Grandes marcas de ropa y accesorios (Gucci, Carolina Herrera, Versace) están diseñando cosas para perros bastante caras, acercándose al concepto de bienes de lujo..¿qué le parece?

 
En principio me parece bien, si alguien quiere gastarse su dinero en bienes de este tipo, no tiene porqué ser nada peyorativo. Sólo faltando a lo que pueda ser natural en la mascota es cuando pienso que puede estar uno haciendo una prolongación de sí mismo a través de la imagen de su mascota, faltando el respeto y la consideración al animal. En tanto que no exista sufrimiento por ninguna de ambas partes, en principio no veo ningún problema. Se puede considerar que quizás hay muchos seres vivos  necesitados de supervivencia, y que se podrían hacer mejores inversiones, pero cada cual es muy dueño de hacer lo que quiera con su dinero.
 

¿A qué se debe este comportamiento por parte del consumidor (si las marcas ofertan estos productos es porque hay demanda)? ¿es, solamente, puro consumismo?...

 
Se debe fundamentalmente a la imagen, o bien ante sí mismo o bien hacia los demás, y por supuesto también se puede deber al afán de consumir. Las mascotas de alguna manera nos representan, "hablan" de qué tal estamos psicológicamente y es muy interesante saber cómo está o como es una mascota para saber mucho de sus dueños. Existe una proyección de nosotros mismos en todo lo que tenemos cerca y lo que amamos. A través de las mascotas, la relación que tenemos con ellas y el trato que les damos, se dice mucho de nosotros. Es así que probablemente los consumidores de este tipo de productos sean personas para las cuales la imagen es importante, así como la estética y el sentirse distinguidos, y lo hacen también a través del consumo y exhibición a través de los animales de dichos productos. Insisto en que lo importante es que no exista sufrimiento por parte del animal, cuando se le introducen dichos productos en su vida.
 
Con respecto a la "adoración" al perro, que puede ser otro motivo por el que exista la tendencia a consumir productos de lujo para él, en tanto en cuanto el perro no lo aprecia en la misma medida o en el mismo canal de satisfacción del ser humano, es la prueba de que es una proyección, pero hay personas que presentan dicha maneras de querer, de amar. No se puede de todos modos hacer una generalización, ya que cada persona es todo un mundo y habría que hacer quizás una encuesta para poder sacar conclusiones desde la psicología de la personalidad. Pienso que es un tema en los que se dan muchos factores, entre los más importantes a la hora de analizar, es la personalidad de los dueños.

 

Isabel Salama