EL DOS DESDE LA VIRTUD
 
Abundan las descripciones de lo que el tipo Dos cree que es, desde el engaño de su ego, en teoría, el más auto engañador de todos.
 
Pero en su esencia, como ser real, es otra realidad de extraordinaria belleza que se refleja y los demás admirados contemplamos, cuando se desprende esa máscara y el Dos manifiesta a la más bella persona en el mundo: la persona con HUMILDAD, siendo importante aclarar que la arrogancia, una forma del orgullo,  salpica de  horroroso hollín y de manera aún más visible a otros estilos de personalidad.
 
La humildad en el Dos como ave Fénix que resurge entre las cenizas del orgullo, es bien bonita porque la humildad genuina es un darme cuenta exactamente de mi lugar en el mundo y de lo que soy. No exagero mis atributos, pero tampoco los minusvaloro.
 
El Dos sanado aprende a dar sólo cuando es necesario y sin el interés de la paga: el halago, y también aprende a recibir libremente de los demás al reconocer que él también tiene necesidades. Logra desenredar la famosa paradoja del Dos que despista mucho a los psicólogos académicos: la concurrencia de baja autoestima y elevadísima autoimagen en la misma persona... Creerse la Gran Cosa pero necesitar que los demás le reconozcan eso. Autoestima, para todos, es cosa que no tengo hasta que esté seguro por mí mismo, por mi propia convicción, de que valgo mucho independientemente de lo que de mí piensen, digan o hagan los demás. Ésa es parte grande de la genuina libertad, la Santa Libertad que a través de su trabajo personal descubre el Dos... que eso era él, desde siempre.
 
En el Dos sus acciones están guiadas más por la intuición del corazón que por el razonamiento. Para los Dos la relación ha sido y puede seguirlo siendo, la dimensión más importante de la existencia. Y bien que logran ser la pareja ideal, el mejor amigo, uno fiel, leal y encantador, todo a la vez. Logran ser los más excelentes padres, hijos, hermanos, etc., un regalito completo. Pero también, y como consecuencia de su desarrollo, pueden ampliar su misión a guías espirituales de extraordinaria Paz, comprensivo Amor y Sabiduría práctica. Doña Sandra Maitri, un magnífico ejemplo vivo de todos los talentos que puede descubrir y entrenar, un Dos transformado. 
 
Es importante para el Dos en este trabajo, no irse contra cualidades naturales muy hermosas sino simplemente limpiar las motivaciones... Sumar y no restar. El gran corazón es natural en vosotros y de veras sabéis intuir las necesidades del prójimo. ¡El mundo sería definitivamente menos amable sin los Dos! A todos nos dan ejemplo de servicio, abnegación, generosidad y dedicación amorosa al hacer. Para vosotros, volcanes inagotables de energía vital, no existen horas inadecuadas ni  problemas sin solución. El amor os guía a ser extraordinariamente recursivos. Estáis llenos de la ahora tan famosa inteligencia emocional...
 
Todo eso hay que conservarlo y sumarle... Cuando tienes la correspondencia de seguir de cerca el trabajo de alguien Dos (yo he tenido esa experiencia), es increíble cómo empieza a usar su centro de energía mental. Cualquiera puede equivocarse etiquetándoles de intelectuales ya que se tornan estudiosos y excelentes por agudos discernidores entre el oro y la escoria de la información que llega. Cuando aprenden a razonar objetivamente, se convierten, ahora sí, en los más eficaces consejeros que hay.... Inigualables por una condición espectacular: la calidez maravillosa y natural que hay en ellos. "Son como el fuego del hogar que invita a calentarse en una noche de tempestad", dice por ahí alguno de los sacerdotes católicos eneagramistas.
 
Los Dos integrados empiezan a valorar la soledad y a tener rica vida interior. Eso no es lo único pero sí lo principal de lo que significa "integrarse en el Cuatro", como resolución de tremenda polaridad: el Dos crudo está demasiado volcado hacia los demás, mientras el Cuatro está demasiado ensimismado. El Dos sanado encuentra ese delicado equilibrio entre esos dos extremos.
 
Es paradójico y absolutamente "mágico", algo que les sucede a los Dos sanados: cuando aprenden a dejar libres a las personas de su entorno, alegrándose de que éstas se hagan independientes y autosuficientes... tienen que armarse de escoba para sacudírselos de encima, ¡como se lo soñaron toda la vida!
 
Regalo maravilloso de la vida es compartirla con alguien así. Con un Dos integrado que esté dispuesto a examinar siempre sus motivaciones y espontáneos sentimientos.
 
¡Ay! Pero que no se les vaya la mano... Que del extremo solícito empalagoso... dejen de ser el fuego del hogar... y no se vayan armados con el eneagrama al otro extremo: al de la helada desconsideración... Estarían, por lo tanto, de nuevo invasivos porque para eso estamos los cinquitos y otros...