ÍNDICE

 

CAPITULO I

 

1.1 Introducción......................................04

 

1.2 Planteamiento del problema........................07

 

1.3 Objetivos.........................................07

 

1.4 Hipótesis.........................................08

 

1.5 Importancia del estudio...........................08

 

1.6 Limitaciones del estudio..........................09

 

1.7 Definición de términos............................09

 

CAPITULO II

 

 

REVISIÓN DE LA LITERATURA

 

 

2.1 Animales a lo largo de la historia................14

 

2.2 Beneficios de la compañía de una mascota..........18

 

2.3 Actividades asistidas por animales v.s. terapia        asistida por animales.................................34

 

2.4 ¿Como surgió la terapia asistida por animales?....38

 

2.5 La equinoterapia..................................42

 

2.6 La delfinoterapia.................................47

 

2.7 Terapia con perros................................50

 

2.8 Terapia con gatos.................................56

 

2.9 Animales pequeños.................................61

 

2.10 Estudios relevantes llevados a cabo con animales.62

 

2.11 Instituciones dedicadas a la zooterapia..........66

 

2.12 Ancianos y mascotas..............................67

 

2.13 La vejez.........................................75

 

2.14 Perspectivas del envejecimiento..................79

 

2.15 El anciano y su familia..........................91

 

2.16 Teorías del envejecimiento.......................95

 

 

 

CAPITULO III

 

 

 


INTRODUCCIÓN

 

“Hasta que hayas amado a un animal,

una parte de tu alma estará dormida.”

Anatole France

 

“Podemos juzgar el corazón de un hombre

según trata a los animales.”

Immanual Kant

 

     Esta tesis tiene como objetivo demostrar la importancia que tienen los animales de compañía, conocidos como mascotas, en nuestra vida cotidiana. Es importante para mi, hacer de conocimiento público, que el hecho de convivir con una mascota puede aportar beneficios inimaginables a todo tipo de persona, desde un niño hasta un anciano.

 

La convivencia con animales nos mejora el humor, y como nuestro estado de ánimo repercute en otras áreas, como resultado de que somos seres biopsicosociales-espirituales, como resultado, nos vemos beneficiados en muchos otros aspectos, en especial, en el físico.

 

Algunos animales ayudan a aliviar enfermedades en las personas, de hecho existen agrupaciones o instituciones que recorren hospitales y asilos de ancianos para que los enfermos se sientan mejor, mitigando su sentimiento de soledad, llenando los espacios vacíos de su vida, brindando un estímulo para salir de su aislamiento y restableciendo las relaciones entre ellos, alejando su mente de pensamientos negativos que les pueden hacer daño, ahuyentando el aburrimiento, acentuando su buen humor, etc. son un excelente estímulo para el ejercicio y el movimiento, invitando a las personas a mantenerse activas, en fin, logrando que su estado de salud físico y emocional se mejore en distintos aspectos; a esto se le conoce como “Terapia de Mascota”.

 

Diversas investigaciones, mencionadas mas adelante en la revisión de literatura, señalan que el fenómeno de la recuperación de las personas que tienen mascotas es un hecho real, ya que el contacto con un animal y la interacción con él, provee beneficios terapéuticos,[g1] ;,,  desde alargar la expectativa de una vida, hasta la reducción de estrés y  presión sanguínea; y es que el animal es una fuente de salud y equilibrio para las personas. En los últimos años a nivel mundial se han intensificado los programas  con participación de animales de compañía en las terapias tradicionales, los efectos positivos de este tipo de terapias ayudan a los pacientes a recuperarse de estados depresivos, existen numerosas historias sumamente enternecedoras sobre este tipo de tratamientos.  Adoptar un animal estimula el cariño y nos ayuda a hacer más llevaderas las rutinas cotidianas, entre otras ventajas llevar a pasear a nuestro perro puede incentivarnos a hacer ejercicio y hacer contacto con otra gente; se ha constatado que las personas que viven solas y que poseen una mascota, se han visto favorecidas al poder establecer diálogos con mayor facilidad y frecuencia, y por consiguiente, a poder establecer nuevas relaciones.

 

 

Se derivan beneficios fisiológicos, psicológicos y sociales; no importa si llevamos a nuestra casa un perro o un gato, tampoco es relevante si el animal es de raza pura o mestiza, la relación con un animal nos favorecerá, nos enriquecerá cada día como personas, y podremos enfrentar días complicados con la compañía de una mascota que nos ayudará a mantenernos positivos y alegres durante el día.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1.1         PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

 

¿Cuál es el rol terapéutico que las mascotas tienen en el estado de salud físico y emocional del ser humano, ubicado en la etapa de la vejez?.

 

 

1.2         OBJETIVOS

 

*   Evaluar las características del vínculo anciano-animal, como pueden ser: tipos de vínculo establecidos, repercusiones que genera, actitudes y efectos en las personas de la tercera edad.

*   Crear conciencia de los efectos positivos que las mascotas proporcionan en la salud y en la calidad de vida de las personas.

*   Identificar el rol terapéutico que las mascotas tienen en el estado de salud del ser humano.

*   Lograr una participación activa y útil de las mascotas en la sociedad.

 

 

1.3 HIPÓTESIS

 

* El envejecimiento puede contribuir a que las personas, en especial los adultos mayores, se aíslen, se vuelvan agresivas, sufran de regresiones, se depriman, etc.

* El tipo de vínculo establecido con un animal podría dar lugar a una mejoría a nivel físico-emocional-social.

 

 

1.4         IMPORTANCIA DEL ESTUDIO

 

Existe aún muy poca información acerca de los animales como un medio eficaz de terapia, por lo tanto, quiero que este estudio contribuya a la información existente, y si es posible, aporte información no existente, además de servir como medio de difusión y de conocimiento accesible a toda persona que desee consultar esta tesis.  Busco documentar casos en especifico en los que se puedan inferir información valiosa y que se pueda generalizar a otros sujetos en distintos ámbitos de la zooterapia, específicamente, al terapia de mascota.

 

 

1.5         LIMITACIONES DEL ESTUDIO

 

* Debido a que la relación de un sujeto con un animal es subjetiva, y depende tanto del sujeto, como de el animal, poca de la información obtenida se puede generalizar.

* El impacto de una mascota sobre su dueño, depende de la raza, el temperamento y la especie del animal.

* La interacción suscitada, dependerá de la etapa de la vida en que se encuentre el sujeto y de y de que tan involucrado se encuentre con su mascota.

 

 

1.6         DEFINICIÓN DE TÉRMINOS

[g2] 

Actividades Asistidas por Animales (AAA) Las AAA pueden brindar situaciones motivacionales, educacionales y/o recreativas que benefician la calidad de vida de las personas. Pueden desarrollarse en una amplia variedad de ambientes y son llevadas a cabo por personas o voluntarios capacitados especialmente, en conjunto con animales que reúnen aquellos requisitos necesarios y específicos. (Delta society, 2000)

 

Actividad Lúdica: Cualquier actividad que se emprende por el puro placer que proporciona ella misma, y esto depende del valor subjetivo que el individuo le de a la misma.  (Diccionario de psicología, Larousse, Pp. 172)

 

Anciano: Persona adulta ubicada en la Tercera Edad, que generalmente necesita de los cuidados de otras personas de menor edad por su condición de salud.

 

Animales de compañía: Aquellos que son utilizados para acompañar a las personas que los poseen, no obteniéndose de ellos, en general, beneficio económico alguno, y que además necesitan que se les dispense una serie de cuidados, considerándose en muchos casos como un miembro de la familia. (Salama 2003)

 

Autoestima: Condición psicológica que mantiene activo a un ser humano, brindándole la oportunidad de ver la vida de una manera positiva. Esta condición también puede convertirse en negativa, y entonces se hablará de una baja autoestima.

 

Calidad de Vida: Bienestar físico y psicológico del ser humano, donde se mantiene cubiertas la mayoría de las necesidades básicas del hombre, para cumplir con parámetros de vida saludable, tanto en cuerpo como en mente sana.

 

Depresión: Síndrome caracterizado por una tristeza profunda y por la inhibición de las funciones psíquicas. (Enciclopedia Microsoft Encarta 2003)

 

Equipo multidisciplinario: Conjunto de profesionistas de diferentes áreas; como psicólogos, pedagogos, instructores, veterinarios, entrenadores, asistentes sociales, etc. que trabajan en el establecimiento de un adecuado tratamiento terapéutico, en función del paciente, y sus necesidades.

 

Estadío: condición o situación diferente de aquella que la precede o la sigue inmediatamente.

 

Estrés: Estado de tensión que sufre el ser humano cuando se siente presionado ante cualquier situación difícil de la vida en el hogar, trabajo e inclusive en sitios de recreación.

 

Etologia Veterinaria: estudio del comportamiento de las especies domesticas, como medio para asegurar su salud, su productividad y su bienestar, se constituye como una ciencia aplicada, al racionalizar el cuidado animal así como optimizar la utilización del animal, a nivel colectivo e individual.

 

Geriatría: Especialidad medica que estudia las enfermedades de la ancianidad. (Diccionario Academia Sec. Fdz. Editores, Pág. 281)

 

Histología: Estudio de los tejidos orgánicos

 

Mascotas: Animales domésticos que pueden vivir junto al hombre en un medio ambiente compartido, generalmente fuera de su hábitat natural, que necesitan cuidados básicos que por sí solos no pueden satisfacer, tales como la alimentación.

 

Salud: Estado en que el ser orgánico ejerce normalmente todas sus funciones. Condiciones físicas en que se encuentra un organismo en un momento determinado.

 

Soledad: Ausencia de soporte social

 

Soporte social: Información que le llega al sujeto que se siente cuidado y amado, estimado, y miembro de una red de obligaciones mutuas. (Cobb, 1976)

 

Tensión: Estado anímico de excitación, impaciencia, esfuerzo o exaltación. Estado de oposición u hostilidad entre personas o grupos humanos.

 

Terapia Asistida por Animales (TAA) Se trata de una intervención dirigida hacia un objetivo, en la cual el encuentro con el animal es parte integral del proceso del tratamiento;  es dirigida por un Profesional de la Salud desde el marco de su profesión. se diseña, fundamentalmente, para promover mejoras en las áreas física, emocional y social, y en lo que respecta al funcionamiento cognitivo de las personas. Puede llevarse a cabo desde una amplia variedad de encuadres y puede realizarse de manera individual o grupal. Todo el proceso del tratamiento se evaluará y se documentará. (Delta society, 2000)

 

Zooterapia: Es una técnica que involucra a los animales en el diagnostico, prevención y tratamiento de patologías humanas, tanto físicas como psicológicas. Así como en el aprendizaje y adaptación de niños y niñas con capacidades diferentes.

 

 

 

 

 

 

CAPITULO II

 

 

REVISIÓN DE LA LITERATURA

 

 

 

2.1 Animales a lo largo de la historia

 

 “El perro representa todo lo mejor de una persona.”

 Etienne Charlet

 

“Los ojos de un animal tienen el

poder de hablar un gran lenguaje.”

Martin Buber

 

Los animales han sido una clave del estilo de vida humana por miles de años.  “El mantenimiento de animales como mascotas no es simplemente un fenómeno surgido en el mundo occidental, sino difundido en otras culturas” (Paul, 1994; Ritvo, 1988; Serpell, 1986)

En tiempos antiguos, los animales eras considerados solo como bestias sin valor alguno como acompañantes, sino como seres irracionales que solo servían para ayudar a los seres humanos a realizar tareas pesadas como carga, provisión de comida, o trabajo religioso.  En el aspecto religioso, los griegos por ejemplo, pensaban que los perros tenían la habilidad de curar las enfermedades y los usaban como co-terapeutas en los templos; además, se pensaba que el alma de las personas fallecidas debían pasar a través de un perro para poder llegar al otro mundo. 

 

 

Los egipcios domesticaron al gato cuando asentaron su agricultura esperando que espantaran a las alimañas de los cultivos; tiempo después, confinaron a todos los gatos en los templos con propósitos religiosos.  Mientras las civilizaciones se fueron desarrollando, las relaciones humano-animales fueron decayendo para convertirse en meramente simbólicas o periféricas.

 

 

En la época medieval, el tener una mascota era un privilegio único de la aristocracia y de los miembros de la iglesia, debido a que en las clases bajas “El tener un animal estaba relacionado con las practicas paganas, la inquisición lo tomaba como evidencia de herejía y brujería” (Paul, E.; Serpell, J.; 1994). Otra de las principales razones para que el tener animales estuviera mal visto, fué que este tipo de relaciones eran consideradas inmorales e iban en contra del orden natural de la vida, idea que los aristócratas brincaban fácilmente debido a su rango y riqueza.

 

 

No obstante, este tipo de ideología no predominaba en todo el mundo, entre los siglos XVI y XIX, los misioneros europeos y los exploradores del nuevo mundo, reportaron una gran variedad de especies de animales mantenidos como acompañantes y observaron asombrados que el pueblo indígena los trataba con respeto y los usaban tanto para actividades de juego como para la caza, la protección, la compañía, etc.

 

 

 A partir de la época de la ilustración, la idea de que los animales no eran buenos, comienza a cambiar; de hecho “Se ha argumentado que el cuidado de mascotas de la manera en que se lleva a cabo actualmente es un invento del victorianismo en el siglo IX” (Ritvo, H. 1988), y es que surge y comienza a expandirse en los citadinos, la costumbre de tener animales de compañía cuando las personas del campo, al emigrar hacia las ciudades en busca de nuevas oportunidades, comienzan a adoptar animales como compañeros, en un intento por imitar el estilo de vida del campo, así es como se comenzó a notar que la relación con una mascota tiene grandes recompensas.

 

 

 “Incluso la compasión y la preocupación por el bienestar de los animales se convirtió en uno de los temas didácticos favoritos para la literatura infantil en los siglos XVIII y XIX, con el claro propósito de inculcar una ética de amabilidad y fineza, particularmente en los varones” (Grier,1999; Ritvo, 1987; Turner, 1980)

 

 

En tiempos antiguos, distintas tribus y poblaciones le atribuían a los animales la capacidad de curar las enfermedades humanas, estas teorías estaban fundamentadas en la idea de que todo ser vivo tiene una especie de alma, espíritu, o esencia, que les daba vida, las enfermedades surgían debido a un ataque en contra del alma, acto de algún espíritu malévolo, esto sucedía mientras el cuerpo estaba inconsciente y “Las pistas del origen del ataque espiritual eran frecuentemente dados por el contenido de los sueños o las visiones que son inmediatamente precedidas por una enfermedad en particular, una lesión, o infortunios” (Benedict, 1929; Campbell, 1984; Eliade, 1964; Hallowell, 1926; Martín; 1978; Nelson, 1986; Speck, 1977; Wenzel, 1991).  Los animales se consideraban como guardianes espirituales de tipo personal (Benedict, 1929; Hultzkrantz, 1987); en muchas culturas los animales representaban el espíritu de ancestros sabios.

 

 

Este tipo de ideologías fueron poco a poco en decaída sustituidas por ideas mas científicas, y por lo tanto, mejor fundamentadas en la verdad, mas razonables y respetables.

 

 

2.2 Beneficios de la compañía de una mascota

 

 

El amor por todas las criaturas vivientes

 es el más noble atributo del hombre.”

Charles Darwin

 

Vivimos en una sociedad en la que cada vez hay más animales domésticos presentes en nuestras vidas, pese a eso, conocemos muy poco acerca de su manera de comportarse y de comunicarse.

Con los mamíferos, especialmente con el perro y el gato, se forman lazos de complicidad y convivencia en que la interacción se mantiene por medio de códigos a los que ambas partes pueden corresponder apropiadamente; hay códigos sociales como el contacto físico a través de caricias, y códigos de respuesta como el ronroneo del gato y los movimientos de la cola del perro.  Las personas tienen distintos tipos de personalidades y actitudes y una gran cantidad de formas para expresarlas, esta personalidad se ve incluso reflejada en el tipo de animal que eligen. (Veveers, 1985)

 

 

La reciente disciplina de la terapia de mascota se desarrollo en medio de las corrientes holisticas y ecológicas que procuran el bienestar tanto físico como emocional por medio del contacto con la naturaleza. Cuando las personas interactúan con animales sienten una sensación de unidad con la vida y con la naturaleza (García, V; 2000) 

 

 

Isabel Salama menciona al respecto:

    Las interacciones con los animales nos ponen en   contacto con el instinto mas puro, y el desenlace suele producir una mayor conexión con nuestra parte animal e instintiva, y un mayor grado de aceptación de la misma.

     Durante las relaciones con los animales entramos en un estado alterado de conciencia, en el que la humildad y la nobleza de espíritu forman parte de esta interacción, y por ende, desaprendemos las pautas de conducta de enfrentamiento con el mundo, y comenzamos a tener conciencia de formar parte del mundo natural.  Aprendemos que tenemos un sitio y aprendemos a disfrutar de los sentimientos que nos integran directamente a formar parte de un todo.

 

Los animales nos trasmiten su sensibilidad hacia nuestro estado de animo, ayudan a destruir nuestras corazas defensivas y a conocernos mejor a nosotros mismos (Estivill, Sara; 1999)

 

La zooterapia tiene un impacto directo sobre el sistema nervioso central, específicamente en el sistema límbico; el contacto con los animales induce a la liberación de endorfinas que generan sensaciones de tranquilidad que destensan y hacen mas gratos nuestros procesos mentales.  Estimula las células T, endorfinas y hormonas, quienes permiten que se efectúen de mejor forma los movimientos corporales y sentimientos, como son el gozar, el reír, y el ser asertivo.

Desde 1872 Darwin estudio el lenguaje corporal en los animales y descubrió que éstos muestran todas las graduaciones de emoción, desde angustia hasta tranquilidad, primordialmente en la mímica de su rostro.  La comunicación en los animales puede ser instintiva o aprendida, muy importante de tener en cuenta es que todos los elementos que los animales usan para comunicarse entre sí mismos, está contenido en el lenguaje humano, primordialmente en el plano no verbal, debido a eso es que puede existir comunicación entre una persona y un animal, en la que se  transmiten emociones, sentimientos, necesidades, etc.

 

 

Todo comportamiento animal tiene factores heredados aparte  del aprendizaje de nuevas formas de comportamiento, tanto para su supervivencia, como por imitación de otros miembros de su grupo con mayor experiencia, este aprendizaje se da principalmente en las especies salvajes, no obstante, esa capacidad también puede ser utilizada en beneficio de los seres humanos en el caso de los animales que se han domesticado.  El uso de animales en terapia es una inversión del proceso de domesticación.  Ésta facilitó la civilización. Hoy se tratan pacientes con animales para poder civilizarles y para que sean capaces de funcionar en nuestra cultura. (Joel S. Savishinsky, 1983)

Para adoptar una mascota se deben tomar en cuenta las necesidades de la(s) personas interesada(s), y del mismo modo, los recursos de espacio, de tiempo y de dinero con los que éstos cuentan, no se recomienda tomar una decisión precipitada, ya que esto solo derivaría en el abandono de la mascota, lo que dañaría mucho tanto al dueño como a la  misma mascota.

 

 

Los animales domésticos por excelencia son el perro y el gato pues son los que más interrelación presentan con sus dueños. Los perros son muy adecuados para personas con problemas de socialización, ancianos o para quienes viven solos; los gatos son más apropiados para personas con movilidad reducida, pues no tienen que sacarles a pasear. (Ruiz, Itxaso; 1998)   No obstante, también se utilizan los peces, las aves, los conejos, los hámsters, las tortugas, los hurones, y últimamente, algunos animales exóticos como las iguanas, las serpientes y otros.  El doctor Ange Condoret, (1947) decía que Acariciar a un animal puede reducir o incluso sustituir la ingestión de medicinas; reduce el estrés y la tensión.  Es el mejor relajante tanto para el perro y el gato, como para su propietario.

 
 

Atkinson, divide a los animales de compañía en tres grupos:

Ambientales: Caracterizados porque necesitan pocos cuidados y  no requieren salir de casa, además de ser ornamentales; incluiría básicamente a los peces, a los pájaros y a las tortugas.

De primer plano: Distinguidos porque ocupan un sitio muy  importante en la vida de sus dueños, normalmente no intervienen en el desarrollo de relaciones e interacciones con otras personas; su principal representante es el gato.

De contacto: Que suelen provocar relaciones de sus dueños con otras personas debido a que es necesario sacarlos a pasear, además de exigir cantidad de cuidados y atenciones, el perro es su legitimo representante.

 

 

Las terapias con animales hacen uso del amor incondicional que las mascotas le entregan a sus dueños como uno de los principales medios para la curación.  “Los animales de compañía constituyen una fuente inagotable de calor, seguridad, y amor incondicional que nos llevan directamente a nuestra infancia, al cariño protector que nos prodigaban nuestros padres” (Estivill, Sara; 1999).  Los seres humanos son cuidadores por naturaleza, por lo que mejoran y se renuevan cuando tienen a otros de quien encargarse y a quienes darle su amor y cuidados. 

“El proceso de cuidar a otros, de criar, tocar, abrazar, proteger, alimentar y guiar, evoca los mismos sentimientos y reacciones fisiológicos que recibir cuidados” (Delta Society, 2001), es la razón por la que la mayor parte de las personas aseguran que sus mascotas los quieren tanto.  Katcher (1981) dice: “en la lengua inglesa, un animal de compañero es "un animal doméstico" que significa tocar y acariciar”.  Una de las principales razones por las que el animal llega a ser tan importante para el individuo o la familia que lo tiene, es que lo “humanizamos”, haciendo cosas como ponerle nombre, hablarle, dándole nuestra comida, llevándolo al veterinario cuando se siente mal, justificándolo por su mal comportamiento, tratándolo como niño, y enterrándolo y llorándolo cuando muere. Esta humanización según los doctores Aarón Katcher y Alan Beck (1981), afecta positivamente al propio sentido de autoestima y de salud.

 

 

Los beneficios de la convivencia con animales pueden ser de tres tipos: físicos, psíquicos y sociales.

Entre los beneficios físicos, se ha encontrado que existe una disminución en tiempo de recuperación de muchas enfermedades,  la estadística de supervivencia en las personas que han sufrido cardiopatía isquémica y han tenido mascotas es mas alta; se disminuye la soledad, y por ende, la tendencia a la depresión, se reducen la ansiedad y la presión sanguínea, haciendo mas lenta la palpitación cardiaca; especialmente en personas mayores (Friedmann, 1983; Anderson, 1992) quienes sufren de hipertensión se ven igualmente beneficiados, ya que ésta reducción de presión, se alcanzaría al realizar una dieta baja en sales, o al disminuir el consumo de bebidas alcohólicas.  Algunos estudios (Friedmann E; Thomas S; 1985) descubrieron que los animales pueden reducir el nivel de estrés de un individuo, y por consiguiente los problemas cardiovasculares, ¿cómo?; si nos basamos en la teoría de la crisis; cuando las personas se encuentran muy alteradas o en crisis, tienen comúnmente una respuesta de estrés llamada “de pelea o de huida”, respuesta que involucra una movilización coordinada de varios sistemas del cuerpo, entre ellos, la activación del sistema nervioso simpático, que provoca el aumento de la presión sanguínea y la aceleración de la palpitación cardiaca y de la respiración, además de cambios a nivel hormonal que preparan al individuo a pelear o huir de algún enemigo, el cuerpo utiliza estos cambios para maximizar el esfuerzo físico que requiere una situación de esta índole; los niveles psicológicos y fisiológicos vuelven a su normalidad después de la acción, sin embargo, la repetición frecuente, o periodos muy largos de esta movilización, pueden dañar el sistema cardiovascular (Friedmann, E; 1995). En estos casos, las mascotas pueden ayudar a evitar la respuesta de estrés por completo alterando la situación que de otra forma sería estresante, o puede mitigar el estrés al disminuir el impacto del estimulo estresante (esto puede depender del tipo de situación estresante), simultáneamente puede ayudar a la persona a desechar con mas rapidez las hormonas del estrés animándolos a hacer ejercicio; la magnitud del efecto tranquilizante del animal depende de varios tipos de factores, entre ellos, el tipo y la familiaridad de la situación, el tipo de situación estresante, y la relación o las actitudes que se tienen hacia la mascota.  Al darles a los poseedores un nuevo y agradable foco de atención promoviendo sentimientos de seguridad y dando un medio de contacto y comodidad; (Friedmann, E; Thomas, S; 1985) la persona se mantiene apartada del estrés.

Otro beneficio es: que las mascotas inducen a que se acreciente la cantidad de ejercicio realizado al día; en gran cantidad de ocasiones, los enfermos de gravedad que tienen una mascota, se ven en la necesidad de recuperarse y mantenerse vivos debido a su necesidad de seguir cuidando a sus animales.

 

 

Entre los beneficios psíquicos; los dueños de animales descargan grandes cantidades de afecto y cariño en sus mascotas, de este modo, la presencia del animal contribuye a que mejore la autoestima del individuo y a que adopte una actitud de responsabilidad y el respeto hacia otros seres vivos.  De igual forma se ha comprobado que la presencia de una mascota le proporciona al poseedor un sentimiento de seguridad, de intimidad, de parentesco y pertenencia, y de constancia. (Katcher, A; 1990).  Siegel (1990) menciona que el tener animales de compañía disminuye las visitas a médicos debido a la reducción del estrés tanto pasajero, como de tipo crónico, manteniendo ocupado al dueño al tener que estar pendiente de las necesidades de su mascota y logrando con esto, la continuidad de una rutina. Se reduce el aburrimiento, pues las ocurrencias de los animales acostumbran arrancar carcajadas con facilidad; la risa relaja, y en consecuencia, se acrecientan las defensas del organismo.  Se puede jugar con los animales por horas, y el encanto de los animales radica en que con ellos no se establece competitividad, consecuentemente, no se produce ansiedad, puesto que no hay enfrentamiento.  El mayor placer de tener un perro es que puedes hacer ridiculeces con él y no sólo que él no te criticará, sino que hará ridiculeces contigo. Samuel Butler (año desconocido)

 

 

Un animal de compañía llena los espacios vacíos que tiene el individuo y disminuye enormemente el sentimiento de soledad, estimulando el bienestar psicológico de la persona. 

 

Los beneficios sociales:

“En los últimos 10 años, una gran extensión de literatura medica ha emergido confirmando un fuerte y positivo vinculo ente el soporte social y el mejoramiento de la salud humana y sus supervivencia” (Erikson, 1994; Esterling et al., 1994; House et al., 1988; Sherbourne et al., 1992; Vilhjalmson, 1993)

 

 

El animal, especialmente el perro; sirve de enlace entre el dueño y otras personas, siendo éste un tema de conversación, de interés, y un motivo para que las personas se reúnan y convivan. Las personas que cruzan o cruzaron por situaciones traumáticas, renuncian al contacto con los demás por temor a ser rechazados, dejando así de tener interacciones sociales.  Las personas se sienten mas relajadas conversando con los animales que con sus semejantes.  Como mencionan Bowd y Bowd  que la interacción no verbal compartida con los animales de compañía, proporciona una fuente de relajación inexistente en la relación con compañeros humanos, quienes piden conversación como condición para la amistad.  Inclusive en las personas que han sufrido una perdida muy dolorosa, la mascota les dará desde el primer día la fuerza para seguir adelante en lugar de refugiarse en el dolor, haciendo difícil y tormentoso su presente.  El animal funge la función de confidente y cómplice de sus dueños, pues frecuentemente las personas hablan con sus mascotas de manera franca y directa, y comparten con ellos sus pensamientos y sentimientos, y desarrollando con esto una sensación de mayor confianza y libertad de comunicarse con otras personas, y facilitando las interacciones sociales entre forasteros (Caza et al., 1992) o simplemente descargando el peso que una persona llega a cargar cuando guarda secretos y no se atreve a contarlos a alguien mas. “La comunicación verbal y no verbal que se establece entre ambos, brinda al dueño del animal satisfacción emocional y estabilidad” (Estivill, Sara; 1999).

Hay una reducción sumamente significativa de problemas de salud menores y una mejora igualmente importante de los componentes psicológicos de salud general (Serpell, 1991)

 

 

En un estudio con 120 dueños de animales de compañía realizado por el doctor Aarón Katcher en la facultad de veterinaria de la universidad de Pensylvania, el 98% de los entrevistados afirmó que hablaba a su mascota como a una persona y el 81% de los dueños creía que sus animales correspondían a sus sentimientos. (Estivill, Sara, Terapia con animales de compañía, Pp.35)

 

Quienes investigan las interacciones entre las personas, los animales y el ambiente natural, consideran muy difícil sobreestimar la importancia de los animales en la vida de las personas en cualquier sitio” (Delta Society, 2001).  La relación que un individuo llega a tener con su mascota, puede llegar a ser tan profunda que el animal percibe los estados de ánimo de su dueño y busca ayudarlo.  Incluso existen casos de personas de edad avanzada que después de sufrir algún problema de salud, la mascota actúa espontáneamente y logra salvaguardar la vida de su dueño, llamando la atención de alguna persona y provocando la intervención medica necesaria.  El canal de Animal planet, ha documentado que los animales, especialmente los perros, tienen una gran capacidad para detectar cambios bioquímicos en el organismo de sus dueños; mediante el olfato, variación en el tono de voz, y otras variantes percibidas por dichos animales por sus sentidos, se comprobó que pueden detectar cuándo una persona, puede estar próxima a sufrir un ataque epiléptico, cardiaco, o una baja en los niveles de glucosa, que le puedan ocasionar desde un mareo o desmayo, hasta la muerte. (García, V; 2000)

 

 

El verdadero vinculo entre hombre y animal, es diferente de la simple propiedad, e involucra una relación voluntaria, continua y progresiva, más que una de tipo ocasional y/o provisional; y que sea beneficiosa para ambas partes, la cual debe dar derecho a cada uno de los miembros de ser respetado.  Este tipo de relación es tan importante que hasta hombres y mujeres sin hogar, a menudo buscan la forma de mantener animales domésticos, cuyo afecto y compañerismo son sumamente importantes para ellos (Kidd, y Kidd; 1994).   En un estudio alemán, el 90% de los padres opinaron que sus mascotas jugaban un papel educativo con sus hijos pequeños y que mejoraban la calidad de vida de los niños. 80% de los niños entrevistados consideraban a su perro como su principal amigo y confidente. No es poco comun que un niño o un adulto perciban a un animal como un igual (Nebbe, 1991) “casi todas las interacciones con animales de compañía, involucran cierto antropomorfismo y pueden ser construidos de alguna manera, como un sustituto de las relaciones humanas” (Veevers, 1985)

 

 

Los niños que crecen con mascotas además, se familiarizan con etapas importantes del ciclo de la vida, como son el nacimiento, desarrollo, reproducción y muerte, les proporciona sentido de responsabilidad, y se sienten útiles y comprendidos; el cariño del animal favorece para elevar su autoestima, construyéndola o reaprendiéndola, y a optimizar su autoconcepto.

 

El riesgo que se genera al tener un animal de compañía es casi nulo, a más de que existe la ventaja de que se puede elegir y adaptar al animal a las necesidades del individuo.

 


     Las personas que viven en instituciones como asilos y centros de cuidado, en muchas ocasiones descubren que estos lugares, son como hogares simulados en los que sus vidas y actividades son estrechamente controladas; esto los puede llevar a sentirse aislados y deprimidos. 
En las instituciones para enfermos o ancianos, las visitas de tipo terapéutico que utilizan animales, provocan una sensación de cobijo que reconforta a los internos, se abre un espacio dentro de sus rutinas dedicado al esparcimiento y la relajación, en el que se entremezcla la socialización y la alegría, los pacientes que se encuentran postrados, se ven invitados a girarse, levantarse, o al menos mover el brazo para poder tocar a los animales, contribuyendo de esta manera a la ejercitación de los residentes.  Las vistas favorecen el desvanecimiento del aburrimiento y la tensión, la distracción del dolor y las molestias tanto emocionales como físicas. “Mejoran la calidad de vida de las personas ancianas” (Robb, 1987; Stallones, 1990)

 

     En un estudio canadiense con 1,000 personas, el Dr. Parminda Raina (1999), halló que las personas mayores que poseen mascotas eran mas autosuficientes en sus actividades diarias, asimismo encontró que las personas mayores con mascotas, tenían  menos gastos relacionados con la salud que quienes no las poseían.

 

 

Existen, especialmente, 4 efectos trascendentales que los animales provocan en las personas de edad avanzada:

* El aumento de la autoestima

* El efecto de puente social

* La disminución de la tensión y el estrés

* El estimular la salud

 

 

Los animales de compañía tienden a tener la habilidad de ayudar a las personas a usar su propia fuerza a favor de si mismos, además de que son capaces de establecer relaciones estables de manera rápida, y son sensibles a los sentimientos y emociones de las personas, distinguiendo los momentos en los que son necesitados por el ser humano.

 

 

 

 

 

 

2.3 Actividades asistidas por animales v.s. terapia asistida por animales

 

“No existe mejor psiquiatra en el mundo

que un cachorro lamiendo tu cara.”

Ben Williams

 

                  “Un perro piensa que tu eres lo que crees ser”

Jane Swan

 

Actualmente existen varias maneras  llevar a cabo la Zooterapia, en gran cantidad de ocasiones, el tipo de trabajo que se va a desarrollar depende del animal que elegimos para que nos acompañe en el tratamiento, además de el tipo de profesionista que dirija el trabajo, ya que el enfoque del que haga uso el profesional de la salud, impactará el resultado de la labor.

 

 

La terapia asistida con animales (TAA), es muy diferente de las actividades asistidas por animales, la principal diferencia radica en que la TAA se orienta a trabajar de una manera proyectada y rigurosa, buscando aumentar un comportamiento deseado o disminuir uno no deseado; la TAA tiene un enfoque pluridisciplinario que emplea animales como auxiliares de otras terapias, y que los involucra con intenciones terapéuticas en la rutina diaria de una persona o grupo de personas con ciertas enfermedades o problemas, pues los animales están altamente vinculados con el bienestar fisiológico y psicológico del ser humano.  Las actividades asistidas por animales, no tienen como finalidad generar un cambio especifico en el comportamiento humano, sino solamente el mejoramiento de la calidad de vida.  En muchos casos. las mascotas ayudan a reducir la ansiedad, y son recomendados para contrarrestar algunos trastornos emocionales derivados del stress. Tanto los animales como sus entrenadores deben ser adiestrados y elegidos para estas actividades en especifico, y pueden ser aplicadas tanto por terapeutas, voluntarios u otras personas. Estas actividades radican básicamente en visitas amistosas en las que las personas se van involucrando con los animales, este tipo de actividad, puede ser grupal, en contraste con las actividades terapéuticas, que son diseñadas para una persona en especifico.

 

 

Un programa de TAA es una serie de pasos metodológicos psicoeducativos que incluyen una técnica de asistencia animal, este, logra en la persona una apertura hacia nuevas actividades, trabajando como un eficaz estimulo. ¿Y porque llega un animal a estimular tanto a un individuo? Esto se debe a que los animales de compañía, especialmente los perros, tienen características, ideales, como mostrar intensos estímulos multisensoriales como son los sonidos fuertes y claros, una impresión visual muy viva, un olor característico, se pueden tocar para combatir los bajos niveles de respuesta sensorial y afectiva (primordialmente en niños autistas), y son propensos a lamer, seguir o ladrar a la persona que los rechaza (Estivill Sara, 1999).  Podrían beneficiarse de la Terapia asistida por animales, individuos autistas, enfermos del corazón, personas con parálisis cerebral, pacientes con enfermedades terminales, con enfermedades mentales, con trastornos de comportamiento, población anciana, penal, víctimas de violaciones, y otros.  En varios tipos de terapia con animales, especialmente en las terapias con niños con capacidades diferentes, se van registrando las interacciones entre los animales y los niños, cada interacción se denomina etograma.  De esta manera, se van realizando inventarios de comportamiento que se fundan en ir reconociendo el significado de la mas mínima acción que cualquier organismo vivo puede llevar a cabo como resultado de su interacción con otro organismo, de ahí, se comparan las frecuencias del comportamiento del paciente, y las frecuencias de comportamiento del animal, esto logra aclarar el grado de interacción y las necesidades del paciente.

El etograma es una herramienta de investigación de la etologia; ciencia que estudia el origen y la evolución de la conducta animal en su ambiente natural desde el punto de vista biológico, y que entraña aspectos fisiológicos, ecológicos y comparativos, este tipo de estudio se fundamenta en la metodología observacional.  La etologia nace de sus predecesoras, la psicología animal y la psicología comparada, y en ella interactúan otras ciencias, tales como la zoología, la psicología, la biología, la antropología, la primatologia, la ecología, la neurobiología, la genética y la teoría de la evolución.  Según Niko Tinbergen, los objetivos de la etología son: Describir el comportamiento de los animales descomponiéndolo en elementos relativamente sencillos de conducta, y explicar la conducta explicando cada uno de dichos elementos.  Se filman las interacciones entre el individuo y el animal, se evalúan las diferentes reacciones de las personas al relacionarse con animales, con personas y objetos, cómo toman un acto de comunicación, y como responden a este mismo; además de como el paciente se expresa y actúa ante distintos estímulos.  Se puede reproducir la secuencia grabada  y volverla a observar, eligiendo un tramo y examinando la interacción; esto permite analizar los movimientos cuadro por cuadro y obtener la clave para poder generar futuros estímulos.  De este modo, un diagnóstico que antes reclamaba dos meses, se puede resolver en un solo encuentro con el apoyo del animal; después, el animal seguirá asistiendo a las sesiones y servirá de apoyo para la adecuada estimulación del paciente.

 

 

2.4 Como surgió la terapia asistida por animales?

 

 

Errar es humano, perdonar, canino.

Anónimo.

 

La mayoría de los perros no piensan que son humanos,

saben lo que son

Anónimo

 

 

El primer uso de los animales de compañía como medio terapéutico registrado oficialmente, fué en 1972, en el asilo de York, Inglaterra; William Tuke, utilizó a los animales como modificadores positivos del comportamiento, observó que los pacientes podían aprender autocontrol si había criaturas mas débiles que dependían de ellos.

En 1867 el instituto Bethel, en Belefield Alemania, empezó la terapia múltiple con animales, los cuales, intervenían en el tratamiento de enfermos epilépticos, y mas tarde, los usaron en otras patologías.

En 1944, el Army Air Force Convalescent Center, en Pawling, Nueva York, utilizó a las mascotas para rehabilitar aviadores  usándolos como vivificantes y distractores en la recuperación de secuelas psicológicas.

El doctor Samuel B. Ross fundó en 1948, un centro en las cercanías de Nueva York, Green Chimneys, que se ha convertido con los años en la institución mas prestigiosa de las dedicadas a la reeducacion infantil y juvenil mediante actividades y terapias asistidas por animales (Estivill Sara, 1999)

El centro medico forense de Oakwood (Ohio; E.U.) presentó el primer  programa de terapia de mascota, en el centro de máxima seguridad.

 

 

No obstante, la terapia con animales de compañía (TAAC), nació oficialmente en 1962, cuando el perro Jingles del psiquiatra Boris Levinson interactuó con un niño muy retraído, Levinson abrió campo en esta área con su trabajo: el perro como co-terapeuta. (López, M; 1998)

En 1966, Earling Stordhal, un invidente, fundó el centro Beitostolen, en Noruega, con el fin de rehabilitar invidentes y minusválidos.

 

En los 70’s, Sam y Elizabeth Corson, trabajaron en el hospital Estatal de Ohio ocupándose de la interacción que surgía entre jóvenes y animales, y cómo ayudaba a disminuir la introversión..

En 1982, Earl Strimple, comenzó con un programa llamado PAL, en la prisión de Lorton (Washington)

En 1991 en el I congreso internacional: El hombre y los animales de compañía, beneficios para la salud, Laurel Redefer, presento los resultados obtenidos en una investigación con niños autistas acompañados de un perro, en la que obtuvo lo siguiente:

* Aumento de la interacción social y disminución de la auto estimulación en presencia del animal.

* Los niños aprendieron a jugar, y mas tarde, a iniciar interacciones cada vez mas complejas con el animal.

* La aproximación  al animal fue seguida de la aproximación y la interacción con el terapeuta.

* El contacto con el animal fue acompañado de un mayor y mejor uso del lenguaje con signos ó verbal.

   En 1992, cerca del 70% de los auspicios e instituciones en el Reino Unido e Irlanda, que respondieron a una encuesta, reportaron tener mascotas residentes.

En 1993 en el II congreso internacional: El hombre y los animales de compañía, beneficios para la salud, el uso de este tipo de terapia usada en niños con problemas de conducta, hiperactividad y DDH produjo:

* Reducción de la agresividad, aparición de interés y una mayor capacidad de prestar atención.

* Respuesta a la terapia asistida incluso en los niños gravemente afectados de autismo

* Reducción de los síntomas a los seis meses de tratamiento

* Aumento de las motivaciones para leer, para aprender y para trabajar en equipo.

* Aumento de la identificación con los instructores e internalizacion del sistema moral inherente a la terapia.

 En 1993 la fundación Purina fundo el primer programa con animales de compañía para la rehabilitación y la integración de internos en varias prisiones españolas.

En 1995 se logró establecer el primer programa de terapia con animales para personas de la tercera edad de la Residencia de la Gent de Reus en Tarragona.

 

 

Puedo por lo tanto concluir, que los beneficios que los animales aportan son los siguientes:

* Sensación de compañía, lo que reduce el sentimiento de soledad y de desesperación.

* Compromiso, con un ser al cual cuidar y proteger

* Comunicación, tanto en el plano verbal como en el no verbal, dando como resultado el incremento de movimientos faciales y corporales, que posibilitan una comunicación mas congruente.

* Estimulación para ejercitarse

* Reducción de la ansiedad

* Mejoramiento de la salud cardiovascular

* Sentimiento de pertenencia y de utilidad

 

 

2.5 La equinoterapia

 

 

“Y Dios tomó un puñado de viento del sur,

sopló su aliento sobre él, y creó el caballo.”

Leyenda Beduina

 

 

“La hipoterapia (o equinoterapia), es un conjunto de técnicas reeducativas que, mediante el empleo de caballos, presta su servicio en el tratamiento de distintos trastornos de índole física y psíquica” (Salama, Isabel; 2003), es muy usado para minusvalías motoras y usa los movimientos del caballo como parte del tratamiento.

Esta técnica aporta al individuo, diversión, deporte, y ayuda de tipo terapéutico; consiste en que el individuo monte al caballo ayudado por personal capacitado, como instructores y psicoterapeutas; y aprenda a guiar al animal, y lograr que lleve a cabo ciertos movimientos; usualmente la sesión dura 45 minutos aproximadamente, y se realiza varias veces a la semana, dependiendo de lo que el equipo multidisciplinario disponga, y tomando en cuenta las necesidades del caso especifico.  El movimiento que hace el caballo al caminar, se parece en gran manera al del ser humano, y cabalgar, por consiguiente; genera tres tipos de beneficios; de tipo perceptivo, de tipo sensorial y de tipo orgánico.

 

 

Las principales personas que pueden favorecerse de este tipo de terapia son:

* Aquellos que tienen problemas de movilidad, de equilibrio, o lesiones en la medula espinal.

* Quienes sufren de ansiedad y depresión.

* Quienes tienen problemas de inseguridad y falta de concentración.

* Aquellos que sufren de retraso mental.

* Quienes han padecido de toxicomanía.

* Aquellos han tenido brotes neuróticos.

* Adolescentes con problemas de socialización.

 

 

     Hay equilibrio mejorado, coordinación, movilidad, fuerza muscular, postura y capacidad de lenguaje como consecuencia de la equitación terapéutica (Biery y Kauffman, 1989; Dismuke, 1984)

 

 

El contacto con todos los animales provoca sensaciones positivas, y el caballo no es la excepción, además, este tiene la cualidad de que, por ser un animal grande requiere de espacios amplios para vivir, por lo que al estar en el territorio del caballo te conectas con la naturaleza. “Cabalgar estimula la concentración y aumenta el umbral de atención, además de que, lograr guiar un caballo, es un buen ejercicio para reforzar la autoestima” (Salama Isabel, 2001).  Gran cantidad de los pacientes que utilizan la equinoterapia, crean una relación afectiva muy intensa con el animal, y que en muchas ocasiones, no pueden mantener de igual forma con un ser humano, Trinidad Barceló, directora de Sac Xiroi interpreta así el proceso: “Cuando le dices a un chico que se encargue de cuidar un caballo, le estas diciendo que confías en el, ya que le dejas el caballo en sus manos, y el niño entiende que el caballo no lo cuestionará ni tendrá prejuicios contra él y se dejara cuidar; no es extraño que, cuando un adolescente tiene un conflicto, una pelea o un problema con un educador, un maestro, un jefe de taller u otros compañeros, corra a buscar la compañía de su caballo (Estivill Sara, La terapia con animales de compañía, Pp. 125)

 

 

Otros de los muchos beneficios que aporta el cabalgar son: 

* Estimular la relajación de los miembros, tonificar los músculos y mejorar la coordinación y el equilibrio. 

* Regular los latidos cardiacos y normalizar el nivel de presión sanguínea.

* Mejoramiento del humor al estar cerca del caballo, al acariciarlo, cepillarlo y estar en contacto con él.

* El ejercicio de montar un caballo, aumenta el estado de desahogo de tensión, las funciones respiratorias y cardiovasculares; y las personas liberan todo el estrés que tienen acumulado.

* Se aumenta la movilidad de las articulaciones y estimula la alerta del cuerpo en el espacio.

* Ayuda a tolerar mejor la frustración, y proporciona autocontrol.

 

Algunas de las actividades que se realizan en las sesiones de equinoterapia son:

* Cepillarlos: Esto favorece la concentración, la relación de afecto con el animal,  y la coordinación motriz gruesa.

* Preparar el equipo: Que incentiva la actitud del trabajo en equipo y la memoria.

* Escribir el nombre del caballo o contar sus patas: Lo que ejercita la retención, y hace que se practiquen los números y se fortalezcan las nociones de cantidad.

* Montarlos: Esto permite el trabajo con emociones, además de el equilibrio y la coordinación.

 

 

Dentro de este tipo de terapias, es muy importante manejar la idea de “juego”, pues gracias a esta idea, el ejercicio se convierte en una diversión y deja de ser un aburrido y difícil “tratamiento”, dando como resultado, un ambiente mas sereno, equilibrado y armonioso. El caballo permite conjugar la responsabilidad y el placer, y se convierte en un objeto de deseo de gran valor emocional y terapéutico (Estivill Sara, 1999)

 

 

 

2.6 La delfinoterapia

 

 

Ningún ser de la creación es mas divino que

los delfines, y existía con anterioridad al hombre y

compartían las ciudades con los, mortales , pero por

orden  de Dionisio pasaron de la tierra a los

mares y tomaron la forma de los peces”

Oppius

 

 

Los delfines son animales con una muy buena fama entre los seres humanos, debido a su difundida inteligencia y a su buen humor y compañerismo, estos animales parecen tener una sonrisa inmortal, son animales muy juguetones y confiados de si mismos, gustan de estar haciendo acrobacias dentro del agua y las exhiben orgullosos a las personas que observan entusiasmados.  De igual manera, se caracterizan por ser animales inmensamente sociales, leales y fraternos para con su grupo, aún si éste incluye a miembros de la especie humana.

 

 

Las terapias con delfines tienen como objetivo estimular ciertas zonas del cerebro humano, equilibrando los hemisferios cerebrales por medio del sonar del delfín, y logrando sincronizar el funcionamiento cerebral; inclusive ésta armonización se produce entre el cerebro humano y el del delfín pues estos cetáceos, mantienen casi permanentemente una actividad cerebral de frecuencia baja llamada Nivel Alfa, que es esencialmente la que se utiliza en la meditación. Esto fué descubierto por el biólogo John Lilly, quien trabajaba sobre la neuroanatomía los delfines en colaboración con la Marina norteamericana cuando, gracias a unos experimentos que incluían la observación del comportamiento de su propia mente en unas cámaras de aislamiento especialmente diseñadas, pudo llegar a la conclusión de que los delfines se encuentran en estado meditativo las 24 horas del día. Paralelamente estableció un sistema bidireccional de comunicación con los delfines, creando un interfaz informatizado, el proyecto suponía que el lenguaje de los delfines estaba basado en imágenes sónicas. Con los sonidos emitidos por los delfines, se creaban imágenes computarizadas que posteriormente eran analizadas por especialistas para poder diseñar una cadena de respuesta a los delfines a través del ordenador, y de ese modo crear un lenguaje que hombre y delfín pudieran entender.  Y así, tras años de investigación, se llegó a confeccionar el primer diccionario bilingüe (ingles-lenguaje de los delfines, compuesto por unas 50 palabras).  Esa interrelación entre la mente del delfín y la del hombre, es lo que ha abierto la puerta a la Delfinoterapia.

 

Los primeros en hacer uso de la Delfinoterapia fueron: el doctor Horace Dobbs, en Escocia, y el doctor David Nathanson en Florida, ambos en la década de los ‘70s

 

 

Desde 1986 Ludmila Lukina trabaja Delfinoterapia con niños y adultos en campamentos de verano, estas personas reportaron mejoramiento de su humor, bienestar, vitalidad, y aumento en la capacidad de trabajar (Simposio internacional de medicina 1995). Los cambios mas acentuados de la Delfinoterapia, son los que se presentan en el trabajo de las discapacidades psíquicas, entre ellas el autismo, los problemas motores y el síndrome de Down.  Los delfines tienen un cerebro aún mas desarrollado que el del ser humano, y tienen una gran sensibilidad al tacto, sintiendo gran afición por el mismo.  Además, su sonar esta tan especializado, que logran orientarse con él, e incluso utilizarlo para “ver” a través de la materia.

 

 

Algunos de los principales resultados que ha arrojado esta terapia, es la disminución de los dolores, cambios químicos en la sangre, y asistencia para la recuperación de enfermedades crónicas y terminales.

2.7 Terapia con perros

 

 

Los perros no son nuestra vida completa,

 pero completan nuestra vida.

Roger Caras

 

Un perro es la única cosa en la Tierra que te

amará más de lo que tú te amas a ti mismo.

Josh Billings.

 

Si tomas a un perro hambriento y lo haces

próspero, no te morderá. Es la principal

diferencia entre el perro y el hombre.

Mark Twain

 

 

El perro obtiene aprendizaje y nuevas conductas tanto al coexistir con seres humanos, como al convivir con otros perros, aparte de lo que sus instintos le dictan.  Todo perro tiene una personalidad, debido principalmente a su herencia genética y a su raza, sin embargo, a través del entrenamiento, se pueden modificar en gran medida las tendencias que el animal posee de forma innata.

 

Los perros, además de todo el amor que nos brindan, también pueden llegar a ser muy útiles, ya que pueden ser entrenados para distintas funciones y tareas, en especial, para aquellas personas que padecen de alguna minusvalía, así, además de ser una agradable compañía, pueden llegar a convertirse en los ojos de un ciego, los oídos de un sordo, los brazos de un manco, o las piernas de una persona en silla de ruedas.

 

 

Los perros debido a que son animales muy activos, necesitan salir a caminar, por lo que estimulan a sus dueños a salir con ellos; pasear con un perro en un parque es una manera excelente de conocer gente, el perro ayuda a identificar a personas con inquietudes similares, y son un buen tema de conversación, además, las personas que pasean con sus perros o gatos, parecen mas amistosas e inspiran seguridad a los demás caminantes.  Las personas tímidas, parecen mas seguras de si mismas en compañía de su animal (Estivill, Sara; 1999) en general, a los dueños de mascotas, se les atribuyen mas virtudes.

 

 

Delta Society determina tres tipos de perros para la asistencia de la salud de las personas:

1) Los perros de Terapia

2) Los perros de servicio

3) Los perros residenciales.

 

El perro de servicio es aquel que ayuda a una persona con alguna discapacidad, facilitándole todas aquellas situaciones que se le presentan en la vida cotidiana.  Los perros residenciales, son aquellos que ingresan y viven en instituciones como hogares de niños o de ancianos; también aquellos perros que conviven con presos en las cárceles.  Los perros de terapia (coterapeutas) son aquellos que elegimos y adiestramos para que nos ayuden a desarrollar una Terapia Asistida por Animales o Actividades Asistidas por Animales.  Sin embargo, para que un perro pueda convertirse en un terapeuta de cuatro patas, debe ser convenientemente entrenado por un adiestrador profesional, debe conocer las reglas elementales de obediencia, y especialmente, debe estar acostumbrado a mantener la calma en todo tipo de situaciones, a admitir una gran variedad de personas, de costumbres, de ordenes, de caricias, y de educación, conjuntamente con la confianza de moverse con libertad y seguridad entre camas de hospital, sillas de ruedas, muletas, bastones, etc. además de ser vacunado y de que se le haga un minucioso chequeo para comprobar que no sea portador de alguna enfermedad que pueda ser transmitida a uno de los pacientes. Mantener a un animal saludable, es importante para mantener a la compañía humana saludable también (Gorezyca, 2000) Para este tipo de trabajos, el perro debe ser amistoso, tranquilo, sociable y tolerante, en pocas palabras, ser a prueba de balas.

 

 

Aparte de la convivencia directa, una de las evaluaciones que se pueden realizar a un perro, es el Test de Campbell, que nos dará una moderada idea sobre el temperamento que el animal puede presentar a futuro con respecto a los seres humanos. “Este Test, consta de 5 ítems, y por cada ítem se otorga una calificación (no numérica) de acuerdo a la conducta que presenta el animal frente a la situación que le estamos presentando.  Luego de obtener las 5 calificaciones, se saca un resultado final.  Ese resultado final que nos provee el Test, es el que nos da a conocer la tendencia del carácter del perro.  El Test se debe realizar cuando el animal es cachorro, se considera ideal un cachorro de 7 semanas aproximadamente.

 

 

Uno de los usos mas conocidos y difundidos por todo el mundo, en el que los perros son utilizados como enlace  entre el humano y su mundo, son los perros lazarillos.  Entre las razas de perros predilectas para ser adiestrados como perros guía, están los Labrador Retriever, los Golden Retriever, y los Pastores Alemanes, debido a que se caracterizan por ser animales muy equilibrados, dóciles, y con una gran capacidad de aprendizaje, además, no suelen mostrar rasgos de agresividad ante otros animales ni personas.

 

 

En caso de las personas con sordera, en EE.UU. los perros son entrenados para avisar a sus dueños de ciertos sonidos, como el teléfono, timbre, el despertador, etc. además de sirenas mientras conduce, y de alarmas por incendios.

 

 

De la convivencia con un perro, se derivan una gran cantidad de beneficios, tanto a nivel fisiológico como a nivel emocional, entre los principales beneficios de tipo terapéutico, se encuentran:

* Las hormonas se producen en mayor cantidad, y esto ayuda a mejorar nuestro sistema inmunológico.

* En el caso de los individuos que tienen tendencia a la depresión, su ayuda resulta invaluable, ya que estimulan a las personas, en especial a las que viven solas, y las incitan a reaccionar de modo positivo ante distintas situaciones de su vida, dejan de sentirse solos, y por ende, vuelven a hacer contacto con el mundo exterior.

* Sirven como catalizador de la comunicación entre los distintos miembros de una familia.

* Estimulan el ejercicio físico, y previenen el sedentarismo, y avivan la socialización durante los paseos.

* Fomentan la responsabilidad.

* Saben escuchar las confidencias de modo compasivo y con gran aceptación y paciencia, permitiendo que la gente se desahogue con mayor facilidad.

* Motivan conductas de tipo lúdico, es decir, invitan a las personas a jugar, y gracias a ello se mejora el humor.

* El afecto que otorga la mascota a su dueño, y el hecho de que lo acepta sin emitir juicios de valor, provoca un sentimiento de bienestar, y aumenta la autoestima.

* Promueve momentos de intimidad y confianza entre los miembros de una familia.

* Refuerza la comunicación de tipo afectiva, respetuosa y lúdica.

* Las constantes caricias y el afecto recibido, motivan la seguridad y la confianza en otro tipo de relaciones.

* Mejora las funciones respiratorias y cardiovasculares

 

 

Entre las principales cualidades de los perros, puedo enumerar las siguientes:

Son muy cariñosos, poseen una inteligencia formidable, son obedientes, su carácter es abierto y activo, son alegres por naturaleza, no limitan nunca su afecto, y siempre están pendientes de las necesidades de sus dueños.

 

 

2.8 Terapia con gatos

 

 

Existen dos maneras para refugiarse de

las miserias de la vida: música y gatos.

Albert Schweitzer

 

Como todos quienes hayan pasado tiempo con un gato

sabe bien, los gatos tienen una paciencia enorme

con las limitaciones de la especie humana.

 Cleveland Amory

 

 

Los perros y los gatos son los únicos entre los animales domésticos, que mantienen una asociación con el hombre sin la necesidad de ser enjaulados o atados (Robinson, Ian; 1995).  Los gatos son animales independientes, muy flojos y relajados, además de curiosos y muy atentos a todos los sonidos y/o señales, son usualmente reconocidos por su elegancia, su naturalidad, su calma, su limpieza, y porque su manutención es en general, mas barata que la de los perros.  Son ideales para personas nerviosas y que necesiten relajarse, asimismo, necesitan menos cuidados y menos atención que los perros y no demandan que se les saque a pasear, aunque en realidad existen gatos que acostumbran salir a pasear con sus dueños.

 

 

Entre las actividades mas comunes que se pueden realizar con un gato están: el acariciarlos, cepillarlos, jugar con ellos arrojándoles alguna pelota pequeña o jalando un cordón frente a ellos para que lo persigan, hablarles, darles de comer, etc.  Los gatos llegan a acoplarse muchísimo a sus dueños, adoran que los acaricien, y son capaces de ofrecer sorprendentes e inesperadas demostraciones de cariño.  Su presencia ayuda a sentirnos menos solos, y por ese motivo, resultan muy adecuados para las personas que han de permanecer mucho tiempo en casa, como sucede con los ancianos, minusválidos y enfermos crónicos. Le dan sentido de constancia a los niños adoptivos (Hutton, 1985) a las ancianas y ancianos y a los prisioneros (Jecs, Alba, comunicación personal 1988; Hendy, 1984; Katcher; 1989).  Su candidez y su autocontrol estampan un efecto que es tranquiliza a las personas ansiosas e hipertensas.  Por su tamaño, pueden tenerse en el regazo y ser acariciados; parece ser que la suave consistencia de su pelo estimula de un modo agradable los receptores que recubren nuestra piel, y que las rítmicas vibraciones de su ronroneo transmiten calma y seguridad.  Reducen el estrés en sus dueños, quienes se distienden y se tranquilizan.  Se ha verificado que ciertas personas con problemas de tipo psicológico, mejoraban al tener la compañía de un gato.  En Estados Unidos, una investigación confirmó que gente con problemas de corazón progresaban hacía la mejoría con más prontitud. “Sube más alto tarifas de supervivencia de un año después enfermedad coronaria” (Friedmann et Al-, 1980; Friedmann y Thomas, 1995)

 

 

Para que un gato pueda ser usado en una terapia, debe ser muy tolerante a la presencia de muchas personas, debe mantenerse tranquilo mientras permanece en un coche, debe permitir que lo acaricien todo tipo de personas, y conviene que reciba con gusto todo tipo de demostraciones de afecto.

 

 

La relación que establecen los gatos con sus dueños, depende en gran medida del tipo de relación que tenia la madre de los gatos con los humanos cuando eran pequeños, en el caso de los gatos que no tuvieron contacto con humanos desde edad temprana, requieren de tiempo y una gran cantidad de paciencia por parte de la persona para que los gatitos acepten el establecimiento de un lazo social; pero los gatos que están bien domesticados, suelen establecer lazos fácilmente con nuevas personas, aún después de haber tenido una mala experiencia con otros seres humanos. (Turner D. C.; 1988)  El tener un gato y alimentarlo, no siempre implica que éste establezca una relación cercana con su dueño, si el dueño del gato no responde a sus demostraciones de afecto, hablándole y/o acariciándole, el lazo afectivo desaparece con rapidez. (Turner D. C.; 1992).  Los lazos afectivos mas fuertes con los gatos, son encontrados con mas frecuencia en hogares en los que los adultos perciben a los animales de compañía como niños a quienes poder cuidar y de quien disfrutar su compañía. (Serpell, J. A; 1981)

 

 

Cuando se selecciona a un gato, es importante decidir si éste será mantenido dentro o fuera de casa, o si es deseable tener un gato o más de uno; los gatos “caseros” suelen pasar mas tiempo con sus dueños que los gatos que salen de las casas, pues la relación con su dueño, se convierte en una importante fuente de estimulación para ellos.  En el caso de que se decida tener al gato dentro de casa, es importante verificar que exista dentro de ella muebles u objetos que estén diseñados para satisfacer las necesidades biológicas y motivacionales del gato.  Cuando se decide tener mas de un gato, deben haber sido acostumbrados a convivir con otros gatos desde pequeños (Turner D. C.; 1991).  El dueño de un gato, necesita solventar mas que los requerimientos de interacción que tiene el animal; debe hacerse responsable de proveerle a su mascota todo lo que necesite, desde convivencia y suficiente espacio, hasta comida y agua.  Por fortuna, los gatos como especie, son bastante flexibles con respecto a sus requerimientos de espacio (Liberg, O;  Sandell, M; 1988)

 

 

Los gatos han mostrado no tener preferencia por una edad en particular o sexo especifico del dueño (Merterns, C. 1991; Turner D. C.; 1992). No obstante, al comenzar a interactuar con los dueños, los gatos han demostrado actuar de modo acorde al sexo y la edad de sus dueños, y según cómo éstos los traten.  Para convivir en armonía con un gato, un aspecto básico e importante es aceptar la independencia natural que tienen estos animales, y no esperar que respondan como lo haría un perro, o algún otro animal; se debe aceptar su temperamento, y permitir que sea el mismo animal quien revele sus propios estilos para demostrar cariño; de esta manera la convivencia será mucho mas satisfactoria para ambas partes.

 

2.9 Animales pequeños

 

 

No hay nada en lo que las aves difieran más de los

 humanos  que en la forma en la que pueden construir,

y dejar el paisaje tal como estaba antes.

Robert Lynd.

 

Un ave no canta porque tenga una respuesta.

 Canta porque tiene una canción.

Proverbio chino

 

 

Aparte de los caballos, delfines, gatos y perros, los animales de menor tamaño también son útiles para mejorar la calidad de vida del ser humano.  El mayor problema existente en los animales pequeños, es que no son tan saludables ni tan resistentes como otros animales de mayor tamaño, al mismo tiempo, no es posible entrenarlos para llevar a cabo ciertas actividades, y por último, son poco longevos.  Sin embargo, este tipo de animales son ventajosos desde la perspectiva de la terapia pasiva, es decir, la persona se ve favorecida con solo mirarlos o escucharlos.  Entre los animales pequeños que son usados en terapia están, los peces, los pájaros, los hámsters, los conejos, etc.

 Los peces son perfectos tranquilizantes, en varios consultorios son utilizados por sus efectos altamente relajantes. Los pájaros pueden llegar a ser educados para que tengan ciertos modales básicos, e incluso para que lleven a cabo algunas tareas sencillas y ciertos ejercicios terapéuticos.  Los hámsters en especial, por ser animales nerviosos, deben ser acostumbrados desde pequeños a ser tocados o cargados constantemente, de esa manera, se comportan mas obedientes.  Estos animalitos deben ser tratados con cariño y suavidad debido a que si se sienten asustados, pueden llegar a agredir.  Los conejos son muy buenos para vivir en lugares donde sea necesaria la compañía de animales, pero es importante que se les tenga adecuadas jaulas y se les prodiguen cuidados, estos animalitos son muy convenientes para actividades táctiles; son animales cariñosos que responden a las interacciones.

 

 

2.10 Estudios relevantes llevados a cabo con animales

 

 

Cada niño debería tener dos cosas: un perro,

y una madre que le deje tener uno.

Anónimo

 

Cuanta más gente conozco, más quiero a mi perro.

Anónimo

 

A nivel domiciliario, Mugford y M´Comisky (1974) seleccionaron 30 ancianos a los que les colocaron periquitos enjaulados en su casa, mientras que a otros ancianos les colocaron flores o televisión, observaron que comparativamente, los que tenían el periquito mejoraron en su salud física y en las relaciones con los vecinos.

Clover Gowing comparó el efecto producido por unos peces de colores en comparación a otro grupo de ancianos a los que no les dio peces, y observó que los que los tenían mejoraban en su interés y sentido de la responsabilidad

A nivel institucional, Brickel (1979) revisó el efecto de dos gatos en una institución, observó el incremento de la sensibilidad de los pacientes, además de que fueron los gatos, el tema principal de las conversaciones.

Salmon (1981), introdujo un perro en una unidad de crónicos de un hospital geriátrico de Caulfield, observó que la presencia del animal estimulaba la risa, el sentido de humor, la sensibilidad e incluso se volvió un incentivo para continuar viviendo.

El proyecto de interpelación "Personas mayores y animales de compañía", realizado por el departamento de psicología de la Universidad de las Islas Baleares, con dos grupos de personas mayores de 60 años, los entrevistó antes de introducir animales y seis meses después de dejarles un animal de compañía; se observó una mejora de la calidad de vida general de este colectivo, sobre todo en lo referente a la salud mental (ansiedad, depresión, control emocional/conductual) y algo menor en relación a la salud física, no apreciándose grandes cambios en las relaciones familiares y sociales.

El programa animales de compañía de Cornell (1982), promueve la visita de animales de compañía a instituciones geriátricas, observándose que los ancianos afrontaban con más integridad las etapas finales de la vida y además se suavizaba la tirantez de las visitas en presencia de los animales.

El programa llevado a cabo entre el Instituto Gerontológico Gallego y el Ayuntamiento de Ferrol, que consistió en entregar 15 animales de compañía de tipo ambiental (tortugas, peces y pájaros) a personas mayores de 60 años y en donde tras 3 meses de intervención se observaron importantes efectos sobre la salud psíquica de los mayores.

El programa que sobre animales de compañía y tercera edad ha puesto en marcha el Instituto Gerontológico Gallego en colaboración con el Ayuntamiento de Santiago para proporcionar animales de compañía a 15 personas mayores de 60 años de este ayuntamiento y que reúnan una serie de características. Este programa además de hacer seguimiento de las personas, valora desde el punto de vista de la salud integral los efectos conseguidos a través de la interrelación anciano-animal de compañía. A las personas beneficiarias la recepción del animal de compañía no les supone gasto económico alguno durante la duración del proyecto (un año).

PAL (People Animals Love), un grupo de voluntarios sin fines de lucro formado en Washington, D.C, hace 20 años trabaja para ayudar a las personas solitarias.  Después de un tiempo fueron a las prisiones, los hogares de convalecencia y los hospitales.  El programa depende de voluntarios que comparten sus animales domésticos; no sólo perros, sino también gatos, hámsters, aves u otra mascota.

Cusack en un estudio con ancianos observó que los animales de compañía mejoraban el bienestar psicológico y el sentido de humor de los ancianos al entretenerles de forma desinteresada.

Sharon E. Bolin (1968) decana del West Suburban College, Oak Park Illinois, reveló que un animal de compañía es una manera de apoyo después del fallecimiento de un cónyuge.

 

 

 

 

 

2.11 Instituciones dedicadas a la zooterapia

 

 

Si crees que eres alguien influyente,

trata de darle órdenes al perro de otro.

Sabiduría vaquera

 

Quien haya dicho que no se puede comprar la felicidad,

no estaba pensando en cachorritos.

Gene Hill

 

 

* Fundación Científica Argentina Establo Terapéutico (Facet)

* People and Animals Coming Together (PACT) Pensylvania

* Children and Animal Together for Seniors (CATS)  Nueva York

* Pets are Wonderful Council (PAW) Chicago

* Fundación Purina España

* Delta Society

* Fundación purina

* Animo (centro de investigación y rehabilitación de   minusválidos

* Asociación SAC XIROI

* Delfinario Octopus

* Fundación Caballo amigo

* Fundación once del perro guía

* Instituto gerontológico gallego

 

 

2.12 Ancianos y mascotas

 

 

Mi perro está satisfecho con lo que hago,

pues no está infectado con el concepto de

 lo que "debería" estar haciendo.

Lonzo Idolswine

 

No importa cuán poco dinero y posesiones tengas.

Tener un perro te hace rico.

Louis Sabin

 

 

Existen muchas variables importantes que influencian a una persona de edad avanzada para elegir a una mascota, entre ellos están, su pasado, su salud, la casa o residencia que habita, si vive solo o acompañado, el tiempo que pretende pasar con el animal, e incluso su capacidad económica.

 

“El rol de las mascotas en la vida de las personas se puede ver desde la perspectiva del desarrollo del curso de la vida” (Wilson, C; Netting, F; 1985).  El haber tenido una relación cercana con animales de niño, podría predecir que la persona lleve una buena relación con ellos en la vejez, además de que puede ser comparativamente mas beneficiado por la compañía de una mascota.  Asimismo, el tipo de comportamiento que una persona haya tenido en su niñez, con respecto a su mascota, puede influenciar mucho su comportamiento de adulto o de anciano.

En un estudio de adultos, 88% de los dueños de mascotas las habían tenido de niños, mientras que un 28% no. (Kidd, A; Kidd, R; 1989)

 

 

“La evidencia sugiere que el proceso del envejecimiento por si mismo, puede ser retrasado por un estilo de vida saludable que dirige los retos psicológicos, levantándose en los en los años de vejez” (Lynette A, 1995).  Los ancianos tienen que verse continuamente enfrentados con una gran cantidad de retos y mantenerse motivados a pesar de ello haciendo uso de su tiempo de manera productiva, y haciendo uso de medidas de sabiduría para poder sostenerse de la mejor manera posible.  En un test estandarizado de auto-clasificación presentado por hombres y mujeres arriba de 65 años, las personas con mascotas se describían a si mismas con mas adjetivos favorables, como independencia, optimismo y nutrición. (Kidd, A; Feldmann B; 1980)

No obstante, es importante tomar en cuenta que aún las personas que cuentan con la compañía de un animal, necesitan de la compañía de otras personas, en este sentido, la mascota, en especial el perro, puede servir como un medio para que la persona se vea involucrada en relaciones con otros seres humanos.

 

 

Los ancianos que viven solos, son altamente propensos a caer en la apatía; si encima de esto están jubilados, comienzan a sentirse carentes de identidad e inútiles; el esmero prodigado a una mascota, ayuda a concretar la función de su dueño dándole un status psicológico de manera similar a un trabajo o un hobbie, y con esta identidad adquirida por medio del animal, la persona se siente con la posibilidad de convivir con otros que comparten una identidad similar.  Los ancianos que han perdido amigos o familiares queridos suelen refugiarse en niños o actividades recreativas o de trabajo, pero cuando carecen de las posibilidades de hacerlo, las mascotas proveen resultados fantásticos; debido a que cuando viven con su mascota, ya no se sienten abandonados, y normalmente mantienen una sensación de bienestar “En algunos individuos mayores, la mascota puede sustituir el rol de un hijo o un nieto”.  (Lynette A, 1995)

El animal provoca risa y diversión al anciano, derivando esto en que la persona se sienta libre de reírse de si misma y de las personas que los rodean, logrando que se vuelva mas flexible y tolerante en momentos desagradables.  Los ancianos suelen querer mucho a los animales, se acercan a ellos, los abrazan, hablan con ellos, etc. y se sienten inducidos a hablar de temas impensados y a abrirse para intercambiar experiencias y memorias. “El tocar a un animal te hace sentir 74% mejor” (Lynette A, 1995) cuando se dirigen a un animal, hablan mas despacio y de una manera mas relajada.   Los adultos mayores, son un grupo al que la compañía de los animales les anima y les revitaliza.  Esto debido a que tienen que adoptar una posición de responsabilidad con el animal, viéndose forzados a salir a la calle. Siegel (1993) documentó que las personas de edad avanzada que tenían perro pasaban 1.4 horas al día afuera con su perro; incluso las acciones más sencillas, como darles de comer o jugar con ellos, les supone un ejercicio extra que les mejora físicamente. “Mantener una rutina diaria regular, es uno de los cinco factores que retrasan el envejecimiento” (Chopra, D. 1993)

 

 

En una cultura como la nuestra que tiende a aislar a los mayores, las mascotas pueden ser el único aspecto constante del entorno.  Los ancianos pueden apoyarse en ellos y esto los convierte en parte insustituible de la red de apoyo social. Fieles, cariñosas y leales, las mascotas no se preocupan por el éxito social, profesional o económico del dueño.  Por eso cuidarlos, hablarles y tocarlos, puede servir para disminuir el estrés, levantar la moral, la autoestima y las habilidades sociales, aliviar la soledad y la depresión, y reducir la dependencia a los medicamentos.  A más de que son un medio de diversión y recreación.

 

Susan Robb, después de indagar a fondo los comportamientos de ancianos internados en casas de reposo de EE.UU. comprobó que al permitírseles pasar el día en compañía de un animal doméstico, se les mejoró el carácter, su interés por las cosas incluyendo las actividades ajenas, fueron más participativos, notoriamente afectuosos, además de que pronto empezaron a sonreír e integrarse al grupo, abandonando la anterior apatía, la expresión de aburrimiento crónico e imposibilidad de entretenerse que los sumía en cuadros de ansiedad, angustia y dejadez.  En otro programa de visitas en un asilo en la que los residentes interactuaron con cachorros, tanto los residentes como los dueños de los animales, mostraron mejoras en la interacción social, la función psicológica, la satisfacción de la vida, la función mental, el nivel de depresión, la competencia social y el bienestar psicológico, en comparación con un grupo control. (Francis, G; Turner, J; Jonson, S; 1985)

 

 

Dejarse morir; ser viejo, está relacionado directamente con una vida carente de sentido.  Al tener responsabilidad de alguien mas, el anciano va a tornarse más activo y, nuevamente necesario para un ser vivo, como resultado buscará recuperar su cuerpo.  Su jornada adquiere ritmo, motivándose de conformidad a los tiempos y requerimientos del animal dependiente de él.  La presencia de un animal impone al anciano la recuperación del intercambio afectivo, recurrente, entablado en el dar y no sólo en el recibir.  Inclusive, en el caso de personas mayores que se encuentran atacados por una enfermedad terminal o están muy grandes, el doctor Sam Ahmedzai dice: “En nuestro hospital, se dan a diario ejemplos vivos de mejora de la calidad de vida. Podemos ver a pacientes inválidos o muy enfermos (algunos a pocos días de su muerte) riendo, bromeando, y disfrutando de la vida, Y uno se pregunta si la enfermedad y la limitación funcional han de significar siempre una perdida de dignidad y de la posibilidad de disfrutar en contacto con otros seres vivos, humanos o no” (Estivill, Sara; La terapia con animales de compañía Pp: 98)

 

Un animal, es una fuente continua de creatividad y sorpresas, es una ayuda inapreciable para las personas que sufren enfermedades graves; tener a alguien que les necesita, en un periodo en que ellos mismos precisan la ayuda de otros, es una forma de que mejore su autoestima (Estivill Sara, 1999).  Particularmente, los ancianos institucionalizados, son los que están en riesgo de sufrir problemas asociados con la soledad, favoreciendo los efectos del aislamiento debido a déficits sensoriales, desmejoras en el habla y movilidad, y alteraciones en los procesos mentales; suelen sentirse emocionalmente perturbados, y una forma de ayudarlos, es cubrir sus necesidades de amor y afecto, y confortarlos.

Laura Anziazu, directora de la residencia geriátrica de Llar Parc Serentill dice: “Estoy convencida de que la convivencia con los animales resulta muy beneficiosa para las personas mayores. Las distrae de su soledad, de lo dura y triste que es a veces la vejez y les aporta ilusión, vida y ganas de reír. Además, los animales dan a esta residencia un ambiente mas hogareño, hacen que nuestro centro se asemeje mas a una casa” (Estivill, Sara; La terapia con animales de compañía Pp: 92).  El abandono, la incontinencia afectiva y la carencia de relaciones favorecen la presentación de cuadros depresivos, los que a su vez, refuerzan el aislamiento y la soledad, cerrando el círculo. En distintas situaciones, poseedores de mascotas reportaron significativamente menos depresión que los que no las poseían (Garrity, T;  Jonson, T; Marx, M; Stallones, L; 1989).  Las personas, al mantenerse conviviendo con un animal, se sienten mas capaces, y por consiguiente no se dejan llevar por la apatía; en un estudio se descubrió que una de las mas grandes contribuciones de los animales a los seres humanos, es que proporcionan estimulación para el uso constructivo del tiempo (Levinson, B; 1969)

 

 

En casos como el Alzhaimer, los animales de compañía son altamente benéficos, Isabel Salama (2000) dice al respecto:

     La compañía de un animal, produce en el paciente un efecto de catalizador social, ayudándolo a salir de su introversión y de su incomunicación.  Algunas investigaciones han reflejado la disminución del estado ansioso, con disminución concomitante de la agresividad verbal, la hiperactividad y las alucinaciones, en relación directa al tiempo de interacción poseedor-animal de compañía.

 

 

Al parecer, los pacientes agradecen la compañía de los animales, están de mejor humor, pasan gran cantidad de tiempo con ellos, y no se estresan tanto ante situaciones de la vida cotidiana.  Según Rosa M. Raga: “Hemos comprobado que los ancianos dementes, a los que les cuesta conectar con otros ancianos y cuidadores, contactan con los perros, que son el elemento que los conecta con el mundo real, hasta el punto de que personas que en todo el día no dirigen la palabra a nadie, hablan con los animales y están pendientes de ellos” (Estivill, Sara; La terapia con animales de compañía Pp: 96). Con la presencia de un animal, se ve incrementada la comunicación con otras personas, estimulando con esto la evocación de recuerdos.

 

 

“Los animales nos ayudan a través de mensajes, algunas veces subliminales, que entran directamente a nuestro inconsciente y que nos enseñan a valorarnos, a relajarnos, y a descubrir quienes somos y porque estamos en el aquí y en el ahora” (Salama Isabel 2003)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Referencias bibliográficas

 

 

 Aurer; Alfonso (1997) “Envejecer bien, un estimulo ético teológico”  Barcelona: Herder

 

Estivill Sara (1999) “La terapia con animales de compañía convivir con mascotas: como benefician a las personas”  Madrid: Tikal

 

Estrada Inda Lauro (1997) “El ciclo vital de la familia” México: Grijalbo

 

Fine Aubrey (2000) “Handbook on animal-assisted therapy (Theoretical foundation and guideline for practice)”  Londres: Academic Press

 

Gili M. (1993)  “Calidad de vida en personas mayores con animales de compañía.” 2do. Congreso Internacional, el hombre y los animales de compañía. Barcelona

 

Manteca Villanova Xavier (1997) “Etologia clínica veterinaria del perro y del gato”  Barcelona: Multimedica

 

Mayán JM, , Millán JC, y cols. (1994) Animales de compañía y tercera edad.”  Santiago: Xunta de Galicia

Mishara B. L; Rieden R. G (2000) “El proceso del envejecimiento”  3° edición, Madrid: Monta

 

Moragas Ricardo (2000) “Gerontologia social: Envejecimiento y calidad de vida”  2° edición Barcelona: Herder

 

Robinson I. (1995) “The Waltham book of Human-Animal Interaction: benefits and responsibilities of pet ownership” Oxford: Pergamon

 

http://www.nestorcalderon.conciencianimal.org

 

http://www.monografias.com

 

http://www.latinsalud.com

 

http://www.ciudad.com.ar

 

http://www.enfermerianatural.galeon.com

 

http://www.enbuenasmanos.com

 

http://www.conciencia-animal.cl

 

http://mascotasmexico.com

 

http://todo.com.uy

 

http://www.solomujeres.com

 

http://www.uaca.ac.cr

 

http://www.deltasociety.org

 

http://www.revistacanina.com

 

http://www.isabelsalama.com

 

http://www.enplenitud.com