Ciberterapia

 

Hace tiempo alguien me dijo que en Internet se producían lo que se podría llamar un diálogo entre mentes, ya que no existía la voz, ni el cuerpo, solo las palabras escritas. Esta afirmación de hace tres años hoy día no es exacta, ya se están simulando los olores, los sabores, y ya se puede hablar con voz viendo por la pantalla el cuerpo así como la cara de la persona con la que uno habla, a través de los programas de vídeo conferencia. Pero es difícil sentir la respiración y que los olores y la apariencia física llegue en toda su dimensión, es decir, aquellas variables que hacen sentir, intuir a la otra persona cuando está físicamente presente. Este es uno de los grandes inconvenientes que representa una carencia importante en psicoterapia.

Estamos hablando de ciberterapia, es decir, asistir psicoterapeuticamente a través de la red a una persona que así lo solicita, con el fin de ayudarle a encontrar soluciones y a orientarle con profesionalidad con la única herramienta que se puede tener a través de este medio que son las palabras, contando como aliado a veces y a veces como obstáculo el "estado alterado de consciencia" que se produce al estar en Internet. Luego explicaremos esto más ampliamente.

Relato mi experiencia en esta nueva versión profesional del psicólogo clínico que ha nacido y que merece la pena estudiar.

Hay muchas personas que son introvertidas y que por tanto tienden a moverse en soledad, Internet les ha proporcionado un excelente campo en el que ellos mismos se pueden relacionar, pero en soledad, con otros seres humanos, además pueden investigar y hacer búsquedas sobre sus aficiones y sobre los temas que les interesan, y si están en un momento de inseguridad vital o atravesando una crisis personal o con su pareja o en su profesión o mismo en Internet, también Internet les proporciona herramientas de consulta a profesionales de la salud mental.

A estas personas generalmente les cuesta pedir ayuda y en la vida real probablemente nunca lo harían, pero sin embargo en Internet tienen un campo sembrado para poder hablar sobre ellos mismos, sus inseguridades, sus complejos y en general sobre sus sentimientos, sin tener que enfrentarse mas que a unas palabras escritas pudiendo estar o no estar, aparecer o desaparecer y pudiendo jugar a la mentira o la verdad sin mas compromiso que las palabras, y no teniendo que enfrentarse a una persona en consulta directa. Además pueden hacer uso de recursos tales como una cierta asertividad, cosa que en la vida fuera de Internet no son capaces de utilizar. Sus mecanismos defensivos por tanto se incrementan y no sienten bloqueos a la hora de expresarse y de hablar sobre ellos mismos.

Este es fundamentalmente, desde mi experiencia de tres años el tipo de personas con las que me he encontrado, intelectuales introvertidos y emocionales introvertidos, personas con dificultades en sus habilidades sociales y en la expresión de sus sentimientos pero a las que Internet proporciona un estado de consciencia óptimo para poder "desnudar" su mente y hablar sobre ellos mismos con sinceridad, cuando descubren por fin que la sinceridad es el único camino para poder "reorientarse".

Durante estos tres años de experiencia, he descubierto que los consejos, aunque sean reflexionados y vengan a cuento, pocos resultados tienen, y que la aplicación de las estrategias terapéuticas desde el hemisferio izquierdo, es decir, desde la aplicación de lógica cartesiana, deduciendo lo que seria mejor hacer pensar o sentir, caen en la mayoría de las veces al vacío. A lo mejor pueden tener algún resultado, pero invierte uno mucha energía en ello, sin que los resultados respondan al esfuerzo que ello conlleva.

Lo primero que pido es que me manden una larga carta en la que me relaten exactamente quienes son, así como todas sus circunstancias actuales que puedan influenciar en su estado. Que me manden una profunda reflexión sobre ellos mismos tratando de hacerme llegar bien quienes son y qué necesitarían que yo les proporcionara para ayudarles. Les pido las soluciones de antemano, para así partir desde ahí a lo que luego van a ser mis intervenciones terapéuticas. Así los consejos están ya dados, ellos mismos se los dan a sí mismos y eso que nos ahorramos para poder comenzar cuanto antes.

Un factor casi constante es la desaparición de repente por un tiempo de la persona. Hay veces que nunca más se vuelve a saber de ellos, esto es una pequeña advertencia para que los futuros profesionales partan ya "vacunados" para posible "fugas". Cuando esta carta se recibe, uno ya va viendo, según el lenguaje que utiliza y las palabras, construcción de frases, acentos y exclamaciones, puntos suspensivos y apartes, como puntos y comas, asi como todos los recursos lingüísticos que pueda uno captar, quien y cómo es esa persona aparte de lo que él dice de sí mismo. La experiencia proporciona esa sabiduría que le hace a uno intuir qué es lo que hay detrás de esas palabras y quien está detrás del ordenador.

La mentira se puede captar, también los estados de ánimo, también si hay sustancias en sangre (si ha bebido por ejemplo) y también si se está resistiendo o le están poniendo a uno a prueba. Es interesante estudiar a fondo lo que puede ocurrir entre un psicólogo o profesional de la salud mental y una persona en Internet, los diálogos pueden llegar a ser apasionantes y dignos de ser analizados a posteriori. Es aconsejable incluso hacerlo, también para evaluar como ha sido la intervención de uno mismo.

Lo que yo trato fundamentalmente es hacer pasar un buen rato a la persona, que haya sentido del humor, un dialogo fluido y que se sienta escuchado y comprendido de antemano, para pasar rápida la prueba de si estoy realmente con él o ella para poder optimizar el tiempo que vamos a pasar juntos. Generalmente, por un precio al alcance de sus posibilidades, les doy derecho a un numero indefinido de mails y a cuatro chats al mes de hora y media de duración.

Los mails son mas relajados ya que se puede tomar uno el tiempo de pensar bien en lo que escribe y además puede uno recurrir a adjuntos que pueden ser cuentos, relatos, chistes, fotos, viñetas, artículos, pequeños vídeos o presentaciones. Así se aprovecha para hablar más en un sentido simbólico dejándole a la persona hacer la asociación con lo que uno le quiere decir, sin decirlo explícitamente. Es decir, las metáforas, los simbolismos, los dobles sentidos, el humor, las fábulas, las moralejas son magníficos emisores de mensajes. Estos llegan directamente al hemisferio derecho en donde se descodifican, y precisamente Internet es un magnifico medio para que así sea, sin otros "ruidos" o "bloqueos" que se presentan en sus vidas a la hora de descodificar, cuando el contacto humano es más directo y kinestésico.

Es a través de símbolos como mejor se llega al inconsciente de las personas, no sólo a través de Internet, por supuesto, pero Internet proporciona un estado de consciencia óptimo para que se produzca un diálogo no solo entre mentes , sino llegando al inconsciente con el fin de producir momentos catárticos en los que las personas tomen consciencia, es decir, se den cuenta de las cosas y abran los ojos a las soluciones y por tanto se produzcan cambios positivos.

Se mandan unos tests que he diseñado específicamente para adjuntar en un mail con el objetivo de producir momentos de introspección en las personas y reflexiones sobre ellos mismos, que luego me mandan con sus respuestas que pasaran a ser comentadas tanto en chats como en posteriores mails, partiendo de ahí para comenzar la terapia.

Es un trabajo que requiere mucha concentración y mucha rapidez . También los pacientes a través de Internet le están poniendo a uno continuamente a prueba y toda la agresividad latente que puede bloquearse en consulta directa, tiene en Internet también un campo sembrado para expresarla y hay que estar bien preparado para ello en cualquier momento. Las personas son mucho más hábiles que lo que uno imagina cuando no hay contacto directo y es preciso, insisto, estar en todo momento preparado para actuar con rapidez y con una gran prudencia. Los errores no tienen marcha atrás, todo queda escrito, y por tanto son más difíciles de resolver y no se puede retroceder ni ayudarse con la parte no verbal de la comunicación, que es como uno se suele ayudar en caso de errores cometidos en consulta.

Una vez más en Internet también se comprueba que cada persona es única e irrepetible y por tanto las estrategias de intervención son diferentes en cada caso, y con el tiempo uno va viendo como se producen con más facilidad los cambios en las personas y como la prudencia, la concentración y la imaginación son los tres grandes aliados del profesional de la salud mental que se dedique a esto.

Isabel Salama Falabella (psicóloga clínica y especialista en Ciberterapia)