PAREJA Y ENEAGRAMA

En estos tiempos en los que vivimos, en estos momentos históricos de la humanidad y para los que viven en sociedades occidentales sobre todo, un movimiento hacia la apertura de la consciencia y por tanto hacia al sabiduría y la ruptura de los sistemas de creencias ya obsoletos que a lo largo de generaciones se han ido manteniendo, está ocurriendo.

Varias son las causas que llevan a estas consecuencias evolutivas de cientos de miles de seres humanos. En otras está La Pareja y las consecuencias que dicha evolución conlleva en el establecimiento de vínculos afectivos que sin consciencia acaban en divorcio cuando no en tragedia y siempre con grandes dosis de sufrimiento. El ser humano de las sociedades llamadas occidentales está comenzando a necesitar referencias nuevas y andar a través de otros caminos diferentes a los introyectados en su infancia y adolescencia por sus padres y maestros.

Entre las causas de crisis vitales importantes que se producen a lo largo de la vida de un ser humano, los problemas afectivos, sentimentales o emocionales y que están relacionados con La Pareja ocupan un lugar fundamental. Para el ser humano el Amor es algo sin lo cual no puede vivir, no vive feliz o sin lo cual sufre. La Pareja es uno de los "escenarios" más idóneo de aprendizaje sobre las actitudes, creencias y cambios en la manera de comunicarnos con nuestra pareja, que nos lleven a su encuentro y así poder generalizarlo a otros aspectos o circunstancias de nuestra vida también. Emprender el camino de la búsqueda del amor que nos produzca felicidad es algo que es posible y pensamos que necesario.

Herramientas de autoconocimiento flexibles y que nos den una visión esperanzadora sobre nosotros mismos y sobre los demás, son indispensables en el proceso de cambio. La autoobservación y aceptación son dos actitudes necesarias para el mismo, así como una ruptura de los mecanismos defensivos inútiles y obsoletos, que ya no cumplen su función. El más de lo mismo funcionará solo gracias al libre albedrío, todo el tiempo que decidamos, puesto que somos dueños de nuestras decisiones, y sólo dependerá de cada uno, seguir un proceso de cambio.

Una de tales herramientas es el llamado Eneagrama, respresentado por una estrella de Nueve puntas, que, como todas las "mandalas" tiene efectos terapéuticos por sí mismos al contemplarla. Antiguamente estaba nombrada como una herramienta para la "confianza mutua", es decir, un estudio de virtudes humanas, a través de la cual se asignaba funciones a las personas para colaborar en las sociedades de entonces. Hoy en día se usa como una herramienta de autoconocimiento, en el que se demuestra que por cada virtud esencial hay una pasión que conviene ir desenmascarando, para que aflore la virtud escondida. Muchos años de oscuridad le ha hecho al ser humano perder el contacto con su verdadera naturaleza. Es momento para recuperar la memoria perdida, y recuperar por tanto también una de las virtudes más excelsas y solo propia del hombre, la compasión o lo que es lo mismo, comprender la pasión con ternura, dar comprensión tanto a uno mismo como a los demás y llevarles a su virtud esencial, para formar parejas trascendentes vs parejas tormentosas y por tanto obsoletas.

En la figura de arriba vemos la estrella y las Nueve formas de amar en Pareja, según cada una de las pasiones propias de cada eneatipo. En el próximo artículo explicaremos las Nueve pasiones humanas, los mecanismos defensivos propios de cada uno, así como las trampas en caen principalmente cada uno y, por supuesto, lo que hay detrás: las nueve virtudes escondidas tras esos nueve tipos de máscaras.

Aplicado a todas las situaciones de la vida es especialmente útil para el tema que nos lleva ahora: La Pareja. Si ambos miembros comprenden al otro desde su corazón, es decir, desde su virtud, podrán establecerse nuevas dinámicas de confianza mutua. Al haber comprensión puede haber también comunicación y por tanto amor puro, no tan sentimental, que formará lazos indisolubles entre las personas que han decidido hacerse mutua compañía y estar juntos en la vida, como Pareja.

Muchas personas, que conducidos ya por el camino de la sabiduría y la necesidad de una cierta trascendencia, son capaces después de haber salido ellos mismos de la necesidad de seguir sufriendo y habiendo tropezado por todas las trampas de las pasiones, son capaces de ir trasmitiendo mensajes diferentes sobre la necesidad de un conocimiento de sí mismos y por tanto de los demás, como único camino para poder llevarse bien y establecer vínculos trascendentes y no infantiles en el amor de pareja.

Isabel Salama

Psicóloga Clínica

Especialista en Psicoterapia de Pareja