La mente de Dios creó el cosmos, el universo y todo lo que existe en él, por eso es que Dios está en todas partes porque toda la creación está dentro de él y nosotros somos parte integrante del universo, somos entonces parte creativa de su creación y al igual que él podemos también crear el mundo en el que deseamos vivir. El Dios cósmico y universal en su infinita sabiduría, nos creó con una mente y con sentimientos y nos dijo: hijos míos, los doto con su mente para que puedan pensar y crear el mundo que desean vivir, solo les pido que respeten las leyes cósmicas y universales para que vivan en armonía entre ustedes y con el universo.

Primero es el pensamiento, después el sentimiento. Si piensas bien y con amor eso mismo sentirás y así construirás tu mundo lleno de belleza y felicidad, si por el contrario tus pensamientos son de dolor eso mismo tendrás: te enfermarás, odiarás, te crearás mal a ti mismo, transgrediendo así las leyes inmutables de Dios, siendo así inarmónico con el universo y con el cosmos y por lo tanto con Dios mismo. Este tema también es de importancia relevante ya que para quien desconoce como actúa la fuerza del pensamiento, no se ha dado cuenta que ha vivido manejado y manipulado por las corrientes de pensamientos que le rodean, impidiéndole ser uno mismo y obligándolo a ser lo que los demás quieren que uno sea. Vamos a partir primero de la parte física que conforma nuestra cabeza para ubicarnos en lo físico elemental y después seguiremos con la parte metafísica, donde se ubica en realidad la mente.

1. Encéfalo.- Es la parte medular del cerebro formado de sustancia gris. Constituido de neuronas que forman la periferia de todos los órganos que se encuentran en el centro del propio encéfalo, tiene grupos celulares que efectúan funciones específicas. Unas mueven al cuerpo físico por partes, otras controlan el idioma, la ciencia, etc., son verdaderos acumuladores de energía en miniatura.

2. El tálamo.- Son dos cuerpos ovoides de sustancia gris que se encuentran ubicados bajo los ventrículos del cerebro. Intervienen en la regulación de la sensibilidad y como intermediarios en la recepción y envío de mensajes que llegan del sistema nervioso y que son transmitidos a la masa encefálica.

3. Hipotálamo.- Se ubica bajo el tálamo, contiene a la hipófisis y el quiasma óptico, regula la temperatura.

4. Hipófisis.- Es una glándula de secreción interna, tiene que ver con la regulación del azúcar e insulina en la sangre y se sitúa en la zona del hipotálamo. Se le conoce con el nombre de glándula pituitaria y es denominada en metafísica como la pantalla mental; lo que nos permite ver imágenes dentro de nosotros.

5. Glándula Pineal.- Regula la voluntad, la vitalidad y la espiritualidad, estimulándola incrementamos nuestra voluntad para vencer malos hábitos y dominarlos, es como un transformador energético que al estimularla debidamente, nos contacta con la mente universal.

6. Bulbo Cefaloraquídeo.- Gobierna la ensalivación, la secreción y movimientos, tanto del estómago como del intestino, regula la actividad del corazón y el calibre de los vasos sanguíneos, también los movimientos de la lengua y de la laringe, tiene importante actividad en el sistema nervioso.

7. Médula Espinal.- Controla los movimientos de tronco y extremidades y es la línea en donde se depositan todos los canales del sistema nervioso central y los ganglios del sistema nervioso simpático, distribuyéndose a todo el cuerpo en células y ramificaciones llamadas "dendritas".

8. Cerebelo.- Regula los movimientos de la mandíbula y los laterales de los ojos.

Bien, así hemos descrito las funciones básicas de las partes del cerebro que es importante conocer, esto es aceptado por la ciencia tradicional y solo se da como un punto de partida ya que el objetivo de nuestros estudios se va a centrar en la parte metafísica de la mente y sus efectos.

DESCRIPCION DEL PROCESO MENTAL

En el trabajo energético y metabólico del citoplasma de las neuronas del cerebro, se liberan partículas de energía llamadas "alfs", que rápidamente se convierten en "analfas", funcionan como materia prima virgen para que la primera fase del proceso mental se lleve a efecto.

Grabación.- Se producen las analfas por las impresiones recibidas por nuestros cinco sentidos, ya sea en forma consciente o inconsciente. Debemos aprender a gobernar nuestro proceso de grabación, evitando meter en nuestra mente información indeseable que nos distrae y satura produciendo cansancio y pesadez e incluso dolores de cabeza. Evitemos entonces el dormirnos con la televisión o el radio prendidos, también evitemos leer cuando la televisión o el radio están puestos, ya que en ambos casos la grabación se va produciendo a través de nuestra mente inconsciente, llenándose de información y de basura, que después afecta nuestra concentración y visualización.

Comparación.- Es la segunda fase del proceso mental cuando se compara la información recibida con el patrón conductual del individuo, el cual ha venido acumulando durante toda su vida un sinnúmero de experiencias que le han permitido formar su muy particular modo de actuar y de conducirse, es decir, su propia verdad por ejemplo, hay personas que nacieron en un ambiente corrupto, en donde sus padres, familiares y amigos veían la delincuencia como un modo natural de vida, ésta actitud y ambiente va fijando patrones conductuales particulares en la mente del individuo que se van haciendo durante toda nuestra existencia, con bases equivocadas la mayoría de las veces y que es necesario transmutar en esta encarnación como mas adelante se explicará en detalle.

Al entrar información por nuestros sentidos físicos se compara automáticamente con el patrón conductual, de dicha comparación se rechazará o se aceptará; si se rechaza se envía al subconsciente y de aceptarse pasa a la siguiente fase del proceso mental.

Archivo.- Esta última fase del proceso mental es la culminación del mismo, se guarda la información en forma ordenada, como si fuera una gran biblioteca, por temas, teniendo fácil acceso a la información.

La manifestación del pensamiento se mide por la inteligencia y esta es la rapidez de respuesta que tiene un individuo ante un cuestionamiento o problema, así como la propia exactitud de la respuesta.

El razonamiento por otro lado puede entenderse como la facilidad de evocación ordenada del archivo, para dar solución a un problema determinado.

En el proceso del pensamiento es importante puntualizar que la grabación se realiza eficientemente en función de que la luz lumínica de las células de los plexos coloideos del encéfalo se produzcan óptimamente, de otro modo si no hay suficiente luz en la grabación esta va a producirse en forma deficiente, obscura como si fuese una película velada de una cámara, por lo tanto, cuando se quiere evocar el recuerdo de este, estará velado y no podrá ser recordado. Para que exista luz en la grabación se requiere de la atención y concentración del evento que se nos transmite del exterior, nos hemos referido solamente a la parte del proceso mental receptivo, falta referirnos a la contraparte o sea el pensamiento que nace de nosotros, de nuestra propia creación, para ello será indispensable conocer como actúa la ley universal del pensamiento en cada uno de los seres humanos.

El pensamiento es algo subjetivo y metafísico que no puede verse, ni escucharse, ni olerse, ni tocarse, tampoco gustarse, por lo tanto, no lo podemos medir con nuestros cinco sentidos, sin embargo sabemos que existe porque sentimos su fuerza y su poder, pero normalmente no sabemos como utilizarlo, si no que inconscientemente generamos pensamientos sin ton ni son, que nos están afectando e influyendo en nuestra vida.

Los Pensamientos son una energía que tienen forma y color, se conforman de materia etérica, de tal suerte que cada vez que emitimos un pensamiento se forma una figura en nuestra mente hecha del éter, tan perfecta o imperfecta como fuera nuestra imagen mental, esta forma mental tiene vida autónoma y vivirá en tanto nosotros no le quitemos la fuerza que le da nuestra atención y concentración, entre mas la recordemos, la hacemos crecer mas y le damos mayores posibilidades de vida y para bien o para mal nos afectara hasta la muerte misma del cuerpo físico.

Pongamos algunos ejemplos para ver esto mas claro; supongamos que una persona nos ha ofendido seriamente y nuestra mente genera pensamiento de rencor y de odio para esa persona, permitimos que estos crezcan pensando como nos vamos a desquitar de ella, así lanzamos al espacio etérico la forma de pensamiento negativo que va atrayendo por similitud a todos aquellos pensamientos de igual polaridad que han emitido otras mentes, y viaja en círculo como un gran bumeráng destinado a regresar finalmente a su creador, solo que esta vez ha crecido en fuerza y tamaño, y cuando menos lo espera el emisor original, lo recibe en el subconsciente y le hace recordar con mayor odio y fuerza, haciéndolo sufrir y generando mayor fuerza negativa para volver así a iniciar nuevamente el mismo círculo en consecutivas e incontables veces.

Se debe entonces evitar el emitir ese tipo de pensamientos y desde luego no concentrarnos en ellos, así desaparecerán con rapidez al no ponerles mayor atención, terminando por olvidarlos, diluyéndose así la energía totalmente. Para ser más claros, pensemos que cada vez que nosotros emitimos un pensamiento negativo; se forma fuera de nosotros una esfera de energía de color negro, que sale y empieza a viajar por el espacio, a su paso va absorbiendo otras energías de color negro, se va a unir con ellas y, esa esfera negra, de haber sido muy pequeña regresa al emisor de un tamaño mucho mayor. Al penetrar al inconsciente, hace que el individuo sin tener control de esto recuerde nuevamente ese problema, haciéndolo sufrir y reviviendo en él los sentimientos negativos en forma mas acentuada que cuando se genera el evento; por el contrario, si tu formas pensamientos positivos de ayuda y de amor desinteresados a tus seres queridos y semejantes, tales como buenos deseos estos te regresaron multiplicados.

Aquí podríamos dar un ejemplo para mejor comprensión: cada vez que tu emites un pensamiento positivo, se genera una esfera blanca en el éter, esta esfera blanca va a recorrer también una distancia determinada en forma de círculo que ira alimentándose con esferas blancas emitidas por otros semejantes de tal manera que en un punto determinado va a regresar a ti, pero habiendo incrementado su tamaño, al entrar a tu subconsciente te hace sentir muy bien y conscientemente no sabes porque, es una alimentación subconsciente positiva que eleva tu vibración energética. Las esferas blancas anulan a las esferas negras que pudieras tener en tu subconsciente produciéndose así un equilibrio entre el bien y el mal dentro de ti, si te dominan los pensamientos positivos, tu siempre mantendrás un nivel de estabilidad mental y emocional positivo sintiéndote normalmente muy bien, si por el contrario la negatividad de tu pensamiento te domina, entonces te mantendrás normalmente con una baja frecuencia de vibración energética, es decir, bajaran tus defensas y te sentirás deprimido, triste, y acabarás por enfermarte.

Aquí se confirma el dicho de que cada quien es el arquitecto de su propio destino, que nadie tiene la culpa de lo que le pasa a otro, uno mismo con su pensamiento califica y crea al mundo en que desea vivir, en felicidad o infelicidad, en amor o en odio, en armonía o en conflicto, el sentimiento va siguiendo al pensamiento, si pienso mal, me siento mal; si me siento bien es que estoy pensando bien, lo semejante atrae a lo semejante.

El poder del pensamiento entonces es muy potente y capaz de influir las vidas de los demás en forma positiva o negativa. Si nos acostumbramos a mantener siempre pensamientos positivos, la vida nos será muy agradable, para reforzarlo debemos programar nuestra mente en forma positiva todos los días, eliminando para siempre el pensamiento negativo.

Para apoyarnos en la emisión de pensamientos positivos podemos utilizar uno de nuestros mejores aliados, la imaginación creativa, que es la fuerza concentrada de pensamientos con imágenes mentales positivas, lo mas claras posibles.

Como ya dijimos, todo pensamiento tiene imágenes que vemos en nuestra pantalla mental, si cerramos los ojos y pensamos en alguna persona u objetivo, lo vamos a visualizar con mayor o menor claridad dependiendo de nuestra fuerza de concentración y de nuestra energía mental.

Como todas las cosas en la vida, se requiere de hacer un esfuerzo, en este caso de concentración en una imagen mental, debemos insistir repetidas veces hasta que logremos visualizarla claramente, a fin de sensibilizar nuestro sentido de percepción interno y además lograr mejores resultados en nuestras programaciones mentales positivas, por ejemplo: es común encontrar personas que tienen un pobre concepto de sí mismas y que se repiten a diario que siempre les va mal, que no pueden conseguir un buen empleo, que se sienten comúnmente indispuestas, etc., y así van pasando la vida, en constante infelicidad y sufrimiento sin darse cuenta que ellos mismos están causando este estado. Todo esto les sucede porque la fuerza del pensamiento esta trabajando en forma subconsciente en su contra, es decir, están emitiendo imágenes etéricas de sí mismos en total desarmonía y estas se van haciendo realidad en la materia atrayendo hacia ese individuo enfermedades y calamidades y lo que se conoce como la mala suerte.

Para empezar el cambio positivo que queremos experimentar en nosotros debemos empezar por pensar positivamente hacia nosotros, aceptarnos y amarnos programando todo pensamiento de bien para nosotros y nuestros semejantes, al despertar en la mañana debemos sonreír y dar gracias de que tenemos vida para manifestarla positivamente, felices, y de que todo nos sale bien. Para ello debemos formar una imagen ideal de nosotros mismos como queremos estar, desde el punto de vista físico, mental y espiritual, esa imagen que iremos formando cada vez con mayor exactitud, será el molde de energía positiva que proyectará nuestra materia, haciendo posible el alcanzar este ideal que diariamente estamos alimentando con positivismo, armonía y felicidad.

Debemos estar conscientes de que el cambio no se puede realizar de un día para otro, tardaremos un tiempo natural para vencer nuestro negativismo acostumbrado, sustituyéndolo por el positivismo que deseamos manejar de aquí en adelante; el cambiar no es fácil, pero si perseveramos valdrá la pena el esfuerzo realizado.

Una vez que hemos esbozado como actúa metafísicamente la fuerza del pensamiento en nuestro mundo y en el mundo de los demás, entonces podremos dar la información que tenemos de las mentes energéticas que nos sirven para manifestar el pensamiento y la fuerza mental de la que hemos hablado.

Las mentes en el humano son la consciente, la subconsciente y la subliminal, estas son esferas electroplasmáticas formadas por sus películas externas electrónicas internamente diánicas que determinan los fluidos energéticos o niveles de la mente llamados beta, alfa, theta y delta.

Las mentes se conforman esféricas por la unión de ocho quantas que a su vez se unen con retenes energéticos formando un quanta cúbico; los quantas cúbicos a su vez se unen en siete para conformar la forma hepto cúbica plasmática. La unión de formas hepto cúbicas plasmáticas dan origen a las mentes o esferas mentales, es decir, una esfera es la mente consciente, otra esfera es la mente subconsciente y una tercera y última esfera es la mente subliminal. Las mentes, por lo tanto, son formas hepto cúbicas plasmáticas agrupadas entre si que tienen en su parte externa estructura físico plasmática en cuyo interior se alojan los analfas pensantes.

Los niveles de vibración de la mente consciente y subliminal establecen diferentes niveles de vibración, o sea, fluidos energéticos distintos que existen en cada una de ellas. Al estar las mentes conformadas de energía no pueden ser detectadas por los sentidos físicos, ni tampoco por ningún aparato conocido hasta la fecha, ya que requeriría de una sensible percepción para captar otra de las bandas de vida existentes en nuestro universo, mucho mas sutil que la materia física, por lo tanto, no debemos confundir lo que es el cerebro físico o el encéfalo con lo que son las mentes, ya que el cerebro es físico y las mentes son energéticas.

HABLEMOS EN DETALLE DE LAS MENTES

Iniciamos con la Mente Consciente.- Esta es la que se utiliza todos los días, cuando estamos despiertos y alertas. En ella se localizan cuatro niveles diferentes de vibración cerebral, estos niveles se han detectado por pruebas de laboratorio a las que se han sometido diferentes personas utilizando para ello aparatos muy sensibles denominados "frecuencímetros", miden las vibraciones cerebrales en ondas hertz su unidad de medida es el mega o kilociclo.

Aquí la ciencia ha logrado percibir efectos de la existencia de la mente pero normalmente lo están atribuyendo al encéfalo y no a la esfera mental correspondiente.

El primer nivel de la mente consciente es el beta con una vibración promedio de trece megaciclos por segundo, pudiendo ser mucho mayor; este es el nivel mental de alerta, pasamos gran parte del tiempo en él, es el nivel de vigilia en el que estudiamos, trabajamos, nos divertimos, etc.

El siguiente nivel, el nivel alfa, tiene una vibración promedio de diez megaciclos por segundo, lo que origina que el nivel mental sea mas profundo y se conoce como nivel de meditación o de relajamiento. Vale la pena señalar que hay diferentes niveles de profundidad en el alfa, ya que encontramos un alfa superficial, uno medio y uno profundo. Este nivel mental es ideal para relajarnos logrando nuestras programaciones mentales positivas, incluyendo a nuestro subconsciente para el buen logro de las metas trazadas. Es un nivel que debemos aprender a manejar en forma consciente, nos ayuda incluso a concentrarnos en aprender mucho mas en una sola cosa, evitar las distracciones y por ende la pérdida de tiempo.

El tercer nivel mental de la mente consciente se le conoce como theta el cual mantiene una vibración cerebral de siete megaciclos por segundo, este es el nivel conocido como del sueño. Dentro de la mente consciente se cae en la inconsciencia y usualmente no recordamos nuestros sueños; es decir, el nivel theta nos proyecta una serie de imágenes oníricas, a veces son revelaciones de vidas pasados o de situaciones que pueden sucedernos en el futuro o simplemente visualizaciones de otros lugares distantes al que físicamente nos encontramos.

También existen imágenes que provienen del subconsciente que son sueños sin pies ni cabeza. Más adelante nos ocuparemos específicamente de este nivel, para conocer mas de él.

Finalmente el cuarto nivel de la mente consciente le denominamos delta, que tiene una vibración cerebral de cuatro megaciclos por segundo en promedio, a este nivel mental se le conoce como "de iluminación", si se logra manejar conscientemente se dice que uno puede estar en contacto con la propia fuente y origen de Dios.

Resumiendo, podemos afirmar que es la mente consciente la que manejamos con frecuencia y facilidad en los niveles beta y theta. El alfa consciente debemos aprender a manejarlo con maestría, al igual que el nivel delta, que puede ser manejado en niveles superiores de conciencia.

Ahora hablaremos de la Mente Subconsciente.- No mantiene niveles diferentes como la consciente o la subliminal, es una fuerza mental que actúa para bien o para mal, depende de como la usemos, esta mente no razona a diferencia de la consciente, simplemente actúa y guarda todos los recuerdos y grabaciones hechos en nuestras vidas en forma de energía.

Supongamos que hemos quedado muy impresionados de que fuimos testigos de algún acto delictivo; esta impresión se grabo fuertemente en nuestro subconsciente con una carga energética emocional inconsciente y está viva en nuestra mente, se archiva en ella y cuando menos lo esperamos, esta energía aparece nuevamente en nuestra consciencia haciéndonos sufrir nuevamente lo ya vivido, si fijamos la atención en ella la ayudamos a crecer ya que es una energía viva y si desviamos la atención de ella la vamos debilitando hasta que finalmente desaparece, y después ya no la recordaremos.

Existe una gran fuerza en esta mente que tenemos a nuestra disposición para manejarla en nuestro beneficio, podemos programarla con firmeza y decisión, le podemos ordenar los comandos que deseamos realice, por ejemplo, toda programación mental debe funcionar comunicándonos desde nuestro nivel mental alfa consciente con nuestra mente subconsciente que es la que automáticamente controla todo nuestro cuerpo físico y esta programada desde que nacemos para hacer su trabajo, pero acepta las órdenes que como decreto le demos en general al nivel alfa consciente, liberando la energía necesaria para ayudarnos a lograr nuestra meta. Automáticamente va grabando energías en forma subconsciente, es decir, que no hemos puesto conscientemente en ella. Por ello es conveniente que frecuentemente limpiemos esta mente de energía negativas; lo primero que debemos hacer cada vez que venga a nuestra mente o aparezca un pensamiento negativo o en su caso un recuerdo de un hecho negativo, no concentrarnos en él, sino por el contrario, pensemos de inmediato en algo positivo, con esta acción simple, le quitaremos fuerza a esos recuerdos y grabaciones negativas y con ello iremos limpiando nuestra mente subconsciente de toda esa energía negativa o basura que inconscientemente hemos adquirido a través de nuestra vida.

Ahora hablaremos de la Mente Subliminal.- Al igual que la consciente tiene cuatro niveles diferentes de vibración, el nivel beta de esta mente se conecta automáticamente cuando el individuo actúa como médium de otra entidad que se comunica de otro plano de vida.

El segundo nivel es el alfa y se conecta en los estados de hipnosis y auto hipnosis profunda, es en ese estado mental cuando un individuo es capaz de obedecer la inducción hecha por un tercero o en su caso por ella misma, si esta se realiza con técnica y profundidad para desarrollar actos que en condiciones normales parecerían increíbles.

Se han hecho innumerables demostraciones a este respecto en donde diversos mentalistas han demostrado que pueden hacer que muchas personas obedezcan acciones fuera de su voluntad consciente o personas que por sí mismas logran soportar fácilmente el dolor desconectando su consciente y por lo tanto, la sensibilidad de su cuerpo físico, como si estuvieran dormidos o anestesiados, es el caso de muchos fakires que lo hacen con facilidad, claro que esto no es sencillo, se requiere de trabajo, disciplina y dedicación para poder manejar con maestría este nivel mental en beneficio de nuestros semejantes y de nosotros mismos.

El tercer nivel de esta mente se denomina theta, y se conecta automáticamente cuando somos anestesiados o estamos influidos por alguna droga y por la acción de la misma se desconecta la mente consciente, entrando en su lugar este nivel de mente subliminal.

Finalmente el cuarto nivel llamado delta, al igual que el de la mente consciente se conecta solo en caso de estar en nivel muy profundo en contacto con la presencia del Dios universal (ver lámina al inicio, denominada diagrama de las mentes en el humano). Como puede apreciarse en la lámina al inicio del texto las tres esferas mentales se entrelazan y es cuando la mente consciente puede ser dominada sin darse cuenta por las energías subconscientes o en su caso podemos programar al subconsciente con la fuerza de nuestra voluntad consciente. Es necesario entonces aprender a programar y manejar a tu subconsciente, ordenándole para que te obedezca y trabaje en tu beneficio.


PENSAMIENTO POSITIVO Y NEGATIVO

La mente del ser humano refleja en su pensamiento actitudes positivas o negativas, según se puede apreciar en los siguientes enunciados:

Pensamientos positivos como amor, honestidad, humildad, vitalidad, ayuda a los demás, etc., y pensamientos negativos como odio, deshonestidad, soberbia, enfermedad, egoísmo, envidia, temores, etc.

Como ya dijimos, el poder del pensamiento es muy potente y es capaz de influir en nuestras vidas y en la de los demás, positiva o negativamente. Los pensamientos tienen forma, color y energía físico magnética, por tanto, si los controlas podremos aprovechar su gran potencial para nuestro beneficio y prosperidad.

Si nos acostumbramos con disciplina y dedicación a mantener siempre pensamientos positivos en todo momento, la vida nos será muy agradable y la programación mental positiva que hagamos diariamente, se convertirá en realidad. Si por el contrario somos pesimistas, caemos en estado de desequilibrio constante: nos enojamos, nos sentimos enfermos y angustiados lógicamente estamos vibrando a una baja frecuencia y atraemos hacia nosotros esas influencias negativas que sumadas a las propias nos harán sufrir y enfermarnos más.

La ley de la atracción funciona sin duda atrayendo energías iguales a las que generamos, es decir, a pensamientos positivos buenas ideas y energías, de pensamientos negativos se atraen ideas malas y pésimas energías. Ejemplo de lo anterior, podemos verlo todos los días; recuerdo que en los años sesentas en los E.U. se hizo una publicidad muy intensa en contra de las drogas como una de las campañas mas importantes para erradicarlas, el resultado que se obtuvo fue contrario al esperado ya que la drogadicción se incrementó; ¿qué fue lo que sucedió entonces?, se generaron pensamientos negativos de droga en la que se advertía que era nociva, la mente empieza a trabajar por si sola y genera pensamientos negativos colectivos que afectan a un grupo mayor o menor según sea el alcance de la difusión, o sea, el pensamiento a nivel humano tiende a caer en lo negativo y cuando se le prohibe o se le advierte de algún peligro, le encanta explorarlo y experimentarlo por sí mismo, aunque sea ese el precio de su propia destrucción.

Tenemos otros ejemplos similares como fue el relativo al cigarro, o a la deshonestidad en México, o en otros países, en donde se habla de estos fenómenos frecuentemente y por todos los medios que estén al alcance: radio, televisión, periódico, revistas y en nuestro país fue por ejemplo tan difundida la deshonestidad que esta en la mente de todos los mexicanos, eso implica que aquel mexicano que siempre se había conducido con honestidad, cuando escucha que la deshonestidad esta en todos, empieza a aceptar la idea como un mal colectivo y cuando tiene la oportunidad de ser deshonesto tiene mayores posibilidades de caer y de aceptarlo como un mal necesario. Así sucede también con el cigarro.

Recuerden ustedes que todos los anuncios de la televisión donde aparecen las mujeres mas bellas, en los lugares mas hermosos, en playas, con autos deportivos, precisamente utilizados para anunciar las cosas mas aberrantes y dañinas para el ser humano, el alcohol y el cigarro, programa subliminalmente las mentes de todos aquellos que ingieren bebidas alcohólicas o que fuman, haciéndolos sentirse realizados e importantes.

La mente subconsciente capta que para ser importante y estar acompañados con una bella mujer o en el caso del sexo opuesto con un hombre varonil y además acudir a lugares de recreo en vehículos deportivos, uno debe de fumar o tomar alcohol. Como la mente subconsciente no razona, toma como un decreto fiel el mensaje recibido y empieza a trabajar en la mente del humano llevándolo hacia el vicio y la autodestrucción de sí mismo.

Es recomendable que para protegernos de este tipo de mensajes que se escuchan todos los días construyamos una barrera mental de energía para que no afecte a nuestro subconsciente y evitemos que se nos programe, ya que de no hacerlo, tarde o temprano el deseo de fumar o beber estará presente en la persona que ha recibido órdenes en el subconsciente durante mucho tiempo.

Nuestra mente es como un imán, los pensamiento son energía y por lo tanto tienen una vibración determinada. En la medida que esta vibración sea alta y de beneficio colectivo, atraerá para sí energías similares y por el contrario si nuestra vibración es baja seremos mas fácilmente afectados por ese tipo de publicidad ya comentada.

La única defensa contra esas corrientes negativas de pensamiento es destruirlos en su raíz, sustituyéndolos por pensamientos positivos para así cambiar nuestra polaridad al pensamiento positivo y por ende al equilibrio.