejos de los machos. Los tiburones ayunan durante largos periodos en la estación de reproducción y se mantienen recurriendo a las grandes reservas de lípidos almacenadas en el hígado. Así evitan devorarse los unos a los otros, así como a las crías. Sentidos y alimentación Los tiburones tienen un agudo sentido del olfato; son capaces de detectar vestigios de sustancias, como la sangre, en el agua, y seguirles la pista hasta su origen. La vista, aunque menos aguda, les permite percibir de forma vaga movimientos de luces y sombras en aguas oscuras cuando se aproximan a su presa. Son muy sensibles a los sonidos de baja frecuencia y tienen una audición direccional magnífica. Los órganos que poseen en las líneas laterales y el hocico les permiten captar estímulos eléctricos débiles procedentes de las contracciones musculares de los peces óseos. Esta combinación de sentidos, y su agudeza, explican su éxito evolutivo. Cuando cazan en bandadas, pueden incitarse entre sí hasta un frenesí devorador. Describen círculos en torno a su presa y se abalanzan sobre ella de repente, por lo general desde debajo (pero sin ponerse boca arriba, como suele creerse). No obstante, a pesar de la cantidad de buceadores, nadadores y esquiadores acuáticos que se aventuran en aguas infestadas de tiburones, se producen relativamente pocos ataques. Cuando eso ocurre, cerca de un tercio resultan mortales. Entre las especies más peligrosas para el ser humano se encuentran el tiburón blanco, el pez martillo, el tiburón tigre y el tiburón azul o tintorera. Ecología Los tiburones desempeñan un papel ecológico importante en los océanos, similar al de los grandes depredadores en tierra. Además de librar las aguas de residuos, los tiburones cazan a los miembros más débiles o heridos de las poblaciones de peces, ayudando así a la especie a mantener su fuerza genética. No obstante, dado que los métodos modernos de pesca han contribuido a agotar muchas especies de peces, la industria considera a los tiburones como competidores, hasta el punto de que los barcos arrastreros que pescan los camarones utilizan escudos eléctricos para proteger sus capturas. Por otra parte, dada la escasez y el precio creciente de muchos pescados para consumo humano, la carne de tiburón se expende hoy en día a precios similares a los de los pescados tradicionales. Esta carne (y las aletas, empleadas para hacer sopa) se consume desde hace mucho tiempo, sobre todo en los países del este de Asia, pero hoy en día su presencia en los mercados es cada vez mayor y se compara con la carne del pez espada. Clasificación científica: los tiburones pertenecen a la clase Condrictios. El nombre científico del tiburón ballena es Rhincodon typus, y el del tiburón toro es Carcharhinus leucas. El nombre científico del tiburón peregrino es Cetorhinus maximus, el del tiburón tigre es Galeocerdo cuvier, el de la mielga es Squalus ancanthias, y el del tiburón blanco es Carcharodon carcharias. Los peces martillo componen la familia Esfírnidos. El nombre científico del tiburón azul o tintorera es Prionace glauca. El marrajo (Isirus oxyrhinchus) es una especie cosmopolita, bastante común en las costas europeas. Otras dos especies frecuentes en el Atlántico y el Mediterráneo son el cazón, Galeorhinus galeus, y el zorro marino, Alopias vulpinus. Tiburón ballena El tiburón ballena e

 
Abre gratis una cuenta de email en StarMedia Mail. El mejor servicio de email gratis de toda Latinoamérica. http://www.starmedia.com

 

 

Tiburón, cualquiera de unas 340 especies de peces que, junto con los rayiformes y las quimeras, se distinguen claramente del gran número de especies de peces teleósteos (óseos) por su esqueleto cartilaginoso. Los tiburones son peces versátiles y tienen sentidos muy agudos; muchas de sus especies son capaces de cazar y devorar a casi cualquier otro animal marino, tanto en mares profundos como en mares poco profundos. Estos dos rasgos explican su larga historia evolutiva; muchas de las especies de tiburones de nuestros días son muy similares a especies que nadaban en los mares del cretácico, hace más de 100 millones de años. Muestran también una gran variabilidad en lo que se refiere a su comportamiento y tamaño. El tiburón ballena es el tiburón más grande, y también el pez más grande de todos los mares; alcanza los 15 m de longitud. Hay especies por el contrario que miden menos de 50 cm de largo. Los tiburones son peces sobre todo marinos que viven en todos los mares, y que abundan en aguas tropicales y subtropicales. No obstante, muchas especies migran remontando los ríos, como el tiburón toro que, llega hasta el lago Nicaragua, en América Central. Los tiburones son conocidos como carnívoros agresivos que incluso llegan a atacar a miembros de su propia especie, pero dos de los de mayor tamaño —el tiburón peregrino y el tiburón ballena— son animales dóciles que se alimentan de plancton, filtrándolo del agua por medio de peines branquiales. Características físicas Mandíbulas y dientes de tiburón Las mandíbulas de los tiburones son de cartílago y son diferentes a las mandíbulas óseas de la mayoría de los peces. Los dientes son reemplazables, y se disponen en hileras unas detrás de otras, de manera que cuando se pierde un diente, una nueva pieza se mueve hacia adelante y lo sustituye. Los tiburones pierden sus dientes de dos modos: de forma accidental al comer o por un proceso de muda natural. Dorling Kindersley La mayor parte de los tiburones son de color gris y tienen la piel correosa, cubierta de pequeñas escamas placoideas afiladas y puntiagudas que, al contrario de las que caracterizan a los peces óseos, no aumentan de tamaño en la forma adulta. Suelen tener cinco hendiduras branquiales detrás de la cabeza. La cola es asimétrica y la columna vertebral se prolonga en su lóbulo superior. Muchas especies tienen hileras de dientes afilados enclavados en membranas fibrosas en lugar de en las mandíbulas; los dientes, que pierden a menudo al clavarlos en la carne de sus presas, son reemplazados con rapidez por otros dientes que se desplazan hasta ocupar el espacio que dejan los primeros. Las aletas y la cola de los tiburones son rígidas en vez de eréctiles, como las de los peces óseos. Desmintiendo la creencia popular, las aletas dorsales rara vez sobresalen de la superficie del agua cuando los peces nadan próximos a ésta. Los tiburones carecen de vejiga natatoria y, si se quedan inmóviles, se hunden. Poseen poderosas enzimas digestivas y un pliegue epitelial especializado que forma una espiral a lo largo del intestino delgado y, que les permite absorber gran diversidad de alimentos. Los tiburones son en gran medida carroñeros; se alimentan de peces heridos, carroña, basura y otros residuos procedentes de los barcos. También se alimentan de animales como focas, tortugas, aves, ballenas, cangrejos y gran variedad de peces. Los machos se identifican por unas extensiones de las aletas pélvicas que les sirven de órganos copuladores. Reproducción A diferencia de los peces óseos, que por regla general alumbran grandes masas de crías diminutas e inmaduras, la mayor parte de los tiburones alumbran a crías grandes y bien desarrolladas, en número máximo de 100 por camada. El tiburón tigre, por ejemplo, sólo da a luz a dos crías por camada. La fecundación es interna: el macho inserta uno de sus órganos copuladores en la hembra. La mayoría de los tiburones son ovovivíparos, es decir, los huevos se abren en el interior de la hembra, que alumbra crías vivas. Algunos son ovíparos; ponen huevos protegidos por una cáscara córnea con filamentos que sirven para anclarse a rocas o plantas marinas. Otros son vivíparos: las crías se desarrollan en un útero análogo al de los mamíferos. El saco de la yema del huevo se convierte en una placenta en los pliegues de la pared uterina y proporciona nutrientes al embrión. El desarrollo embrionario dura más de seis meses y, en el caso de la pintarroja del Atlántico, dura cerca de dos años. Al nacer, las crías de algunas especies grandes miden más de 1 m de longitud y son nadadores veloces que se alimentan de las mismas presas que los adultos. En muchos casos, las crías nacen en zonas protegidas próximas a la costa, lejos de los machos. Los tiburones ayunan durante largos periodos en la estación de reproducción y se mantienen recurriendo a las grandes reservas de lípidos almacenadas en el hígado. Así evitan devorarse los unos a los otros, así como a las crías. Sentidos y alimentación Los tiburones tienen un agudo sentido del olfato; son capaces de detectar vestigios de sustancias, como la sangre, en el agua, y seguirles la pista hasta su origen. La vista, aunque menos aguda, les permite percibir de forma vaga movimientos de luces y sombras en aguas oscuras cuando se aproximan a su presa. Son muy sensibles a los sonidos de baja frecuencia y tienen una audición direccional magnífica. Los órganos que poseen en las líneas laterales y el hocico les permiten captar estímulos eléctricos débiles procedentes de las contracciones musculares de los peces óseos. Esta combinación de sentidos, y su agudeza, explican su éxito evolutivo. Cuando cazan en bandadas, pueden incitarse entre sí hasta un frenesí devorador. Describen círculos en torno a su presa y se abalanzan sobre ella de repente, por lo general desde debajo (pero sin ponerse boca arriba, como suele creerse). No obstante, a pesar de la cantidad de buceadores, nadadores y esquiadores acuáticos que se aventuran en aguas infestadas de tiburones, se producen relativamente pocos ataques. Cuando eso ocurre, cerca de un tercio resultan mortales. Entre las especies más peligrosas para el ser humano se encuentran el tiburón blanco, el pez martillo, el tiburón tigre y el tiburón azul o tintorera. Ecología Los tiburones desempeñan un papel ecológico importante en los océanos, similar al de los grandes depredadores en tierra. Además de librar las aguas de residuos, los tiburones cazan a los miembros más débiles o heridos de las poblaciones de peces, ayudando así a la especie a mantener su fuerza genética. No obstante, dado que los métodos modernos de pesca han contribuido a agotar muchas especies de peces, la industria considera a los tiburones como competidores, hasta el punto de que los barcos arrastreros que pescan los camarones utilizan escudos eléctricos para proteger sus capturas. Por otra parte, dada la escasez y el precio creciente de muchos pescados para consumo humano, la carne de tiburón se expende hoy en día a precios similares a los de los pescados tradicionales. Esta carne (y las aletas, empleadas para hacer sopa) se consume desde hace mucho tiempo, sobre todo en los países del este de Asia, pero hoy en día su presencia en los mercados es cada vez mayor y se compara con la carne del pez espada. Clasificación científica: los tiburones pertenecen a la clase Condrictios. El nombre científico del tiburón ballena es Rhincodon typus, y el del tiburón toro es Carcharhinus leucas. El nombre científico del tiburón peregrino es Cetorhinus maximus, el del tiburón tigre es Galeocerdo cuvier, el de la mielga es Squalus ancanthias, y el del tiburón blanco es Carcharodon carcharias. Los peces martillo componen la familia Esfírnidos. El nombre científico del tiburón azul o tintorera es Prionace glauca. El marrajo (Isirus oxyrhinchus) es una especie cosmopolita, bastante común en las costas europeas. Otras dos especies frecuentes en el Atlántico y el Mediterráneo son el cazón, Galeorhinus galeus, y el zorro marino, Alopias vulpinus. Tiburón ballena El tiburón ballena es un animal filtrador que extrae plancton y pequeños peces de las aguas superficiales de los mares tropicales y subtropicales, deslizándose inmóvil por debajo de la superficie del agua. Es la especie más grande entre los peces vivos. Puede medir más de 15 m y pesar más de 18 toneladas. Representan un escaso riesgo para los seres humanos; sin embargo, se han dado casos de ataques a barcos por parte de tiburones ballena, que los confunden con tiburones rivales. Tiburón ballena, nombre común del pez más grande que se conoce (véase Tiburón), nativo de los mares tropicales de todo el mundo. El tiburón ballena puede alcanzar una longitud de más de 15 m y un peso de más de 18 toneladas. Azul oscuro por la parte superior y blanco por la inferior, es más oscuro que la mayoría de los tiburones, pero tiene el cuerpo cubierto de manchas y líneas verticales blancas; en la cabeza y el dorso presenta varios resaltes longitudinales anchos. Tiene un hocico ancho y aplastado, con la boca en la parte delantera, no en la inferior, y sus mandíbulas están armadas de multitud de dientes pequeños. Las hendiduras branquiales son muy grandes. El tiburón ballena se alimenta de peces pequeños y plancton, los cuales filtran del agua por medio de sus largos peines branquiales; es inofensivo para el ser humano. Las crías de tiburón ballena salen del huevo en el interior de su madre, que los alumbra vivos. Clasificación científica: el tiburón ballena compone la familia Rincodóntidos, orden Lamniformes. Su nombre científico es Rhincodon typus. Gran tiburón blanco El gran tiburón blanco, el mayor de los tiburones estrictamente carnívoros, se distribuye en los mares y océanos tropicales y templados de todo el mundo. Los tiburones blancos utilizan sus sentidos del oído, el olfato, la vista, el gusto, el tacto y su percepción eléctrica para localizar a sus presas. Carl Roessler/Bruce Coleman Inc. Tiburón blanco, llamado también jaquetón (véase Tiburón), es considerado el más peligroso de los tiburones. El tiburón blanco tiene el hocico cónico en vez de aplastado, ojos negros y grandes dientes serrados en forma de punta de flecha. Los lóbulos superior e inferior de la cola son casi iguales de tamaño, y el cuerpo es azul o castaño grisáceo, y no blanco, excepto en la superficie ventral. Aunque el tiburón blanco debe al cine su mala fama hay poca información documentada acerca de su comportamiento. Uno de los especímenes de mayor tamaño fue capturado frente a Montauk, Long Island, Nueva York, en 1964; medía 5,34 m de largo y pesaba unos 2.043 kilogramos. El tiburón blanco engulle sin masticar criaturas y objetos de hasta la mitad de su tamaño, en especial focas, delfines, tortugas, otros tiburones, trozos arrancados a las ballenas, peces y basura procedente de los barcos. Entre 1916 y 1969 se produjeron 32 ataques contra nadadores, con el resultado de 13 muertes, que fueron atribuidos a tiburones blancos. En tres ocasiones se han producido ataques documentados contra botes frente al cabo Bretón, Nueva Escocia, Canadá, uno de los cuales, un esquife, resultó hundido. Una hembra, reconocida por sus cicatrices, durante 13 años regresó a las costas de Australia, donde se producen las mayores capturas deportivas. Aunque el tiburón blanco es un animal de descomunal fuerza, y aterroriza a los humanos con los que entra en contacto, la mayoría de las autoridades están de acuerdo en que su reputación es inmerecida. Algunos especialistas opinan que se trata de una especie amenazada por la reducción de sus fuentes de alimento y por el exceso de pesca por parte de los cazadores de trofeos. Clasificación científica: el tiburón blanco pertenece a la familia Lámnidos. Su nombre científico es Carcharodon carcharias.

 
Abre gratis una cuenta de email en StarMedia Mail. El mejor servicio de email gratis de toda Latinoamérica. http://www.starmedia.com