Dolor autoinfringido, provocado por un sentimiento penoso de inseguridad y de inferioridad, de soledad y de traición y que puede convertirse en una emoción de rabia muy intensa, tanto es así que puede provocar actuaciones en las cuales las habilidades sociales pueden entorpecerse al máximo incluso pueden llegar a ser violentas. Es un sentimiento de minusvaloración personal, desprecio de la esencia de uno mismo proyectado en el desprecio de otra persona con respecto a uno mismo.

Tiene que ver con la defensa del territorio y al ser éste un instinto primario, animal, esencialmente visceral y que se produce en todos los animales, la salida puede ser asimismo puramente instintiva, si no se resuelve de una manera racional y a través del diálogo. Cuando hablamos de territorialidad no solo hablamos de territorialidad física sino afectiva, y en los humanos ésta puede ser más descompensatoria que la pérdida de territorio físico incluso.

 

Los celos puede ser no solo ser celos pasionales de amor, sino también de atención, también de territorio físico cuando le quitan algo a alguien para darselo a otro, despacho por ejemplo), pero los más característicos y los que ocupan el tema de hoy son los sentimentales.

A todos los humanos nos pueden atacar sentimientos de celos, la salida siempre es el diálogo, es decir comunicar estos sentimientos, de esta manera se produce una cataris, es decir, un alivio inmediato de los síntomas que siempre será una salida más satisfactoria que cualquier otra.

 

Los celos se aprenden en la infancia, cuando no se han presenciado regularmente situaciones de generosidad en la atención y en el amor que se tienen por los demás y en concreto para con uno mismo… (complejo de Edipo, Electra, nacimiento de hermanitos..)

Los celos no son sentimientos aprendidos, pero se activan en la infancia y la persona que ha aprendido a tener celos durante la infancia ser el día de mañana podrá ser atacado más fácilmente por este penoso sentimiento.

Sentimientos de triangulación de las relaciones afectivas. Se producen durante la infancia (complejo de Edipo y Electra y nacimiento de nuevos hermanitos).

Las relaciones entre tres personas sueles ser más difíciles que en cualquier otra dinámica, generalmente mucha madurez tiene que haber en el ambiente para que entre dos de los miembros no se produzca un problema que generalmente tiene que ver con celos sobre la atención de la otra persona (el tercero) hacia uno.

 

 

El tipo de personalidad que tenga la persona tendra que ver mucho con cómo reaccione, si es tipo de personalidad que bajo presión funcione de una manera visceral habra riesgo de "el paso al acto" (acting out) y al ser una emoción penosa o negativa habrá mucho más riesgo de que se produzca una situación violenta. Si es una persona que bajo presión actúe de una forma emocional, habrá riesgo de depresión o tristeza con el consecuente entorpecimiento de su conducta tanto en la interacción con su pareja como social.. si es una persona que bajo presión actúe de manera intelectual, el pronóstico es mejor ya que evaluara bien la situación y le dará proyección de futuro, tiene mucho que ver con la inteligencia emocional de la que tanto hablan los psicológos hoy día. El sujeto más intelectual y que controle mejor sus emociones y sus impulsos probablemente estará mejor dispuesto a darle salida a su emoción con el diálogo. Pero también sabiéndolo se puede aprender a reaccionar de una manera más tranquila y con COMUNICACIÓN.

COMUNICANDO LAS EMOCIONES QUE SE SIENTEN EN CADA MOMENTO CON LA PERSONA ADECUADA SE PRODUCE AUTOMATICAMENTE UN ALIVIO DE SINTOMAS Y POR TANTO SE LE DARA MEJOR SOLUCION AL PROBLEMA. QUE DEJARA DE SER IRRACIONAL Y PASARA A SER EL TEMA DE UNA CONVERSACION INTERESANTE ENTRE DOS E INCLUSO TRES PERSONAS.

 

 

Los celos pueden conducir a la violencia si la persona se rige bajo presión por impulsos viscerales.

¿Cómo resolver el problema de los celos? Solo hay una única manera: el dialogo, es decir, hablando sinceramente sobre lo que uno siente en cada momento con la persona a través de la cual se sienten celos. Es muy importante hablar sobre los sentimientos negativos, al hablarlos se produce otro sentimientos de comprensión y casi de catarsis entre dos personas que tengan ese problema

Delirio de celos, delirio caracterizado por el predominio de una convicción delirante de ser engañado por el cónyuge o el compañero, frecuentemente sin fundamento real.