Chamanismo

----------------------------------------------------------------------------
----

El chamanismo es una tecnología de transformación paleolítica, de ámbito mundial, que utilizaba el acceso controlado a los estados de éxtasis de la conciencia para comunicarse con las plantas, los animales, los antepasados, los espíritus y los cuatro elementos. El chamán era sanador, controlador del tiempo climatológico, adivinador de fuentes de alimentos, enemigos y objetos perdidos... un ecologista espiritual que mantenía el equilibrio entre su tribu y la biorregión de ésta, para lo cual era agudamente sensible a lo que D. H. Lawrence llamó «el espíritu del lugar»:
"... todo pueblo se polariza en alguna localidad determinada, que es el hogar la patria. Diferentes lugares en la faz de la tierra tienen influencia vital diferente, vibración diferente, exhalación química diferente, polaridad diferente con estrellas diferentes: llamadlo como os guste, pero el espíritu del lugar es una gran realidad."
Este sentido intuitivo del lugar es una forma embrionaria de geomancia, la ubicación de viviendas, lugares sagrados y cementerios en armonía con la topografía local y con sutiles energías de la tierra, que se volvió más formalizada al evolucionar las civilizaciones.


«Los chamanes eran los que recordaban los comienzos», escribió el historiador de la religión Mircea Eliade. La capacidad de recobrar, de recordar, a partir de un estado alterado o trance un estado normal de conciencia cruzando lo que normalmente es un velo de olvido -por ejemplo, despertar de un sueño misterioso-, se denomina retención de estado cruzado.
La retención de estado cruzado propia de los chamanes requiere un conocimiento profundo de los ciclos biológicos del nacimiento, la vida, la muerte y la regeneración en todos los fenómenos. Además de cantar, rezar, danzar, tocar el tambor y ayunar, uno de los métodos más efectivos para entrar en estados de éxtasis en la búsqueda del conocimiento de estado cruzado, es por medio del uso ritual de plantas de poder, tales como hongos psicoactivos, dondiego de día o peyote (el cacto que contiene mescalina).
McKenna, que ha efectuado muchas investigaciones etnofarmacológicas en Amazonia, sugiere que estas plantas psicodélicas pueden ser feromonas de especie cruzada, que al ser ingeridas bajo control apropiado y en un marco ambiental adecuado revelan que:
"la naturaleza quiere que la articulen, quiere que la reconozcan como fuente de información y como ser cohesivo con intencionalidad. Compartimos esta planta con algo inteligente. No es inteligente de modo abstracto, incomprensible, sino de modo concreto, de un modo que podemos comprender."
La comunión arcaica con la Tierra viva por medio de plantas es una experiencia propia de chamanes a escala mundial. Las plantas no son sólo fuentes de alimento, vestido, bebida, tabaco, medicinas y perfumes; son también maestras muy profundas. La experiencia con una planta psicodélica pone a un chamán en comunicación con el latido del corazón de la Tierra.
Cualquier cosa desequilibrada o arrítmica se hace visible inmediatamente, lo cual es la señal para que el chamán proceda a su corrección ritual.
John Steele (Gaia: La Tierra inteligente)

>Chamanismo es es un sistema religioso de los chamanes. Los chamanes son unos
>sacerdotes budistas entre las tribus que habitan en el norte de Asia. Son
>sacerdotes adivinos y medicos.
>Chamán, líder religioso, conocido por el papel que desempeñaba en culturas
>cazadoras y recolectoras poco estructuradas, aunque homogéneas, que
>empleaban técnicas elementales de trabajo. La palabra Chamán se deriva de un
>término de la lengua tungus de Siberia, una de las zonas en las que se
>observa la forma clásica de chamanismo. Otras modalidades de chamanismo han
>estado presentes en sociedades de tradición oral muy dispersas localizadas
>en Asia central, Norteamérica y Oceanía. Los fenómenos chamanísticos se
>observan también en religiones de culturas jerarquizadas más elevadas, como
>la China o el sintoísmo japonés, aunque no podemos clasificarlas como
>chamanísticas.
>Si bien un chamán puede alcanzar distintas categorías religiosas mediante la
>herencia, la búsqueda personal o la vocación, el reconocimiento y la llamada
>individual es siempre una parte esencial de la elevación de la persona a una
>nueva categoría. El chamán, generalmente un hombre, es un médium, un
>portavoz de los espíritus que se convierten en sus familiares a lo largo de
>su iniciación, durante la cual experimenta con frecuencia ayunos
>prolongados, retiros y otras pruebas que conducen a sueños y visiones. Le
>sigue una formación impartida por chamanes veteranos.
>Las tareas religiosas principales de un chamán son la curación y la
>adivinación. Ambas se alcanzan tanto gracias a la posesión espiritual como
>al viaje del alma al cielo o al inframundo. Hay pruebas de que el chamán
>realiza resurrecciones milagrosas viajando a la tierra de los muertos para
>traer de regreso a los espíritus difuntos. Los chamanes también adivinan
>dónde se localiza la caza, la posición del enemigo y la mejor forma de
>proteger y aumentar el abasto de víveres. Los chamanes llegan a ocupar una
>elevada posición social y económica, en particular si tienen éxito como
>sanadores.
>Los intentos de explicar cómo trabajan y curan los chamanes han sido
>numerosos. Ciertos estudiosos han establecido paralelismos entre la curación
>chamanística y las curaciones psicoanalíticas y han concluido que en ambos
>casos se crean eficaces símbolos terapéuticos que conducen a la liberación
>de la conciencia y a la sanación fisiológica. Varios antropólogos, que
>rechazan la teoría de que los chamanes son en sustancia neuróticos o
>psicóticos, han sugerido que éstos poseen ciertas habilidades cognitivas
>notablemente superiores al resto de la comunidad. Otros eruditos explican el
>chamanismo como el precursor de sistemas religiosos más organizados, o como
>una técnica para alcanzar el éxtasis.