Cuestionario:

 

-¿Es necesario realizar estudios o verificar antecedentes médicos de los pacientes, para descartar algún tipo de alergia a los animales?

Si, claro, uno de los problemas que puede presentar la psicoterapia asistida con animales es el tema de las alergias a dicho animales. Sobre todo a los gatos. Pero yo siempre digo lo mismo, que cuando nuestro sistema inmunológico reacciona de un manera exagerada mostrando los síntomas alergicos, es que hay un reto detrás y he visto como espectacularmente se han curado de sus respectivas alegrias a los gatos las personas que se han empeñado en ello. No obstante se pueden en ese caso elegir otros animales. No conozco a nadie que tenga alergia ni a los delfines ni a los caballos, ni tampoco a los perros. Conviene siempre tener un informe clínico completo sobre las personas que se va a someter a una sesión de TACA.

-.Es positiva la terapia para los mismos perros? es decir, se sabe que la carencia de atención a las manifestaciones de stress o cansancio de los perros mientras se desempeñan en la tarea, puede ser muy perjudicial para ellos. ¿Qué piensa de esto? Conoce algún método sistemático para evitarlo?, ¿Cuándo la terapia se convierte en una amenaza para el bienestar emocional de los perros?

La psicoterpaia Asistida con Animales no funciona si no es beneficiosa tanto para el paciente, como para el animal y también para el psicoterapeuta. El cansancio, el hambre y otras necesidades no cubiertas de los animales les convierten en NO terapéuticos. Es terapéutico un animal satisfecho en sus necesidades básicas de salud física y psíquica, nutrición-hidratatción y descanso. El mediador, psicoterapeuta, tiene que controlar siempre al lado del entrenador o propietario del perro o etólogo especialista en conducta animal, cómo está el animal y cómo actúa. La satisfacción de sus necesidades básicas es una premisa fundametnal para que puedan ocurrir comportamientos mutos del animal y el paciente que pueda ser terapéuticos.

.-Muchos perros adultos de refugios pueden tener secuelas emocionales o conductuales producto de presuntas carencias o maltratos en el pasado. Estos perros, con un adecuado entrenamiento, ¿pueden desempeñarse en Terapia Asistida?.?

Por supuesto que si, porque además son especialmente sensibles a la discapacidad y a la necesidad de afecto. Una vez rehabilitados y curados de posibles secuelas traumáticas, lo cual se puede hacer perfectamente, son quizás los mejores, porque una vez se encuentran bien son muy agradecidos, especialmente sensibles para conformar vínculos afectivos y por tanto cariñosos y poco „clasistas" es decir, poco filtradores de a quienes aceptan y a quienes no.

. -Considerando que los destinatarios del Programa serían un grupo de ancianos internados en un Hogar para la Tercera Edad:

A. ¿Qué frecuencia de visitas semanales nos recomendaría

Yo recomendaría dos veces por semana como mínimo, y mejor tres que dos, así los ancianos pueden tener la espectativa de tener con frecuencia esa visita que será su „masajito" semanal. Un día si y otro no y descanso los fines de semana.

B. ¿Cuántas horas por visita?

Teniendo en cuenta que son ancianos y que por tanto se cansan pronto, y dpendiendo del número de ancianos que aceptan y les gustan lo perros, por lo menos un par de horitas de visita daría tiempo a que ocurrieran dinámicas aliviantes y reparadoras de soledad y aburrimiento. Más quizás sería cansado. Insistro depende del número de ancianos que acepte interaccionar con ellos.

C. ¿Cuántos perros por visita?

La respuesta va en la misma línea, depende cuántos ancianos acepten la compañía por un ratito del animal, dos perros sería lo ideal para 10 ancianos a los que les gusten los animales y especialmente los perros cariñosos.

D. ¿Qué duración total del programa de visitas?

La constancia es una de las grandes ventajas que ofrece la TACA. Yo lo haría ininterrumpidamente, porque los programas para ancianos tienen un diseño más que curativo, de alivio, de compañía, de cariño y de emociones por tanto que siempre son buenas y que no quedan definitivamente ancladas. Es por eso que quizás y por el trabajo que conlleva que se podría instalar definitivamente y para siempre. También se puede de repente interrumpir para ver cuál es el grado de frustración ante la ausencia de... pero sólo con el propósito de reiniciarlo de nuevo. Los ancianos, cuando hay animales que les dan cariño, llaman menos a los médicos porque se vuelven menos autorreferentes de achaques físicos, y además reciben luego más visitas de sus familiares, porque no se ponen tan reivindicativos cuando éstos van, y por tanto se hace más agradable la visita.

E.  ¿Hay patrones fijos en relación a esto, o se puede adaptar a las posibilidades del Programa fácilmente?

Los programas de actuación son muy libres, quieres decir, que no se suele tener pensado y programado nada hasta ver la aceptación que tiene no solo por los ancianos, sino también por el personal que les atiende, que quizás sea a los primeros que haya que convencer antes de instalar un régimen de visitas o algún programa individualizado más específico.

.-¿Conviene hacer las visitas con un solo perro, o mejor asignarle un perro a cada anciano o subgrupo de ancianos (considerando que nuestro Programa de Entrenamiento trabajará con 5 perros como mucho)?

La cantidad de perros es en función del personal humano que tiene que controlarlos (a los perros) y el personal anciano que los acepte, porque hay ancianos que no queiren saber nada de perros al principio, hay que ir poco a poco viendo como transcurre la situación y cómo se comportan los perros, los ancianos y el personal que cuida de los ancianos, así como los propios médicos. Espero que no encontreis dificultades, es por eso que al principio yo siempre recomiendo ir con uno o máximo dos perros, ya que daros cuenta de que los perros primero exploran el territorio y se puede provocar una situación de rechazo por el personal médico y sanitario que recurrirán a rechazar la situación, incluso por motivos de higiene.

-, A los fines de suavizar el impacto de la finalización del programa provocará en los ancianos, ¿qué tipo de actividades o "intervenciones" recomienda realizar, para que la ausencia futura de los perros, no sea vivida con demasiada angustia?

Lo ideal sería plantear algo que perdure en el tiempo, aunque sea una cuestión de una sola vez por semana, una vez se haya establecido una situación de aceptación por todo el personal de las residencias. Las terapia con perros y ancianos no tiene fin, como sucede en otras ocasiones de intervenciones específicas en centros de educación especial. Pienso que en caso de no poder continuar con visitas, siempre dejar la puerta abierta para recomenzar de nuevo y tenerlo en cuenta para eventualmente hacerlo. Los perros de visita en residencias de ancianos ofrecen sobre todo el cariño y el afecto cuyo efecto perdura mienras se tiene, luego se vuelven a quedar sin ello...