1. Introducción

2. Nuevos aportes tecnológicos a la psicoterapia

2.     2.1. Entornos multimedia

2.     Automatización de tareas

3.     Comunicación mediante texto (sincrónica y asincrónica)

4.     Videoconferencia

3. Ciberterapia

2.     3.1. Delimitación de conceptos: psicoterapia y ciberterapia

2.     Semejanzas y diferencias

3.     Ventajas e inconvenientes

4.     Conclusiones

4.Hacia una complementariedad.

5. Bibliografía

1. INTRODUCCIÓN

La acción clínica se adapta continuamente a las nuevas tecnologías y la psicoterapia, en particular, debe hacerlo también, pues si no lo hiciera estaría dando la espalda a cada paciente y a su entorno. Por este motivo hay psicoterapeutas que están continuamente ideando nuevos aportes tecnológicos para hacer psicoterapia en el ciberespacio: asesoramiento vía e-mail, chat en directo y videoconferencia, ambientes virtuales terapéuticos con tecnología multimedia; juegos virtuales (SIMS), simulación de fobias (acercamientos progresivos), juegos de autorrealización personal, desarrollo de programas de ordenador que puedan hacer psicoterapia por sí solos, análisis de la voz, y corrección automática de test, entre otros. Nuestro trabajo estará dedicado a describir algunos de estos nuevos métodos y buscar la forma de poder compatibilizarlos con la psicoterapia tradicional

        

En los últimos años se ha producido un cambio veloz en las formas de comunicación; se puede hablar por teléfono con muchas personas a la vez, hacer llegar en pocos segundos un escrito a todas las personas que se desee aunque estén al otro lado del mundo, se pueden leer noticias en el teléfono o participar en una subasta en Estados Unidos desde tu propia casa... Es más fácil y rápido comunicarse.

Las nuevas tecnologías de la información han posibilitado la creación de un nuevo espacio social en el que es posible relacionarse e interactuar a distancia, esto ha provocado cambios fundamentales en las interrelaciones humanas. Dentro de este nuevo entorno social tiene especial interés el llamado "ciberespacio" que ha surgido gracias al uso de los ordenadores, especialmente de internet.

Al encender el ordenador, abrir un programa o usar internet, se tiene la sensación de estar entrando en un lugar o espacio que nos proporciona una amplia variedad de contenidos y de posibilidades. Muchas veces nos referimos a esta experiencia con términos como "navegar", "viajar", o "ir a algún sitio" de la red. Ese lugar o espacio por el que tenemos la "experiencia psicológica" de estar "navegando" o "viajando" es llamado "ciberespacio".

La gente que "navega" por la red puede ser considerada a dos niveles: como procesadores individuales de información que buscan ésta y como seres sociales que, a través de los soportes tecnológicos de las Nuevas Tecnologías de la Información, buscan afiliación, apoyo y afirmación a través de su "unión" con otras personas.

En el ordenador personal se reflejan nuestros gustos, actitudes e intereses pudiendo llegar a ser como una extensión de nuestra personalidad. Así, el ciberespacio, sería vivido como una extensión de nuestro mundo intrapsíquico, una zona intermedia entre nosotros mismos y el otro, que es parte de nosotros mismos y parte de otro. Esta vivencia del ciberespacio, puede dar lugar a proyectar en él todo tipo de fantasías y reacciones de "transferencia" y a ser usado por la gente como un lugar donde poder desahogar sus frustraciones, ansiedades y deseos.

En este nuevo entorno social que es el ciberespacio, la gente ya no se reúne, interconexiona. Estas interconexiones estarán determinadas en gran parte por algunas características del ciberespacio: experiencia sensorial limitada, flexibilidad en la identidad y anonimato, atenuación de las diferencias entre las clases sociales, la comunicación es asincrónica, no hay barreras espaciales, hay acceso a todo tipo de relaciones y todas quedarán registradas, surgen nuevas patologías como adicción a internet y los estados alterados de conciencia, que con el paso del tiempo tomarán la importancia que realmente merecen.

Para terminar, las aportaciones científicas en el área tecnológica y de las telecomunicaciones han de ser tenidas en cuenta para conocer el mundo y las circunstancias del paciente. Valoradas como un complemento a la psicoterapia que no la sustituye sino que la enriquece.

2. APORTES TECNOLÓGICOS PARA LA PSICOTERAPIA

        

El desarrollo de nuevas tecnologías está suponiendo un cambio importante en el ámbito de la salud en general. Desde siempre las interacciones médicas se han producido en los hospitales y podían ser más eficaces cuanto mayor era la proximidad del médico al enfermo (el extremo es la cirugía). Ahora ya no va a hacer falta estar en el mismo recinto para que la interacción médica se repita: basta con estar conectados a través de Internet (el extremo sería la telecirugía).

Se enriquece la noción de cuerpo humano, porque se amplia la información gracias a diversos artefactos tecnológicos. Esta información que antes sólo podía ser obtenida por aproximación física ahora podrá ser obtenida por una especie de teleauscultación. Nuestros cuerpos serían tele-cuerpos e incluso hay prótesis tecnológicas que transmiten a distancia datos sobre nuestro cuerpo para un posible diagnóstico, esto permite un control médico a distancia.

 

La información es almacenada en la mente y notas del médico, y además se almacena en potentes ordenadores que permiten procesamientos muy sofisticados de dicha información, así como sistemas de recuperación y de transmisión de la misma mucho más ágiles y eficaces que los tradicionales. Se facilita el intercambio de información entre el médico y el paciente y surgen nuevos problemas relativos a la confidencialidad de la información.

Alrededor de estas dos nuevas nociones; no presencialidad y procesamiento de la información, se han desarrollando a lo largo de los últimos años nuevas herramientas para que cumplimenten e incluso que sustituyan al psicoterapeuta en el ciberespacio.

Aunque la terapia en persona es la más completa, la terapia a través de ordenadores se está abriendo camino, ya que tiene muchas ventajas específicas de cada tipo de tratamiento. Si en psicoterapia la propia relación ya alivia al paciente, las terapias on-line son únicas por su forma de ofrecer la oportunidad de relacionarse con los pacientes por los diferentes accesos, accesos que determinarán distintos tipos de relación. La percepción del tiempo y la estimulación sensorial pueden verse alterados, pueden crearse mundos imaginarios y muchas o todas las funciones de la interacción pueden automatizarse.

2.1. Automatización de Tareas:

         El propósito básico de las computadoras es automatizar tareas que las personas no queramos, podamos o tardaríamos mucho en hacer. De hecho, los ordenadores pueden llevar a cabo ciertas tareas de una forma más precisa, eficaz, fiable y rápida que las personas. Pueden facilitar la acción psicoterapeútica automatizando tareas específicas con diferentes grados de vigilancia por una persona. En muchas de las técnicas de psicoterapia hay muchas tareas que se pueden automatizar, y algunas fases del tratamiento serán más fáciles de automatizar que otras.

         Los protocolos de diagnóstico y tratamiento muy específicos y programados pueden ser fácilmente automatizables. Los ordenadores son fácilmente programables para hacer una valoración objetiva y precisa de los síntomas. Podrán llevar a cabo una entrevista estructurada, administrar y corregir pruebas psicológicas objetivas y memorizar el DSM y los protocolos de diagnóstico oportunos y encontrar el trastorno correspondiente a los síntomas encontrados y a los resultados de las pruebas. Después de la valoración el programa podría dirigir al cliente al subprograma de tratamiento apropiado.

         Los ordenadores también son útiles para enseñar técnicas de relajación. Tras una fase de valoración en la que se evalúan las habilidades del paciente y las preferencias que determinen qué método será mejor para ese cliente (por ejemplo, capacidad de imaginación, conocimiento del cuerpo, sensibilidad a los sonidos, preferencias para la estimulación visual o auditoria...), usando la tecnología multimedia, e incluso con una retroalimentación biológica, la computadora podría guiar al cliente, paso a paso, a través de cualquier programa de relajación.

         Pueden ser útiles para registrar y evaluar tareas como las que suelen usarse en terapia de conducta, para ayudar a los pacientes a manejar sus pensamientos, emociones y comportamientos sociales. También pueden usarse en los protocolos estructurados y ejercicios que se usan en las terapias cognitivas para ayudar a los pacientes a encontrar los estilos de pensamiento desadaptativos e incluso las distorsiones cognitivas.

         Mediante el uso de nuevas tecnologías es posible conocer el estado mental de la persona mediante el análisis de la voz, detectar y analizar los movimientos corporales, así como todo tipo de reacciones fisiológicas relacionadas con la emoción de nuestro organismo que normalmente los terapeutas no pueden descubrir (conductancia de la piel, ritmo cardiaco, etc.)

         Sin embargo la automatización de tareas en la acción psicoterapeútica tiene sus limitaciones ya que los ordenadores no razonan ni aprenden como las personas y por lo tanto no tienen la misma habilidad para adaptarse a los cambios que puedan darse en la psicoterapia. Además es difícil que una psicoterapia sea buena si no hay una buena relación entre el psicoterapeuta y el paciente, y no es posible formar una relación con una máquina y mucho menos programar al ordenador para que sea empático. Además los programas no tienen sentimientos ni reacciones de contratransferencia de la que puedan valerse para tratar a los clientes, no son capaces de captar el sarcasmo o cualquier sutileza que pueda surgir en la psicoterapia.

2.2. Entornos Virtuales Terapéuticos:

         El ciberespacio está lleno de comunidades virtuales basadas en la fantasía en la que los participantes asumen una personalidad imaginaria. En los entornos de chat, las personas interactúan en un escenario visual usando sonidos, texto escrito y en ocasiones transmisión de voz para comunicar, así como iconos visuales llamados "avatares" para representarse a sí mismos.

         Muchas están inspiradas en la serie de libros de Tolkien que dio lugar a los juegos de rol. Surgieron como una forma de diversión, con unos entornos competitivos y bélicos, pero las últimas versiones se desarrollan en entornos cooperativos y constructivos.

         Estas comunidades virtuales son interactivas y cada uno puede elegir distintos modos de estar en ellas. Puede elegir actuar directamente y provocar reacciones en los demás personajes y viceversa. También se puede actuar sobre las cosas y personas de la escena pero que estos no puedan actuar directamente sobre uno o al revés. Se puede escoger ser un observador de las escenas que uno mismo provoca, saliendo y viendo la escena desde una distancia que nos permita examinarla de una forma más objetiva. Y también se puede elegir ser un observador pasivo, sin cualquier poder para alterarlo, sin tener si quiera ningún cuerpo del avatar, simplemente pura conciencia en la escena.  

Los psicoterapeutas pueden usar este potencial para interaccionar con sus pacientes en sus propios entornos imaginarios o haciendo a estos participar en comunidades imaginarias como una experiencia adjunta a la terapia. La experiencia de un estilo de vida de un paciente en una comunidad imaginaria en la red puede proveer de un material muy valioso para la discusión en psicoterapia, en ellos es muy fácil sacar conclusiones sobre las necesidades de una persona o la expresión de sus emociones.

         Estos entornos pueden ser muy útiles para llevar a cabo técnicas como el "rol-playing", psicodrama, análisis de los sueños, inundación e implosión entre otras... podrían desarrollarse en un entorno de ciberespacio creando escenarios o representando los sueños a través de tecnología multimedia.

Si bien es cierto que habrá que usarlo con precaución, respetando los límites biológicamente predeterminados para las estimulaciones sensoriales ya que las alteraciones en el cuerpo virtual de uno podrían provocar disociación, difusión y ruptura de la identidad o miedo a la desintegración. Será importante evaluar la escena imaginaria apropiada para cada persona.

Además, un excesivo enfoque hacia escenarios e identidades imaginarias pueden convertirse en un modo de defensa, una "diversión" del verdadero trabajo psicoterapeútico.

         Estos entornos todavía son poco usados pues es necesaria una tecnología sofisticada y conexiones muy rápidas.

 

2.3.Comunicación escrita a través de correo electrónico:

         La mayor parte de las interacciones que tienen lugar en internet son basadas en texto escrito. Aunque a falta de sonidos e imágenes las conversaciones basadas en texto no son encuentros ricos en sensaciones, el correo electrónico es el método más usado por los psicoterapeutas, por su facilidad de uso y por que se ha convertido muy rápidamente en un medio de comunicación muy popular. Otros métodos de comunicación más ricos en contenidos sensoriales, como videoconferencia o llamadas electrónicas a través de la red, requieren mayor inversión en equipamiento, más conocimientos técnicos y conexiones más rápidas para que su funcionamiento sea el correcto. Aún así en las conversaciones basadas en texto existe un componente visual importante, como el uso de caras sonrientes, espaciados, letras mayúsculas, puntuación, arte basado en código escrito ASCII y símbolos que llegan rápidamente al inconsciente de las personas.

         El proceso de escritura saca a la luz procesos cognitivos terapéuticos y fomenta la autoobservación. También puede producirse un efecto de desinhibición y la ansiedad que provoca asumir el rol de paciente y la apertura personal se difuminan. Es fácil guardar los datos y contenidos de las comunicaciones y tanto el terapeuta como el paciente pueden evaluar encuentros del pasado.

         Sin embargo algunas personas son incapaces de expresarse mediante texto escrito, la ausencia del cara a cara en algunas personas fomenta las regresiones, se pierde la comunicación no verbal y en ocasiones la ambigüedad del texto escrito puede llevar a errores de entendimiento y a proyecciones exageradas y reacciones de transferencia. Además la identidad del emisor puede no ser verificable con precisión y esto levanta sospechas en la confidencialidad.

         Hay dos modalidades: comunicación sincrónica y comunicación asincrónica.

        

2.3.1. Comunicación sincrónica:

Tiene la ventaja de ser encuentros virtuales en tiempo real, que pueden ser posibles gracias a la utilización de un software especial, en estos momentos el más rápido es el llamado IRC, que permite el contacto inmediato con otras personas.

En principio las personas que buscaban este tipo de interacción lo hacían para contactar con personas con intereses afines. Hay una subcultura de IRC, para formar parte de estos foros de charla (chateo), se requiere conocer un determinado tipo de mecanografía y el uso de abreviaturas que determinan una jerga específica. Mucha gente hace uso de seudónimos y son habituales las regresiones.

         La comunicación sincrónica es muy útil para acceder a la psicoterapia ya puede haber un sentimiento de "presencia" del otro, se puede transmitir un sentimiento de dedicación e interés por el paciente, se permite controlar el "timing" de la conversación y hay mayor espontaneidad al escribir. Si bien para la terapia tiene una serie de inconvenientes como la dificultad de organizar la agenda si el terapeuta y el cliente viven en husos horarios distintos, mayor facilidad para que el cliente reduzca la conciencia de "terapia" al periodo concertado, en lugar de considerarla como un proceso continuo y hay menos espacio para la reflexión.

2.3.2. Comunicación asincrónica:

No ocurre en tiempo real. Esto permite mejor la organización del tiempo personal, se responde de una forma más racional y se puede rectificar si es necesario. Este incremento en la zona de reflexión es beneficioso tanto para el paciente (manejo de la impulsividad...) como para el terapeuta (limitar los sentimientos de contratransferencia...). Pero se reduce el sentimiento de presencia, por lo que se debilita el vínculo, se pierden los límites profesionales del "tiempo de cada sesión" y se pierde la espontaneidad de la interacción en tiempo real.

-El texto se escribe sobre un soporte que se caracteriza por tener su propia estructura, con una serie de componentes cuyo contenido puede ir cambiando con el paso del tiempo reflejando la evolución de la relación. Los componentes son los siguientes:

*   Nombre del emisor:

Es el apartado destinado a poner el nombre y la dirección del que envía el mensaje. La forma de presentarse que tiene cada persona refleja parte de su personalidad y de cómo quiere que sea su relación con los demás.

El emisor puede presentarse de una forma automática dejando la orden dada en el ordenador, o puede elegir cómo presentarse cada vez. Si elige poner su nombre automáticamente hace suponer que es una persona con una identidad en desarrollo y que quiere presentarse de una forma directa y honesta. Si en lugar de su nombre usara un seudónimo, se presentaría como una persona misteriosa que trata de esconder su autoconcepto, al mismo tiempo que revelaría sus fantasías y deseos sobre su propia identidad. También puede presentarse con una combinación de nombres, el suyo y el de otra persona, o de otras formas diferentes. En cualquier caso, la forma de presentación o su cambio nos daría información acerca del autoconcepto que tiene la propia persona y de la imagen que quiere dar.

        

*   Objeto de la carta:

         Es el apartado llamado "asunto" y es el espacio destinado a indicar el motivo de la carta. Puede escribirse uno cada vez o se pueden escribir varias cartas usando el mismo "asunto", eligiendo la opción "responder". Se leerá nada más recibir esta y antes de abrirla. Suele ser usado como una introducción al contenido de la carta o como un resumen de este.

Se han ideado las más sutiles técnicas para comunicar sentimientos y emociones en una sola línea; una aplicación creativa de paréntesis, comas, exclamaciones, corchetes y otros caracteres del teclado, añaden énfasis y complementan los pensamientos y emociones expresadas. En ocasiones puede contradecirse discretamente con los sentimientos expresados en la carta.

Las líneas de asunto de los correos enviados en el transcurso de una relación reflejarán los principales temas que se han tratado y cómo ha sido su desarrollo. El uso de "responder" en vez de la creación de una nueva línea refleja un intercambio dinámico interesante entre terapeuta y paciente.

Crear una nueva línea es tomar la iniciativa en la relación, introduciendo un nuevo título para la interacción que va a tener lugar con ese diálogo en un intento de conceptualizar resumir y destacar lo que la persona percibe como más importante de la conversación. Muestra un sentido de responsabilidad y de propiedad del dialogo y la intención de tomar su control. Elegir la opción "responder" puede indicar espontaneidad. Suelen elegir esta opción personas pasivas en la relación porque son vagos o porque no sienten responsabilidad propiedad o control, y si no es así el otro si que puede percibirlo como si así fuera.

*   El saludo:

Saludos diferentes transmiten diferentes tonos emocionales y niveles de intimidad. Establecen el tono para el resto del mensaje y en ocasiones pueden contradecirlo.

En el curso de un lote de mensajes suelen ser reveladores de la dinámica de la relación los cambios hacia delante y atrás en los saludos.

El hecho de no poner ningún tipo de saludo puede revelar que el emisor es vago, pasivo o que carece de cualquier conexión personal con el receptor, también puede revelar deseo de ignorarlo y pasar directamente al tema. El emisor trata al receptor como si fuera un ordenador sin identidad ni necesidades propias. También puede ser que se sienta tan conectado con él que ni siquiera sea requerido un saludo, asume que es él quién está en su mente y que en el espacio psicológico nunca ha dejado la conversación. Cada mensaje no sería una carta sino segmentos de una conversación continuada y comenzar cada vez con un saludo se asemejaría a decir hola en mitad de una discusión.

Existen diferentes formas de poner énfasis emocional en los saludos: añadir el nombre de la persona indica un nivel de intimidad más profundo, no así el nombre sólo, que parece anunciar que el emisor está intentando atrapar la atención del receptor para darle algún tipo de información no placentera. Hay saludos planos e impersonales como "hola" o saludos más entusiastas llenos de exclamaciones, casi como abrazarle o darle unas palmadas en la espalda. Cuantas más exclamaciones haya, más entusiasmo, aunque un exceso de exclamaciones puede ser percibido como falso o como amenazante. "Querido" es una apertura formal altamente reminiscente de una carta escrita en la que pueden caer a menudo los nuevos usuarios, ingenuos acerca de la dinámica social del correo electrónico.

*   Contenido del mensaje:

Es el componente más complejo del correo. Puede variar en longitud, organización, flujo de ideas, márgenes, errores ortográficos, sofisticación gramatical, uso de mayúsculas, espacios, gráficos sonrientes y otros caracteres de teclado. La apariencia visual general del mensaje y la estructura del contenido refleja el estilo cognitivo y la personalidad del individuo que lo crea.

Las personas con tendencias compulsivas escribirán mensajes organizados, correctamente estructurados y con pocos o ningún error gramatical. Los histriónicos ofrecerán una presentación más dramática donde el orden tiene menor importancia que el uso expresivo de espacios, mayúsculas, caracteres del teclado y lenguaje en color. Los esquizoides serán medidos y los impulsivos serán más desorganizados y su mensaje tendrá más fallos gramaticales y frases emocionales resaltadas con mayúsculas.

Las personas empáticas responderán específicamente a lo que la otro persona ha dicho y le harán preguntas sobre su vida. Suelen ser buenos escritores, que ponen atención a las necesidades de la audiencia y construyen los mensajes anticipando cómo se sentirá la otra persona al leerlo. Escriben en un estilo enganchante y entendible, utilizan los espacios apropiados y algunos caracteres del teclado para romper los párrafos, también como divisores y llamadores de atención para que visualmente el mensaje sea fácil de leer.

Las personas con tendencias narcisistas tienen dificultades en ponerse en los pies del receptor. Pueden escribir bloques prolongados de texto con descripciones de lo que piensan y de como se sienten. Necesitan ser escuchados y admirados, pero pueden producir aburrimiento y rechazo.

Los escritos cuidadosa y empáticamente construidos pueden resultar poco espontáneos. En el curso de una sucesión de correos irá cambiando el ritmo de espontaneidad de las dos partes según se vaya desarrollando la relación. Mensajes cortos con algunos errores o algo desorganizados resultan más espontáneos y pueden ser expresión del estado de la mente de la persona en ese momento o de que hay una relación de confianza.

Las conversaciones por correo electrónico tienden a ser más parecidas a un encuentro en persona que a una carta tradicional y existen formas de expresar estados de la mente que suplen las limitaciones del texto escrito. Una de ellas sería el uso de paréntesis; los pensamientos y sentimientos escritos entre paréntesis simularían un pensamiento en voz alta o una sensación, sería una forma de mostrarse honesto e incluso vulnerable. Al describir acciones entre paréntesis se estaría haciendo un intento de transmitir algunos de los matices del lenguaje corporal que se pierden con el lenguaje escrito. Por su puesto, las limitaciones no estarían totalmente cubiertas pues se tiene mucho más control consciente de lo que se escribe que de lo que se hace.

Los asteriscos, subrayados y otros caracteres del teclado podrían indicar los cambios en el énfasis de la voz que se escuchan en un encuentro en persona. Una palabra suelta acentuada dentro de una frase cambiará drásticamente el significado y el impacto de esta. Una serie de puntos suspensivos puede significar una pausa en el discurso del que habla para preparar al que escucha para recibir la información. También puede indicar una pausa para respirar, como un suspiro, o como un lapso en el curso del pensamiento. Expresiones como "um" o "eh" intentan simular que está pensando la palabra precisa o que está confuso. En cualquier caso siempre se estará intentando emular los patrones de la comunicación verbal.

Los "emoticones", caras hechas con signos de puntuación, se ponen al final de cada frase para realzar la expresión emocional. La sonrisa, el ceño fruncido y el guiño pueden amplificar sentimientos expresados en la frase, que de otra forma, por el tono de la frase, podrían resultar ambiguos. El uso de los signos de exclamación permite enfatizar algunos contenidos, tanto el exceso como la falta de sentimientos en la frase es claramente negativa.

*   Cierre:

         La forma de terminar el mensaje es una huella que revela el estado de humor de la persona y su situación mental, en ocasiones de una forma evidente y en otras de una forma sutil. Un contraste entre el saludo y el cierre puede ser significativo, como si el hecho de escribir el correo hubiera alterado la actitud y los sentimientos de la persona. Las líneas de despedida pueden añadir al diálogo amplificaciones y aclarar o añadir matices al mensaje. Su omisión puede sugerir una actitud eficiente, formal, impersonal, brusca e incluso de enfado con relación a la conversación. También puede darse cuando hay una relación amistosa o de confianza en las que continuamente hay intercambio de correos electrónicos, como si todos pertenecieran a la misma conversación.

*   Autofirma:

Automáticamente puede quedar situada en la parte de abajo del mensaje la información identificativa que se desee; como el nombre completo, cargo... Lo que pone una persona en este espacio refleja lo que quiere dar a conocer a sí mismos ante los demás. Se pueden crear diferentes tipos de firmas, cada una de ellas es una pequeña porción de la identidad de la persona. No se usa entre amigos por que estas autofirmas conllevan un sentimiento poco espontaneo de preconstruido y prefieren dejar caer su estatus y su cargo. Un ligero cambio repentino en la autofirma es un símbolo de que la persona ha querido perfilar un poco su forma de presentarse a los demás. Algunos usuarios creativos insertan en el lugar de la autofirma un dibujo que también nos dará información respecto a la persona, otros meten citas y dependiendo de las que una persona elija pueden revelarse detalles sobre su personalidad, tipo de vida o filosofía.

Este formato de correo electrónico se puede cumplimentar y adjuntar otros archivos que pueden contener información sobre determinados temas, cuentos, dibujos, fotos... o cualquier otro documento que pueda ser beneficioso para la terapia.

                  

 

2.4. Video-Conferencia:

         Tanto la videoconferencia como la comunicación telefónica vía internet intentan recrear las visiones y/o sonidos de un encuentro en persona. Este tipo de encuentros permite al terapeuta la integración de información valiosa para el entendimiento del paciente, como su apariencia física, el lenguaje corporal y tono de la voz.

         Para el paciente la sensación de presencia del terapeuta es más poderosa y esto puede potenciar el impacto de las intervenciones y el sentimiento de intimidad y compromiso en la terapia. Los encuentros son menos ambiguos y se reducen las faltas de entendimiento, proyecciones y reacciones exageradas de transferencia.

         Siendo menos ambiguo que el texto escrito, los encuentros sensoriales reducen la oportunidad de crear proyecciones revelantes y reacciones de transferencia, además algunos pacientes pueden sentirse incómodos ante tantas claves visuales y auditivas fuera de contexto. Además, requieren equipos más sofisticados y mayores conocimientos técnicos, son difíciles de registrar y consumirían una gran cantidad de espacio de almacenamiento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3. CIBERTERAPIA

        

3.1. Psicoterapia y Ciberterapia: Delimitación de conceptos.

Psicoterapia: proceso en el que por un conjunto de medios terapéuticos basados en la relación interpersonal; a través del diálogo y las intervenciones del terapeuta, se posibilita la superación del conflicto psíquico.

Ciberterapia: relación establecida a través de internet, entre un profesional de la salud y un paciente, centrada en dar apoyo emocional al paciente sin que el profesional comunique ningún diagnóstico ni recomiende ningún tratamiento farmacológico

 

3.2. Semejanzas y diferencias.

*   Semejanzas:

Tanto para hacer psicoterapia como ciberterapia, es necesario ser un profesional de la salud mental.

         En ambos casos se pretenden cambios en la conducta del paciente.

         La relación entre el terapeuta y el paciente sigue las mismas fases: compromiso, proceso, cambio y terminación.

         Se guían por principios terapéuticos comunes:

                   - Intercambio de pago por servicio

                   - Ofrecer consejo

                   - Ampliar la visión del mundo del paciente. Dar significado a hechos concretos de la vida del paciente. Ayudar a diferenciar la realidad de primer orden o lo objetivo, de la realidad de segundo orden o lo subjetivo.

                   - Ayudar a analizar conflictos genéricos.

                   - Establecer experiencia emocional correctora.

                   - Promover expectativas positivas.

                   - Permitir expresión de emociones.

                   - Ejercer influencia social.

- Animar a la práctica de nuevas competencias.

La ciberterapia también reúne los cuatro componentes compartidos por las distintas formas de psicoterapia:

*   Una relación de confianza, emocionalmente positiva, con una persona que ayuda.

*   Un marco de curación. Setting.

*   Fundamento racional o esquema conceptual.

*   Ritual con participación activa.

 

*   Diferencias:

-Se lleva a cabo mediante lenguaje escrito y se transmite a través de correo electrónico, el cual además de facilitar el intercambio de información ha dado lugar a un nuevo espacio psicológico con un contexto y unos límites donde se desarrollan las relaciones humanas.

        

-Los diálogos escritos implican diferentes mecanismos mentales que los diálogos hablados. Preferirán este tipo de comunicación aquellas personas que por su estilo cognitivo tengan facilidad para la expresión de experiencias y emociones mediante el lenguaje escrito. Pueden incluso mostrarse de una forma más expresiva, ingeniosa, organizada y creativa que si estuvieran hablando con el terapeuta delante.

-Formato visible, permanente, concreto y objetivo. Este formato no es sólo una herramienta para comunicarse, su calidad y estilo pueden influir en la relación terapeuta-paciente y viceversa. Una escritura pobre puede resultar equívoca para el que la lee, pudiendo proyectar este sus propias expectativas, ansiedades y fantasías en el otro. También los cambios en la relación se verán reflejados en la escritura; si la persona se sienta segura y confiada se explayará y se retraerá cuando se sienta triste o herida.

-Pérdida de información no verbal al nivel de los cinco sentidos;

No podemos ver al paciente. Al no saber cuál es su apariencia no hay lugar a prejuicios, si bien la relación puede presentarse como incompleta y ambigua, esto nos proporciona una oportunidad para explorar nuestras propias reacciones de transferencia y puede enriquecer la relación.

No hay contacto físico, como dar la mano o una palmada en la espalda, ni se transmiten sensaciones tan primitivas y fundamentales como el gusto y el olfato que puedan provocar reacciones emocionales en nosotros. Sin embargo, al no haber esa sensación táctil, física y espacial de cercanía destaca el uso de la creatividad y la imaginación para crear patrones de comunicación que no se encuentran en las relaciones en persona y que posibilitan el fortalecimiento del vínculo.

La información y los matices que llegan a través del tono de voz, se compensan de alguna manera con el uso de innovadoras estrategias de expresión mediante el lenguaje escrito, por ejemplo con el uso de "emoticones" que se pondrán al lado de cada frase para indicar qué sentimientos le acompañan, o la colocación estratégica de mayúsculas y signos de puntuación. El paciente nos transmite sus sentimientos de una forma consciente aunque esto no impide que encontremos contradicciones entre los sentimientos que el paciente quiere transmitir y el contenido de sus frases.

-Es posible el anonimato, incluso el uso de seudónimos. Esto facilita que las personas se deshiniban y se expresen de una forma más honesta. Este anonimato facilita las regresiones, ciertas personas pueden mostrarse excesivamente agresivas.     

-La interacción puede ser asincrónica. Esta no ocurre en tiempo real, normalmente está establecido que se responda a las 24 ó 48 horas desde que se recibe el correo electrónico. La respuesta podrá ser mucho más racional y madura, lo cual beneficiará las relaciones emocionalmente difíciles. Esta asincronía facilitará la regulación del tiempo de conversación y reflejará la dinámica de la relación.

En algunos casos, si pasado ese plazo, la respuesta esperada tarda en llegar, el que espera la respuesta puede interpretar ese silencio como un símbolo de enfado, indiferencia, castigo, vaguería o preocupación por otras cosas... pero no se sabe con seguridad, y esto ambigüedad inherente en la no respuesta puede convertirse en una pantalla vacía sobre la cual proyectamos nuestras propias expectativas emociones y ansiedades.

-Posibilidad de ampliar el grupo de terapia sin necesidad de presencialidad.

-La transferencia en internet puede ser significativamente diferente de las relaciones cara a cara y puede implicar transferencia a la tecnología además de transferencia interpersonal. Es más débil pues las expectativas, deseos y ansiedades que se proyectan solo pueden hacerlo sobre una figura borrosa y ambigua. Esto facilita que haya aspectos de la imagen mental de la otra persona que respondan más a nuestras propias expectativas y necesidades que en la realidad de la otra persona.

         -Las consultas puedan quedar registradas fácilmente. De este modo se puede revisar lo que consulta el paciente y las respuestas que le damos, los momentos más importantes de la terapia y reevaluar minuciosamente los conflictos. Cuando se hace psicoterapia en persona es complejo transcribir la consulta, pidiendo permiso al paciente podríamos grabarle, pero no todos están de acuerdo y sería imposible conservar todas las intervenciones con los pacientes.

3.     3.3. Ventajas e inconvenientes:

3.3.1.Ventajas que ofrece la psicoterapia a través de la red:

J Mayor accesibilidad: Puede facilitar el screening de casos que necesitarían asistencia psiquiátrica/psicoterapéutica y que no acudirían a los servicios de salud mental de otra manera.

J Tratamiento de problemas no clínicos: Internet puede ser un medio apropiado para personas que no tienen un problema no clínico y que se beneficiarían de apoyo psicoterapéutico.

          

                   J Relativa menor onerosidad: el coste de las sesiones a través de internet, es relativamente menor que el coste de las sesiones "en persona". Además se puede fraccionar el coste, previo acuerdo entre el profesional y el cliente.

                             

                   J Evitaría las desventajas que conllevan los desplazamientos de terapeuta y cliente, pues reduciría las fronteras de espacio-tiempo; favoreciendo asimismo una mayor flexibilidad en las agendas de cada uno.

              

                               J Grupos de apoyo: Internet puede facilitar la provisión de grupos de soporte para poblaciones infra-atendidas. Puede ser más indicado para personas con enfermedades o discapacidades que hacen más difícil o que imposibilitan el acceso a grupos "en persona". Y también puede ser la vía para formar grupos de apoyo para personas con patologías extremadamente poco frecuentes y que serían imposibles "en persona". Suelen ofrecer comprensión, sugerencias para el cambiar o asumir sus síndromes. Como en cualquier grupo de apoyo los participantes expresan los sentimientos positivos sobre las discusiones, o reacciones negativas a su situación. Es como un sitio donde pueden saciar sus necesidades, donde se sienten escuchados y vistos y reciben apoyo y alivio.

No se espera que sean eficaces tratamientos psicológicos pero si son tenidos en cuenta como un punto de arranque, un primer paso para que el paciente se sienta bien.

          

 

 

 

 

 

 

3.3.2. Inconvenientes de esta nueva forma de terapia:

         L Pérdida de claves visuales y auditivas de la comunicación en persona: Esto origina problemas de diagnóstico, de percepción de la identidad del cliente, problemas en cuanto a las bases teoréticas de la intervención - que ahora han de ser diferentes -, y problemas en la percepción de dificultades de comunicación en el paciente.

          

                   L Confidencialidad: Es más difícil asegurar la confidencialidad a través de Internet que en psicoterapia "en persona".

                    - Transmisión: aunque el encriptamiento de mensajes ofrece una determinada seguridad, no garantiza 100% que el mensaje no pueda ser interceptado y accedido por "piratas informáticos".

                    - Terapeuta: se recomienda no guardar información en discos duros accesibles a través de la red,..., ni dejar información accesible al alcance de personas no autorizadas, ..., así como la realización de copias de seguridad regulares de la información de las sesiones.

                   - Cliente: se recomienda prudencia sobre el hecho de mandar información desde el trabajo - el empleante, en EE.UU. tiene derecho a leerlo -, o desde casa ( las personas que conviven con él pueden acceder a los ficheros clínicos).

                    - Asuntos legales: en EE.UU. el "secreto profesional" está en entredicho en lo referido a las sesiones a través de la red, sobre todo en temas como separaciones, o custodias de los hijos. Esto se complica todavía más cuando terapeuta y paciente son de diferentes nacionalidades,( lo que implica sistemas legales diferentes).

          

                   L Competencia: la falta de formación de los profesionales en este nuevo tipo de terapia también es un tema importante a tener en cuenta, desde el punto de vista de las implicaciones éticas y legales del nuevo tipo de intervenciones ( "basadas en texto").

          

                   L Manejo de Crisis: es más difícil, porque el cliente mantiene el anonimato y el terapeuta puede estar no familiarizado con los recursos de la zona donde está el cliente. Además se dan problemas sobre el informe que se debe emitir sobre la posibilidad del paciente de hacer daño a terceros, o del peligro sobre su propia seguridad... Esto, se hace más difícil cuando cliente y terapeuta son de ámbitos geográficos ( y consecuentemente jurisdiccionales ) diferentes.

          

                   L Asuntos jurídicos y legales: en este sentido es fundamental el tema de la transcendencia de las fronteras físicas que implica Internet. Por eso, el hecho de que terapeuta y cliente sean de distintos estados, o de distintos países, con leyes diferentes, supone un reto a la hora de establecer y uniformar criterios legales de regulación de estas actividades. Es un desafío, que tiene implicaciones también en otros niveles de la actividad humana.

         3.4. Conclusiones:

                               Con el termino ciberterapia se está definiendo una via de comunicación entre el psicoterapeuta y el paciente y se está demostrando cómo las diferentes vías de comunicación pueden afectar al proceso terapéutico e incluso podrían llegar a conceptuar desde otra dimensión los problemas psicológicos.

                   Con todas sus ventajas e inconvenientes la ciberterapia es positiva porque es una forma más de comunicación entre el terapeuta y el paciente. Acorta las distancias y los tiempos para el tratamiento y por lo tanto es de esperar que para la mejora del paciente.

         No debe usarse aisladamente si se quiere hacer un diagnóstico y llevar a cabo un tratamiento ya que la información no verbal del paciente está restringida, por lo tanto no se puede hacer un diagnóstico, como mucho se podrá hacer una aproximación sobre un diagnóstico con el fin de derivar al paciente a una consulta de salud mental.

                   La ciberterapia usada aisladamente tendrá que ceñir sus objetivos a encuadrar el problema del que consulta, ayudándole a ver las cosas de una forma diferente y a encontrar las posibles soluciones. El ciberterapeuta, que sólo haga psicoterapia en la red, se limitará a dar apoyo emocional al paciente que consulta por problemas generales.

Para poder ampliar su campo de acción de una forma beneficiosa, su uso debe ser complementario a la terapia "en persona". Esto evitaría los problemas de las intervenciones sólo a través de la red. (anonimato, temas diagnósticos, temas legales, y respuestas a intervenciones-en-crisis). Además aumentaría la capacidad del terapeuta de incidir en el mundo del cliente. (profundidad, perspectiva, monitorización del trabajo terapéutico recomendado al cliente). La sustitución paulatina de las sesiones clínicas "en persona" por sesiones a través de la red, aplacaría la "violencia" que puede suponer un fin de la relación terapéutica cara a cara. Esto haría más llevadero el duelo que conlleva romper el vínculo terapéutico con el profesional de la salud mental, y favorecería la vuelta del paciente sobre la confianza en sus propios recursos.

 

 

4. HACIA UNA COMPLEMENTARIEDAD.

La psicoterapia tiene como fin la superación del conflicto psíquico del paciente. Para ello se vale de la determinación de un diagnóstico que le hará posible elegir un plan de acción. Este diagnóstico se basará entre otras cosas, en la información verbal y no verbal que transmite el paciente a lo largo de la relación. Para hacer este diagnóstico podemos ayudarnos de las nuevas tecnologías, que complementarán la acción del psicoterapeuta, sin sustituirlo.

El uso de las nuevas tecnologías se pueden evaluar desde perspectivas diferentes dependiendo de que técnica de psicoterapia se elija. Por ejemplo, los cognitivo conductuales pueden encontrar las correcciones automatizadas muy útiles, sin embargo los psicoanalistas que trabajan con material basado en la fantasía encontraran muy útiles los entornos virtuales y las terapias que dan énfasis a la construcción de una narrativa personal encontrarán mucha utilidad en las relaciones asincrónicas mediante correo electrónico. Todos estos nuevos medios pueden combinarse de muchas maneras a lo largo del proceso terapéutico ya que cada uno de ellos acentúa un cierto aspecto de la psicoterapia.

Pueden ofrecer información que el psicoterapeuta sólo hubiera sido capaz de obtener porque está más allá de sus sentidos, pero toda esa información que podemos obtener gracias al uso de las nuevas tecnologías tiene que estar integrada por un psicoterapeuta. Las máquinas por sí solas no pueden hacer psicoterapia porque no pueden ir más allá de lo que es una máquina, no pueden saber más que el psicoterapeuta que las programo. Las máquinas no pueden trascender a las personas, es el psicoterapeuta el que tiene que integrar todos los datos sobre su paciente, la que dan los ordenadores y la que él ha observado e integrado.

Para que haya salud mental tiene que haber complementariedad. Tanto de unas terapias con otras como de medios de evaluación, diagnóstico y tratamiento, complementariedad que estará guiada por las necesidades del paciente en cada momento de su vida y en cada momento del proceso terapéutico.

        

5. BIBLIOGRAFIA:

1 "The psychology of cyberspace" Suler,J. <http://www.rider.edu/users/suler/psycyber/therapy.html

2: "Los Señores del Aire: Telépolis y el Tercer entorno" Echevarría, J. Ed. Destino 1999.

3 :      Seemann O, Soyka M.

[Psychiatry and psychotherapy on the internet. Current overview].
Nervenarzt. 1999 Jan;70(1):76-80. Review. German.
PMID: 10087522; UI: 99187486

4 :      Pergament D. Internet psychotherapy: current status and future regulation.
Health Matrix. 1998 Summer;8(2):233-79. No abstract available.
PMID: 10182219; UI: 98396517

5 :      Seemann O, Seemann MD, Boerner R, Jenn M, Rupprecht R, Soyka M.        Psybertherapy on the Internet and its implications for psychiatry, psychotherapy, and psychosomatics.
Eur J Med Res. 1998 Dec 16;3(12):571-6.
PMID: 9889178; UI: 99108284

6 :      Gold J. Mental health and the Internet.
Comput Nurs. 1998 Mar-Apr;16(2):85-6, 89. No abstract available.
PMID: 9540250; UI: 98201073

7 : Galanter M, Keller DS, Dermatis H, Biderman D. Use of the Internet for addiction education. Combining network therapy with pharmacotherapy.
Am J Addict. 1998 Winter;7(1):7-13.
PMID: 9522002; UI: 98182465

8 :      Stein DJ.

Internet addiction, Internet psychotherapy.
Am J Psychiatry. 1997 Jun;154(6):890. No abstract available.
PMID: 9167536; UI: 97310369

 

 

                    

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MASTER "TÉCNICAS DE PSICOTERAPIA" 1998-2000

TUTOR: JESÚS POVEDA DE AGUSTÍN

MERCEDES DE LUCAS COLLANTES

PSICÓLOGO CLÍNICO