El eneagrama es una herramienta psicoespiritual... Personalmente, lo siento mucho si ofendo a alguien, no creo en mejores seres humanos vía readaptación al mundo que su Ser Real está pidiendo a gritos reconsiderar, o llano y simple alivio psicológico, que es lo mejor que puede brindar la psicología no trascendental. Y menos creo en gente "espiritual" pero aún neurótica.

Semánticamente, es necesario que nos pongamos de acuerdo en que la necesarísima, la indispensable PERSONALIDAD... no es el ego que para mí es el mismo y único diablo que existe. Que antes del trabajito TODA LA PERSONALIDAD esté al servicio de él, es otra cosa.

La personalidad santificada, sanada, redimida, perfeccionada, pulida, etc., la gran obra de arte que está llamado a hacer todo hombre, según los guardianes de la sabiduría del eneagrama, los sufis, está cargada de virtudes... Se convierte en la gran herramienta del Ser Real.... Los enumero adicionando entre paréntesis donde creo necesite ampliación...

8: El Héroe Magnánimo (El mejor líder del mundo),

9: Dueño de sí mismo,

1: El Realista Sabio,

2: El Altruísta Desinteresado,

3: La persona Auténtica,

4: El Creador Inspirado,

5: El Visionario Pionero,

6: El Autoafirmativo (la autoridad que concede la Fe Pura),

7: El Apreciador Extático (quien se basta a sí mismo para vivir en la nube de la felicidad) ...

¿Cómo se sintieron? Con esto alguien podría auto-identificarse correctamente si anda perdido. Son Personalidades y es fácimente comprensible que el ego como suma de un error cognitivo y una deficiencia óntica, o sea un pendejo, no tiene nada de estas bellezas...

La más pura teoría del Eneagrama sostiene que

La Virtud genuina del SER -del 8 al 7:

8Compasión,

9 Amor activo,

1Serenidad,

2 Humildad,

3Verdad,

4 Ecuanimidad,

5Generosidad,

6Valentía y

7 Moderación

No se autopercibe porque o está ella o está el ego que es el ducho para la auto-evaluación engañosa y/o, para la desenergetizante actitud del auto-escarnio. Gracias a Dios ya pasaron los tiempos del cilicio (para los jóvenes: una faja de de cerdas (pelo de jabalí) o de cadenillas de hierro con puntas, ceñida al cuerpo contra la carne, que para mortificación auto-impuesta usaban personas neuróticas además de ignorantes, convencidas de su efecto "purificante").

Claudio Naranjo en alguna parte dice que a la virtud le llamaban arete los griegos... Pues sí viene siendo como los aretes o zarcillos en el lóbulo de las orejas: no los ve quien los lleva sino los otros. Pero igual que con ellos, y con los errores ajenos, también puede verse la virtud en el espejo:

"Solo puedo ver la virtud del otro cuando esa virtud está en mí, si no, ¿con qué referencia la detecto?"

Ahora, si la virtud es el regalo que traigo a esta experiencia de vida para los demás, el Eneagrama también nos revela el REGALO PROPIO, en el más profundo de todos los eneagramas, el eneagrama de las Ideas Santas:

Ocho: Santa Verdad;

Nueve: Santo Amor (Caridad);

Dos: Santa Libertad;

Tres: Santa Esperanza (Confianza);

Cuatro: Santa Originalidad;

Cinco: Santa Omnisciencia;

Seis: Santa Fe (Seguridad Absoluta) y

Siete: Santo Trabajo (Placer Interno).

"Las contradicciones y los conflictos de la personalidad no son casuales, fruto del azar, o sin sentido; no son simplemente barreras a la realización y a la liberación. Están relacionados de maneras específicas con los estados de la realización mismos, con los estados de Ser... Nuestro Ser Real, nuestra esencia, lo divino dentro de nosotros, está conectado con nuestra personalidad de una forma muy compleja e íntima". A.H. Almaas, en The Elixir of Enlightenment (El Elixir de la Iluminación).

Saqué esta cita de la página web de la AEA (Australian Enneagram Association), donde figura nada menos que como su objetivo central.

Santo es lo mismo que sano, para quienes se sientan incómodos con ese término y el tema de las IDEAS SANTAS es para mí la clave del trabajo con el Eneagrama, el elixir que se destila al cabo de los años de trabajar en sí mismo. El punto más alto del auto-conocimiento. El para qué de todo esto. Me siento Uno con los eneagramistas australianos, con aquellos que sean congruentes con el Objetivo que ilumina su asociación. Y estoy convencido de

Termino en coro con el maestro Claudio Naranjo que lleva más de 30 años lloviendo sobre la aridez de quienes toman El Eneagrama como entretenido juego psicológico, pero iluminando a quienes tengan ojos para ver y oídos para escuchar :

"La importancia del 'trabajo con uno mismo' consiste en el reconocimiento de la verdad sobre uno y sobre la propia vida, a pesar del malestar o el dolor que ello pueda suponer: en otras palabras, la confesión íntima.

Así como en el mensaje cristiano se dice que el reconocimiento del pecado puede ser la puerta de entrada a la contrición, la purificación y la salvación final, podemos decir, en términos más contemporáneos, que cualquiera que reconozca plenamente la esclavitud psicológica a que someten las pasiones sentirá un deseo de liberación alentado por la intuición de una libertad espiritual. En otras palabras, rezará o aspirará íntimamente a liberarse del reino de las pasiones para respirar un aire más elevado.

Además de apoyar este deseo de transformación y este volverse desde el mundo hacia lo divino, quiero hacer hincapié en que la estrategia de enseñanza que implica este trabajo no está sólo enfocada a la observación de uno mismo, sino que incluye el desarrollo de una neutralidad frente al estudio de la 'máquina'; una neutralidad en la que el deseo de cambio no es 'abiertamente puesto en acción' en un intento precipitado y automanipulativo de 'perfeccionarse a sí mismo'."

Y le da el crédito a F.J. Gold, que no tengo idea quién sea, pero sí reconozco oro puro en sus palabras. Y no puedo hablar o escribir la palabra pecado sin referirme a los griegos que lo llamaban hamartia y significaba: auto-apartarme de mi esencia. Herirme yo, siempre. Nada de eso de ofender a Dios... a Quien, conociendo personas de carne y hueso ya inofendibles, no lo puedo concebir "ofendiéndose"... Quienes manejan con simpleza tal las relaciones con lo divino, no ven que de la manera más cándida conciben un Dios a imagen y semejanza del hombre... rencoroso o al menos sentimental... Bueno, le devuelven el favor de habernos creado a imagen y semejanza Suya.

Tanto las Virtudes Esenciales como las Ideas Santas son atributos de la divinidad... De allí que se pueda decir que si se llegan a reunir en Su Nombre, las nueve clases de Ser Real que hay en la humanidad, en el instante que haya ahí cero ego, estamos nada menos que ante Dios "en persona"... Ante Su Imagen y Semejanza. Visibles todas las facetas de la Unidad, como quien gira ante la Luz un diamante...

Debo decir en este momento del discurso, que en mi caso particular fui correpondiente con acceder a la psicología precisa y preciosa del Eneagrama, en un contexto muy espiritual. A mí no me mostró su Verdad otro ego, sino otro Ser Real... precisamente fue eso lo que me enamoró del paseo.

El trabajo sobre el autoenredo, para ponerlo en la forma muy divertida, es un juego a las escondidas que tú decides si lo sufres desde tu ego que recibe todo el garrote que necesite, o te lo gozas desde otro ángulo... Un juego entre la esencia y la personalidad, y dentro de ésta, entre el carácter y la neurosis, que se clarifica de una manera espectacular cuando comprendes profundamente todo lo que tu ego hace para suplantar la esencia expresada en el eneagrama de las ideas santas.

Atención a esto: El ego es un mamaracho, una caricatura, un tenue esbozo en el mejor de los casos, del Ser Real que está suplantando.

En San Francisco, la escuela interior de Almaas, llamada Diamond Approach, utiliza con otras herramientas al eneagrama, con un énfasis muy especial en la Idea Santa, que compartimos con todos los seres humanos de nuestro mismo eneatipo y que, a mi humilde parecer, no recibe en casi ningún taller vivencial la atención que se merece.

¿En libros? Menos. Espero ansioso me llegue el ya encargado Facetas de la Unidad, de Almaas, publicado en español hace muy poco tiempo, por la editorial catalana Los libros de la Liebre de Marzo, la misma del libro de Palmer.

Un tipo Cinco (vease yo) añora su mayor tesoro, que no sólo no lo percibe bien sino que además cree "se le perdió". Busca a través de la acumulación de conocimientos, inútilmente, como tratando de llenar el inodoro del tren... a la Omnisciencia que está desde siempre en su Ser Real. Y veo claro ya, para mi caso y por la relación 5---> 8 es que sólo la Omnisciencia puede conducirme a la Verdad... y que es la sabihondera Cinco lo que me limita. Y también ya ví la relación 8---> 2, porque está expresada por el Maestro Jesús en el evangelio: La Verdad os hará Libres...