1. ¿Es útil una mascota en el desarrollo y educación del niño?
 Se demuestra que es muy útil en el desarrollo y educación del niño, una
 mascota. Lo primero que es útil es la elección de dicha mascota, para
 fomentar la responsabilidad que a partir de un momento dado, en cuanto dicha
 mascota llegue al hogar, en cuanto a los cuidados, el grado de atención que
 hay que darle, su alimentación, su higiene, su salud, cuestiones en el que
 sería muy interesante que el niño estuviera involucrado. También el estudio
 de su etología, cómo se comporta, cómo se comunica, cómo se reproduce y cómo
 actuaría en la Naturaleza salvaje. Todas estas cuestiones son esencialmente
 educativas. También el sentido de la responsabilidad, el respeto por
 criaturas vivas y el apreciar los momentos de comunicación con dicha mascota
 para establecer en el niño canales no sólo verbales de comunicación.
 Apreciar su belleza y tratarla con la debida delicadeza. Nacimiento, vida,
 muerte y duelo están también involucrados, como aprendizajes vitales en
 dicha interacción, como procesos de vida normales que se pueden llegar a
 introyectar en el niño de una manera saludable. Que los niños hoy día y
 siempre estén presentes en el cuidado y observación de animales vivos, y que
 se les hable sobre respeto a todas las formas de vida, me parece muy
 importante en estos momentos de fragilidad planetaria en que vivimos, en que
 existe la desaparición de especies y en los cuales se está produciendo una
 agresión hacia la Naturaleza y una expansión del ser humano que no respeta
 las formas de vida salvaje de los animales en su hábitat.
 
 2. ¿Cuál es la edad del niño más indicada para comprársela?
 Yo creo que no es tanto cuestión de edad, sino de que existan un espacio
 razonable para la vida de una mascota en una familia. Se observan
 interacciones muy saludables  de niños nacidos cuando ya hay una mascota y
 que se crían juntos o la mascota presencia su crianza y forma parte de su
 educación. En caso de que esté ya el niño cuando se vaya a introducir una
 mascota, es ideal que el niño tenga capacidad de comprensión de los aspectos
 que hablábamos en el punto anterior, pero desde mi punto de vista que los
 niños convivan con animales, sea la edad que sea, cuando hay un ambiente de
 respeto y saludable en general, es profundamente educativo y se pueden
 producir grandes momentos de alivio, de interacción, de compañía, de afecto,
 de comunicación y de unión, que luego dará como resultado una educación y
 una estabilidad psíquica mucho más adaptativa en el futuro del niño.

 3. En qué pueden influir en los niños

     - a nivel cognitivo: aprendizaje de la etología y de otras maneras de
 procesar la información que ampliará miras y hará que se optimice el
 aprendizaje de su lenguaje y comprensión, así como la sabiduría de saber que
 no sólo existe el lenguaje verbal para la comunicación.
     - a nivel emocional: establecimiento de un vínculo afectivo
 incondicional y basado en la aceptación del otro, que proporcionan las
 mascotas saludables que reciben los cuidados y socialización apropiadas.
 Esto impactará en el futuro psicológico-emocional del niño en su presente y
 futuro
     - a nivel social: las mascotas pueden ser catalizadoras de otras
 relaciones, en tanto en cuanto se comparte con otras personas conversaciones
 sobre ellas, paseos con ellas y observación y juegos conjuntos con ellas.
 Los niños que tienen mascotas se comprueba que se relacionara mejor con el
 entorno.

 4. ¿Cuál es la mascota más adecuada, más enriquecedora para el niño?
 La mascota ideal para los niños es aquella que esté en un medio familiar
 idóneo para su crianza, educación y vida en común con la familia. Puede ser
 desde un pequeño roedor, hasta un perro o gato. Depende de si hay espacio
 vital suficiente y espacio personal para una idónea ocupación de la mascota.
 los perros siempre son aconsejables, son perfectos compañeros, muy afectivos
 y de los que hay que ocuparse activamente. Si existe este espacio en la vida
 de una familia, yo comenzaría por el perro. El gato también es una mascota
 que puede proporcionar calma, serenidad, belleza y aproximaciones afectivas
 muy saludables y de los que no hace falta ocuparse tan intensamente como de
 un perro. Y las mascotas roedores proporcionan aspectos muy educativos,
 viven menos, se reproducen rápido y se puede tener también con algunas
 razas aproximaciones afectivas que procuran compañía, comunicación y
 juegos. Enriquecedora es toda aquella mascota sana y bien cuidada y
 socializada que procure otras maneras de aproximación y comunicación
 diferentes a las que tenemos entre seres humanos.