CUATRO DESDE LA VIRTUD


ECUANIMIDAD y ARMONIA
son las virtudes naturales, debajo de el comportamiento tipo cuatro. Los niveles sanos de Rizo son El creador inspirado (aquí abundan los artistas, los compositores, los poetas), el intuitivo percatado de sí (si alguien se da cuenta de la vida interior, desde siempre, es un cuatro) y quien se revela a sí mismo... Esto se refiere a que los demás percibimos a los cuatros como personas "variables", por la sencilla razón de que los demás actuamos estar bien cuando estamos en la olla; los cuatro no fingen, y por eso hoy están eufóricos y mañana deprimidos. Los demás también... pero fingimos...


Dice Pangrazzi, un italiano: "La introversión de este tipo lo lleva a desarrollar un elevado grado de autoconocimiento, y la reflexión los induce a vivir la vida como un misterio y a cultivar la dimensión espiritual. Cuando aprenden a vivir el presente, pueden ser la compañía ideal que nos haga apreciar la vida en toda su dimensión. Es un regalo maravilloso si logramos entrar a la catedral interior de un tipo cuatro y apreciar la belleza de sus vidrieras, pues desde fuera es imposible percibir los tesoros que esconde...
No todo cuatro es artista, pero invariablemente sabe apreciar la belleza y tiene una manera especial y creativa de ver la vida. Valoran como nadie la
belleza de la creación, incluyendo una fina capacidad de captarla en las personas. Tienen una sensibilidad especial para captar los sentimientos y pensamientos de los demás, y llegar así a la empatía que es el entendimiento comprensivo".


Integrados tienen la fortaleza de la CONFORMIDAD, pasan del sentir a la acción, y se vuelven objetivos y disciplinados. O sea, adoptan las mejores cualidades de los UNOS sanos.


Cuando un hombre muestra lo mejor de sí, a las virtudes propias de su tipo de personalidad, integra lo mejor de ambas alas . Así que un Cuatro en sus momentos de luz, o permanentemente cuando transformado, también muestra a los demás:


ALA TRES:
ESPERANZA. VERDAD.
Dar Esperanza es provocar entusiasmo, al convencer a otro de que habrá un mejor mañana. Los niveles sanos de Riso son la persona auténtica, la persona segura de sí y el ejemplo sobresaliente. Es el tipo preciso para contagiar pasión y optimismo. Agarran al vuelo las oportunidades y saben presentar y hacer atractiva cualquier idea.
Excelentes promotores y organizadores de nuevos proyectos, son garantía de competencia y profesionalidad. Manejan alto nivel de energía, miran con confianza el futuro. Pasan fácilmente de la idea a la acción y si de lo que se trata es de vivir la vida, estos saben cómo vivirla con toda la intensidad. Integrados son transparentes y empiezan a jugar con las cartas bocarriba, porque quitada de en medio la sombra, muestran su luz innata que es la Verdad.
Valoran más a las personas y así mismos por lo que son y no por lo que hacen, tienen o saben. Son excelentes dando apoyo y estimulando el potencial de los demás. Los sufis llaman al Tres transformado, el que ama y es amado.


ALA CINCO:
Nadie puede enseñar mejor las virtudes del Desapego y el Compartir que un cinco quien las ha logrado, venciendo la mezquindad. El desapego tiene un significado y un propósito muy interesantes, porque mientras el cinco se desapega de libros, espacio, tiempo en soledad, ciencia, y bien armados y consistentes baluartes conceptuales, que han sido su más valioso tesoro, saca a la luz su rica vida interior, antes desconocida hasta para sus más allegados a quienes empieza a valorar, descubriendo el único medio efectivo de aprendizaje del amor: el camino de la relación. Aparece entonces un nuevo,simpático y divertido niño en el vecindario, con un cuento nuevo y sorprendente cada día. A la vez, él mismo empieza a sorprenderse con lo que el otro ve en él, pues le cuesta bastante creer que está dando y provocando sentimientos, algo muy nuevo y bello para un cinco, y ahora es capaz de hacerle una fiesta a una lágrima.


El cinco integrado comparte sus propios conocimientos, sin temor a empobrecerse. No da por supuesto que la manera de pensar de él, sea superior a la de los demás, sino que es consciente de que hay diversos tipos de inteligencia. Dedica el propio tiempo a los demás, sin temor a malgastarlo. Toma la iniciativa de revelar los propios sentimientos para establecer relaciones de intimidad. Se implica en la acción y con los demás, a fin de disminuir el propio aislamiento. Se esfuerza por trabajar en equipo, sin limitarse a confiar en sus propios recursos. Deja que la vida sea maestra, en vez de depender solamente de sus propios esquemas mentales de referencia. Se mantiene en contacto con la propia corporeidad, confía más en sus instintos y encauza las energías hacia la acción. Al fin se ha dado cuenta, que aunque no lo sepa todo sobre algo, sabe mucho más que la mayoría de quienes sí hacen. Ha convertido, pues, su conocimiento (su tremenda fortaleza) en acción y esa es la integración al OCHO, que le indica sabiamente el Eneagrama.
La virtud llamada Omnisciencia, consiste en la transmutación de la sabihondera en Sabiduría, cuando se ensamblan todos los conocimientos desde el Amor y se empieza a ver el Universo como un maravilloso ente vivo que lo abarca Todo. El cinco ha descubierto el Rostro de Dios y está muy dispuesto a compartirlo.

El hombre armonizado (Según Maité Melendo)

"El hombre que logra armonizar sus centros, puede decir "si" o "no" desde su tripa, se comporta de manera unívoca y se presenta como un ser fuerte e independiente.

Tiene la cabeza clara, mantiene el control y puede decidir rápidamente -en caso de que haya peligro- si tiene sentido luchar, huir o negociar.
Y puede acercarse con el corazón abierto y sin complicaciones a los demás, con toda la capacidad de amar, sin sobrepasar los límites propios o ajenos, fluyendo equilibrado y tranquilo, disponiendo libremente de su atención para actuar de la forma más adecuada ante cualquier situación".

Recibe un estrecho abrazo de bienvenida a la mejor parte de tu vida,

Fercho.