1-¿Podemos hablar, realmente, de cultura "unisex"? ¿Qué entiendes tú por ese término?

Entiendo que por avances en el pensamiento, influenciados por la cambiante mentalidad de los tiempos a través de la cultura, es por lo que adoptamos roles diferentes a los de hace nada más que unas décadas, en las que se exageraban las diferencias de los roles masculinos y los roles femeninos en la relación íntima, la familia y la sociedad.

La educación tenía mucho que ver con ello. Hoy día avanzamos en el pensamiento, evolucionamos en la manera de ver el mundo y a las personas y nos damos cuenta de que la cultura exageró las diferencias entre los hombres y las mujeres. Tanto, que hoy día el pensamiento se aproxima mucho a la concepción que ya se tiene, en el mundo occidental, de igualdad en derechos y obligaciones. Es por ello que la cultura de hoy podría llamarse "cultura unisex".

No olvidemos que antes las mujeres no podían llevar pantalones, ni fumar, ni trabajar, ni estudiar, ni conducir y tenían la probabilidad de concebir puesto al azar ya que no existían o se prohibían los métodos anticonceptivos. Antes de eso, además, no podían votar, ni opinar, ni tomar iniciativas sin pedir permiso. Es así como se educaba a las niñas para aceptar esto, y a los niños, para arrogarse muchos más derechos y creer que tal cosa les hacía seres humanos superiores a las niñas que ya no niñas quedaban en "el sexo débil."

2-Dicen que "el hábito no hace al monje"... pero, en este caso concreto, ¿no crees que la proliferación de jeans y ropa unisex ha contribuido, en algo o en mucho a un comportamiento distinto en la mujer? –de igual forma que los hombres utilizan cremas, cosméticos, y, en ocasiones, prendas muy femeninas, -.... ¿hasta qué punto el look, determina un cambio de comportamiento?

Es cierto que el hábito no hace al monje, ni en esto ni en nada, pero también es cierto que el hecho de que mujeres y hombres vistan de modo parecido, siendo más intensa la tendencia de las mujeres hacia la apariencia de los hombres, no obstante ahora en ellos, los pendientes, tintes de pelo, cirugía plástica, etc., ha favorecido la masculinización de la mujer como asertividad, eliminación del programa mental de inferiores en algo y la libertad para manejar con igual autonomía sus vidas, independientemente de la apariencia externa más másculina o no. También, el hecho de romper barreras como la de que "el hombre no es coqueto", ha apoyado en él la sensibilización estética (a mí eso me encanta), un campo antes reservado a las mujeres.

El punto a resaltar, lo más positivo de todo esto, es que la mujer se acerque a la manera de ser del hombre y el hombre a la manera de ser de ella. Me refiero, claro, a los aspectos conductuales que se traducen en un mayor nivel de satisfacción para ambos géneros, que es lo que importa. Esto, nadie podría negarlo, favorece y permite la evolución hacia la mejor comunicación con el consecuente mayor nivel de comprensión entre ambos sexos.

Siempre, eso sí, sin olvidar que aunque todos somos seres humanos con los mismos derechos y responsabilidades, las evidentes diferencias a nivel físico, más allá de la mera forma, las funciones hormonales, nerviosas, etc., el objeto de estudio en psicología diferencial, nos hacen seres humanos diferentes. Habría mucho que decir, por ejemplo, de las funciones mentales que se manifiestan en los tres cerebros y los hemisferios del cortex. ES un tema de veras vasto y apasionante. Limitémonos a decir que es muy importante nunca olvidar esto.

3-En cualquier caso, estamos "en vías de..." o es algo concluso... ¿En qué punto estamos, realmente, con respecto a esa igualdad –o fusión o complementación o como queramos llamarlo- de géneros? (no hablemos de materia económica, sueldos, etc, que eso es otro tema)

En absoluto se trata de algo concluso ni mucho menos. Las creencias arraigadas con siglos y siglos encima, siguen aún vigentes en lo que podríamos llamar el inconsciente colectivo, desde la visión jungiana, y aunque se hayan hecho muy significativos avances -en estos últimos 30 años más que en los 2000 anteriores, para no llevarlo a más, todavía queda camino por recorrer para considerar dicha igualdad en términos absolutos. Por lo menos un relevo generacional natural, en los centros de poder de todo tipo. Es más acertado pensar que estamos "en vías de", en esto y en todo, que pensar en algo como concluido. Lo que sí, gracias a Dios, ya es una conclusión cada vez más general, es la necesidad de avanzar en éste y en todos los sentidos. Digamos que es ya perceptible una conciencia evolutiva hacia mejores destinos humanísticos, como un resurgimiento muy hermoso de la esperanza.

Desde luego, trabajo por hacer en esta dirección es lo que hay. A todos los niveles: desde lo que competete a quienes teniendo el poder y los recursos, tienen una responsabilidad moral de ello derivada, digamos todo lo referente a lo social, que se supone es su experticia, a otros niveles como la educación. Al fin y al cabo todo cambio a nivel personal o comunitario, empieza con la revisión de información obsoleta, ¿no?

En nuestro campo profesional terapéutico y de difusión de excelentes vías hacia el desarrollo de su ser, a que está llamado todo humano y que nadie puede hacer por él, también tenemos una enorme cantidad de trabajo por hacer. En las consultas asistimos a los testimonios desgarradores que certifican la existencia de impresionantes niveles de ignorancia en los entornos laborales y familiares. Aún se campea, por ejemplo, con la agresión de género: El cavernícola. Bueno, una cosa es la evolución comunitaria o social, y otra, muy distinta, la evolución personal, un asunto absolutamente individual. Digamos que la sociedad como conjunto tiene un nivel predominante, visible, pero en ella conviven juntos pero no revueltos, seres extraordinariamente desarrollados con otros pasmosamente primitivos. No podemos pensar que hayamos concluido nada.

4-¿Cuáles son los factores que nos han hecho llegar a este punto que "fusión"?

Me parece más importante la creciente difusión del humanismo que siempre ha existido pero cada vez es menos elitista, que la democracia y la lucha de la mujer para ser considerada como ser humano con derecho a manifestarse, a opinar, a estudiar, a trabajar y a disociarse de su papel de esposa y madre como prioritarios en su función vital, que también tiene ha hecho su aporte. Y no es menospreciable, el aporte tecnológico, por ejemplo mejores métodos anticonceptivos, reconsideración de qué se trata la realización de la mujer, y hasta el diseño de modas unisex. Pero es, sobre todo, el cambio de mentalidad colectiva que ha producido la cultura educativa que ya no disntingue sexos y, en general, un mayor respeto hacia el otro, que tiene muchas dimensiones.

Para mí, en la educación está la clave del cambio ya logrado, y del que está por hacerse. Y no me estoy enfocando solamente en la educación formal y académica. Florecen hoy en día muchas formas de educarse. Los libros siempre han estado ahí, bueno desde la imprenta, pero nunca como ahora se expone la información, hace solo 20 años impensable de conseguir. Está la maravillosa Internet que abolió fronteras y censuras. Ella, neutra como toda herramienta, sirve para todo. Ya depende de para qué quiera usarla el navegante, si para mejorar su nivel educativo y luces, o si para mantener la oscuridad de sus limitaciones.

Brotan la oportunidades formativas mediante talleres y seminarios, se consiguen grupos y escuelas de cuanta cosa pueda imaginarse, a gusto del consumidor, prácticas y apoyos de la bionergética, en fin... Es innegable que los tiempos están cambiando con impresionante velocidad y las nuevas generaciones tienen muchas y buenas oportunidades de no quedar, como nosotros, marcadas por prejuicios y sistemas de creencias, y traumas, que se instalan en las personas prácticamente para toda la vida y son solo tonterías de la infancia que no se han cuestionado para hacer algo con ellas. Fuentes de ayuda hay muchas. Solo se necesita la disposición del cambio de actitud.

5-¿Cuáles son las características principales –"logros"- de compartir esta cultura "unisex"?

Los principales logros están en nada menos que la optimización de una comunicación sin complejos entre ambos sexos, en tomar en cuenta la opinión y criterio de ambos en las decisiones de importancia para la familia, las organizaciones de todo tipo, la sociedad y el Estado. El tener un criterio más amplio de las circunstancias, consideradas tanto desde un punto de vista masculino como femenino, poniendo ambos sexos sus cualidades intrínsecas para mejorar y ampliar la comprensión de todo. La suma de los criterios y puntos de vista femeninos y masculinos produce una visión harto más completa, más global, y por tanto, de mayor acierto de cara a planificar el futuro de nuestros países y, en general, del desarrollo de las sociedades en el planeta.

Igual, como individuo, nadie tiene que esperar que las instancias de poder le hagan todo. Los cambios se producen mucho más desde el individuo hacia su entorno inmediato y de éste hacia un ámbito mucho mayor. Por ejemplo, si espero que haya paz global para yo sentirme en paz, me moriré sin disfrutar eso.

6-¿Qué sexo sale más beneficiado: el hombre o la mujer?

Ambos salen beneficiados, engrandecidos y complementados. Ambos muy enriquecidos desde todos los puntos de vista antes mencionados. Es importante que la mujer no trate de suplantar al hombre en todos los campos y viceversa ya que los dos sexos se complementan y es necesaria la presencia de los dos, con sus características idiosincrásicas (naturales no culturales) para que la complementación quede equilibrada y por tanto beneficie a ambos. Menos mal el feminismo, en su concepción clásica, ya está mandado a recoger, en cuanto a poca acción y mucha reacción que solo genera más de lo mismo. Nada como observar los divertidos correos electrónicos que se riegan como pólvora. Y que, dependiendo del lector, educan o refuerzan limitaciones.

7-¿Te aventurarías a vaticinar cómo será en un futuro próximo?

Bueno, ya manifesté mi esperanza irreductible. Ya no considero para nada aquello de "todo tiempo pasado fue mejor", que para mí se traduce solamente en "no quiero cambiar yo mi manera de percibir la realidad".

Sé que la humanidad como conjunto está evolucionando y repito que desde el nivel personal, hacer realidad ¡ya!, muchas cosas, solo requiere de la disposición a cambiar de actitud, para empezar a revisar y dar de baja mucha creencia que ya no necesitamos. Me declaro pues, muy optimista y francamente sorprendida de cómo avanzamos hacia la igualdad en el respeto a la evolución de la mujer, a medida que veloces transcurren los últimos años.

8-Los científicos dicen que no hay sexos puros.... ¿Nuestro momento sociocultural, permite al hombre mostrar su lado femenino al igual que, la mujer, ya exhibe su lado masculino?

Sí, la ciencia acepta ésto. En todo ser humano existe un lado femenino y un lado masculino, a muchos niveles de latencia por el mencionado aspecto cultural. De la integración de ambos lados, que prefiero llamarlos principios, surge la manifestación del potencial del ser en toda su dimensión. Esto no es tan nuevo como suena. La psicología transpersonal lo maneja hace muchos años y si nos referimos a sabiduría oriental, hay que hablar de milenios.

Para la expresión de lo femenino por parte de los varones, yo diría que también es decisión muy personal. Desde luego, que necesita cierta grado de liberación del qué dirán y comprender que quien quiera limitarlo en eso por la crítica o algo así, pues lo está invitando a empezar a revisar el valor real de sus relaciones actuales. Y habrá entornos, familiares o laborales especialmente, donde la persona dueña de sí y no marioneta de los hilos socio-culturales, si tiene que fingir para respetar, mantener buenas relaciones de ese tipo y adapatarse al entorno que sea (lo contrario nunca ocurre: que el entorno se adapte a mí), lo hará. Es algo muy valioso, por cierto, ya que requiere de estar bastante consciente del famoso aquí y ahora.

De mi parte, ya no le encuentro encanto alguno al macho tradicional. Qué pereza. Admiro y me atre sólo el hombre capaz de desplegar receptividad, ternura, toda clase de detalles y delicadezas, apreciador de la belleza, etc., todas ellas facultades y funciones del lado femenino.

9-Toda esta "unisexualidad" –o "pansexualidad" o "globalidad sexual"- ¿será una cuestión genética, cultural, social, anímica, espiritual.... o todo a la vez?....

Pienso que es la suma de todo. Por un lado la genética, venimos conformados de una determinada manera, con un bagaje producto de todo nuestro árbol genealógico en el cual está también determinado el sistema de creencias imperante a lo largo de los tiempos. La influencia cultural y por tanto educativa es fundamental para producir cambios en los sistemas de creencias colectivo, así como el sistema social. En cuanto al tema espiritual, es algo que está creciendo como intrínseco al ser humano, y estoy convencida que ayuda de una manera fehaciente e indiscutible para la tolerancia, el respeto a las similitudes y diferencias y a la creencia en los mismos orígenes para todos independientemente del sexo con el que nacemos.

10-¿Te atreverías a marcar un detonante histórico-cultural, que nos ha llevado a este fenómeno?

Aquí en España, la llegada de la democracia con su destape a todo nivel, la explosión informativa que ha ocurrido en los últimos 25 años, y producto de todo ello es todo este cambio en el pensamiento colectivo, el abatimiento del tabú sexual y la llegada de los métodos anticonceptivos en lo meramente físico o natural, han sido dos detonantes históricos fundamentales para que se comience a producir el cambio. La mujer misma es la que se ha ganado su estatus demostrando su intuición, su inteligencia práctica y su insustituible función en la sociedad más allá de una mera función conyugal y maternal, sin exención de la misma. Que la mujer evolucione y prospere, no quita que sea tambien amorosa madre y pareja. No es incompatible, como se está demostrando todos los días y cada vez más. Es una operación de suma, no de resta. Igual para los varones. No estoy hablando ni de caballeros afeminados ni de mujeres bigotudas, sino de algo más profundo y esencial.

11-Esta pretendida cultura unisex ¿Nos funde o nos confunde?

Pienso que terminará fundiéndonos con el tiempo e insisto en el factor individual. Con el advenimiento, como decía antes, de nuevas generaciones de hombre y mujeres ya educados en las nuevas tendencias desde cuna. Se han producido efectivamente confusiones muy importantes y algunas veces graves, tanto en la mujer como en el hombre. Los primeros movimientos feministas tuvieron su razón de ser, pero de ahí a considerar a la mujer superior y en ese sentido "castrar" al hombre, ha producido un rechazo a muchos niveles que también ha tenido su razón de ser. Ha sido como un movimiento pendular que luego ha encontrado su centro de equilibrio.

Por otro lado el creciente respeto a la sensibilidad del hombre y menos complejos sobre aspectos antes considerados exclusivamente femeninos, es tan importante como lo anterior. Es necesario que ni el hombre se burle de la mujer ni la mujer del hombre, sin perjuicio de lo lúdico, del chiste que tiene mucho valor educativo también, porque todo esto sólo tiene sentido si aprendemos a convivir en el respeto a la evolución del otro y a la optimización de la comunicación compasiva entre ambos sexos. Lo contrario es una involución más que necesitará subsanarse y convertirá esta moda unisex en una nueva parodia insulsa entres seres humanos, llamados a algo mucho mejor.

12-¿Qué será de las futuras generaciones educadas por padres y madres que abogan por un mundo "unisex"?... ¿serán más permisivos, dando nuevos pasos hacia adelante, o se convertirán en reaccionarios?

Gran parte de la respuesta ya está en anterior. Las nuevas generaciones educadas en el respeto y unión entre ambos sexos, desde su individuación harán el cambio a nivel social, de manera natural al ya no estar contaminados por una infancia de represión sustentada en creencias absurdas sobre las funciones de ambos sexos. Se dará cuando ellos remplacen a los educados en la superioridad del hombre con respecto a la mujer. La esperanza de vida se ha aumentado desde hace 50 años a hoy día en casi 30 años, lo cual quiere decir, que siguen vivas generaciones educadas en las diferencias y por tanto es inevitable todavía la influencia de la anterior educación. Esto hace que haya todavía un desequilibrio que es lo que producen los cambios en un principio. Pero dichos cambios se han producido, nadie puede negarlo, aunque todavía quede mucho por avanzar.

13-En cuanto a las relaciones erótico-sexuales... ¿cómo influye esta cultura unisex? (en este momento en que el hombre deja fluir más su ternura y la mujer toma más la iniciativa?

A esto se le aplica los principios de la desinhibición, tan importantes en la sexualidad para que no se produzca lo que suele terminar con las relaciones: el aburrimiento. Que tanto el hombre como la mujer adopten roles en la sexualidad que presuntamente son del otro sexo, hace de la sexualidad algo mucho más divertido, asombroso, salpicado de nuevos derroteros y por tanto mucho más duradero en el tiempo entre dos personas. Sin olvidar que la "ilusión"del enamoramiento tiene término. No se sabe de pareja alguna que la haya mantenido más de un lustro. Hay nuevos descubrimientos científicos de la bioquímica del asunto que si no es remplazada por la valoración y la compatibilidad mental termina en insatisfacción. El divorcio, en su aspecto legal, lento pero sin pausa ha cambiado también la visión cultural para nuevas salidas; para no quedarse enquistado en una relación que no funciona y está el desarrollo de la tecnología que permite disfrutar el sexo y desconceptualizarlo de su función reproductora. Estos dos factores más la evolución del rol de la mujer en la sociedad y la aceptación por parte del hombre de aspectos de su vida antes considerados femeninos ha hecho del sexo algo mucho más creativo y sugerente. En este campo todavía queda mucho por hacer y evolucionar. Yo recomendaría esta asignatura como obligatoria en la educación de nuestros niños y adolescentes. Y mucha competencia y permanente desarrollo de quienes desempeñen la función educativa. Mientras, bueno... todo empieza por casa, ¿no? La formación de los hijos, en lo que toca a desarrollo humano, tan diferente a la ilustración o mera capacitación para el desempeño laboral o empresarial, es producto en mucho mayor medida del hogar en que crecen que del sistema educativo.

14-A las mujeres ya no les gusta Jonh Wayne y sí Brad Pitt, y los hombres se decantan por Bimba Bosé o la Tríniti de Matriz, en lugar de las Marilin Monroe... ¿Qué está pasando?

Yo creo que no es para tanto, es cierto que cuando se producen cambios se llega a veces a los extremos en un primer momento. Brad Pitt es muy masculino y Triniti muy femenina en los nuevos cánones que poco a poco se van construyendo. De la misma manera que antes se exageraban las diferencias, hoy día es posible la tendencia a exagerar las semejanzas, pero es un buen síntoma que cambien los ídolos, y por tanto las identificaciones con los mismos, ya que los ídolos producen identificaciones que luego hacen impacto en la conducta y en las creencias. Es interesante aceptar los cambios que se están produciendo ya que tienen una razón de ser mucho más importante que las meras apariencias. La figura de Marilyn Monroe era la de un arquetipo de mujer "tontita", que se aprovechaba de sus atributos para seducir y encandilar con los mismos y no con los atributos con los que hoy día se tiende a seducir y con los que la mujer se gana el respeto que tienen que ver con la inteligencia, las soluciones, la intuición, la asertividad y por qué no, también los atríbutos físicos, pero si basas tu autoestima y atractivo en ellos, estás apostándolo todo a algo eminentemente temporal, ¿no?

15-Como psicóloga: ¿estás a favor o en contra? –o simplemente, qué opinas?

Como llevo diciendo a lo largo de toda esta entrevista, los extremos no producen el equilibrio y me encuentro en consulta con muchos casos de desorientación con respecto a los roles masculinos y femeninos de muchas personas que vienen por ayuda profesional. La evolución implica a veces desorientación, las crisis en los sistemas de creencias populares y que forman parte de sociedades, en un principio siempre producen desequilibrios y excesos. En el término medio está la gran clave y en el respeto al otro y a su nivel de desarrollo mental y espiritual, en la apertura de la consciencia. Ya está muy aceptado y difundido que mejorar como seres humanos hacia la empatía y la compasión hacia nosotros mismos y hacia los demás es lo único que podrá optimizar y hacer encajar todos estos cambios tan rápidos y vertiginosos que se están produciendo. O sea, que siempre el cambio interno del individuo ofrece infinitamente más garantía de la esquiva felicidad que esperar que lo externo cambie, para uno poder sentirse mejor.