Adicción al sexo
JUAN JOSE RUIZ SANCHEZ-PSICÓLOGO CLINICO.
SERVICIO DE PSICOLOGIA-EQUIPO DE SALUD MENTAL DE UBEDA . 2001

Adicción al sexo
La sexualidad es una dimensión de la persona que impregna la vida cotidiana
y que habitualmente está asociada al amor y a la ternura.

Es una fuente de motivación e incluso de inspiración artística, pero también
puede dar lugar a todo tipo de objeciones. En el caso de la adicción, el
sexo se convierte en una obsesión para la persona de la que le resulta
difícil desprenderse y que compromete seriamente su funcionamiento
cotidiano.

La importancia concebida a la sexualidad es muy variable de unas personas a
otras y no está relacionada directamente con el grado de salud mental. Hay
personas sanas en que la motivación sexual es muy baja y otras, en cambio,
en que es muy alta. Sin embargo, la adicción al sexo, a diferencia de la
sexualidad normal -más o menos alta-, se caracteriza porque el objetivo de
la conducta es más la reducción de un malestar que la obtención de un
placer. El sexo se convierte en un remedio para reducir la ansiedad y la
actividad sexual se transforma en algo morboso y obsesivo (Mellody, 1997).

La adicción al sexo que afecta más a hombres, consiste en un exceso
desbordante de deseos y de conductas sexuales que el sujeto se siente
incapaz de controlar. El impulso incontrolado se traduce en una conducta
sexual breve, frecuentemente poco satisfactoria, que se repite con
intervalos variables siempre cortos -entre algunas horas y escasos días-,
con mujeres distintas y sin reparar en los perjuicios de toda índole que tal
conducta ocasiona a uno mismo y a su familia. A veces se pueden invertir
hasta cuatro horas diarias, pero los pensamientos sobre el tema pueden ser
casi constantes. De este modo, la conducta amorosa se reduce a una mera
urgencia biológica irreprimible, con el único objetivo de la
penetración/eyaculación y sin dejar espacio a la comunicación ni a la
ternura. Se considera a las personas sólo en función del sexo, que se
convierte de esta forma en la única vía para conseguir una gratificación
personal y afectiva.

Se trata de un tema recurrente en el cine y en la literatura, con personajes
que deambulan por ambientes sórdidos a la búsqueda de todo tipo de
experiencias con las que superar la dependencia de su verdadero amor.

Más allá de la cantidad, lo que aparece en primer plano es una conducta
sexual irrefrenable que genera autogratificación y especialmente, el alivio
de un malestar interno. Se trata de conductas no deseadas -ahí está la
diferencia con la promiscuidad o con el apasionamiento- y que producen
consecuencias muy negativas para el sujeto: físicas (enfermedades de
transmisión sexual), psicológicas (sentimientos de culpa y verguenza,
ruptura matrimonial no deseada, daño a los hijos, autoestima devaluada,
soledad, etc.) y sociales (pérdida de empleo, devaluación del status
socioeconómico, etc.). Esta vorágine de sexo sin control lleva a un abandono
de las obligaciones familiares, sociales y laborales. La vida sexual se vive
en secreto y con culpa. La depresión, incluso ideas de suicidio, están muy
asociadas a este tipo de conductas (Earle, Earle y Osborn, 1995).

Adicción al sexo

- Conductas no deseadas
- Interferencia en la vida diaria
- Enfermedades de transmisión sexual
- Sentimiento de culpa
- Ruptura de pareja no deseada
- Sexo como alivio de un malestar


Las mujeres afectadas sufren una doble sensación de vergüenza, en función de
su rol de protección de la familia, y experimentan un descenso brutal de la
autoestima (Norwood, 1986).

La adicción al sexo puede revestir diversas formas: masturbación compulsiva,
búsqueda ansiosa de relaciones sucesivas con múltiples amantes,
frecuentación habitual de prostíbulos, consumo abusivo de teléfonos o
programas eróticos, llamadas telefónicas obscenas o recurso irrefrenable de
las páginas de internet dedicadas al sexo, en donde intentan satisfacer
fantasías sexuales de toda índole. El contenido de la adicción puede
referirse a una sexualidad normal (es decir, a relaciones consentidas con
adultos) o a una sexualidad parafílica (por ejemplo, el exhibicionismo,
voyeurismo, etc.).

La tecnología disponible actualmente ha posibilitado la aparición de nuevas
variantes. En concreto, las líneas telefónicas party-line y las eróticas
constituyen para algunas personas una vía de adicción al sexo, mantenida
inicialmente por reforzadores positivos -una forma de entretenimiento y de
excitación- y controlada finalmente por reforzadores negativos -el alivio
del malestar-. En algunos casos los sujetos pueden llegar a percibir la
conducta como incontrolable y a ver limitada seriamente su vida a nivel
personal, familiar, económico y social.

Estas líneas presentan unas características determinadas que facilitan la
dependencia.

En primer lugar, la disponibilidad ambiental de éstas es total: en todos los
hogares hay un teléfono y los números de estas líneas están ampliamente
difundidos. La tentación de llamar -y de poder en un entorno discreto- es
pues, muy fuerte.

En segundo lugar, la gratificación obtenida es inmediata; sin embargo el
estímulo punitivo -el gasto de la llamada- se demora hasta la recepción de
la factura del teléfono.

En tercer lugar, el funcionamiento intrínseco de las líneas party-line
potencia la percepción de control: el que llama no tiene más que apretar un
botón para cambiar de interlocutor, pudiendo variar cuantas veces lo desee y
sin tener que dar la cara ante la otra persona. Y por último, la búqueda de
la persona deseada (generalmente del sexo opuesto) suscita una gran tensión
emocional en el caso de las líneas party-line, y una excitación sexual, en
el caso de las líneas eróticas, que puede aliviarse con conductas
masturbatorias.

El consumo abusivo de alcohol o de drogas suele estar asociado a la adicción
al sexo. De hecho, la función deshinibidora del alcohol facilita la
implicación en conductas sexuales que generan un grado de malestar en las
personas en los momentos de lucidez.

La transición de una sexualidad alta, pero normal, a una sexualidad adictiva
viene marcada fundamentalmente por dos variables:

a) la interferencia grave en la vida cotidiana (sufrimiento y
autodestrucción, soledad, pérdida de la familia, incapacidad de mantener una
relación afectiva duradera, etc.)

b) aparición del síndrome de abstinencia cuando no se puede llevar a cabo la
conducta sexual (nerviosismo, irritabilidad, dolores de cabeza, temblores,
insomnio, etc.).

Los signos alentadores de la adicción al sexo son múltiples:
a) fantasías sexuales alejadas de la relación de pareja.
b) conductas sexuales anónimas, múltiples y breves.
c) sexualidad comprada (prostitución, teléfono erótico, etc.)
d) conductas de voyeurismo
e) acoso sexual a personas dependientes del sujeto; etc.


Aunque aún no se conoce con detalle el origen de esta adicción, algunas
dimensiones de la personalidad (impulsividad, autoestima deficiente, etc.),
ciertos antecedentes en la infancia (abusos o traumas sexuales) o en la
adolescencia (rechazos en el ámbito afectivo erótico) o diversos elementos
situacionales actuales (soledad o vacío existencial, relación de pareja
insatisfactoria, etc.) parecen desempeñar un papel importante.

Retrato-Robot del "Obsexo" (enganchado al sexo)

a) La sexoadicción es un trastorno de tipo obsesivo.

b) La sexoadicción, que afecta sobre todo a hombres, aumenta con la falta de
satisfacción sexual. Va unida a la ansiedad y la depresión.

c) El sexoadicto confunde el amor con el éxtasis sexual. El sexo es la única
vía para conseguir una gratificación personal y afectiva.

d) El sexo se percibe como una cadena de penetración/eyaculación, sin la
existencia de caricias y ternura.

e) Se considera a las personas sólo en función de su sexo (como
instrumentos).

f) La vida sexual se vive en secreto y con culpa. Se concibe el sexo como
una forma de solucionar todos los problemas, aunque se contradiga su propio
deseo.

Basado en la obra "¿Adicciones sin drogas?" del Dr. Enrique Echeburúa
Catedrático de la Universidad del País Vasco Reproducido con autorización
del autor


PROGRAMA PSICOLOGICO PARA EL MANEJO DE LA ADICCION
AL SEXO POR TELEFONO E INTERNET (Ruiz, 2001. ESMD-Ubeda)

-¿Qué es la adicción al sexo por teléfono e internet?: Es el uso de abusivo
por parte de una persona de internet/ teléfono , casi exclusivo y
descontrolado que interfiriere con su vida social y/o laboral y/o abandona
otras actividades, de modo que al el/ella y sus allegados le producen
problemas de conviencia, económicos y/o sociales. La motivación del paciente
suele ser la de cumplir magicamente sin mucho esfuerzo con sus fantasías,
deseos e impulsos sexuales, sin enfrentarlo a las dificultades y compromisos
reales que conlleva una relación afectiva/sexual cara a cara.

-El programa de tratamiento psicológico : Pasos

PASO 1: ESTABILIZACION

.Objetivos: Temporalmente, mientras no se tiene control de la adicción , con
la colaboración del entorno y familiares se reducen las posibilidades de
acceso al hábito adictivo, a los lugares, momentos y posibilidades de acceso
al mismo

.Procedimientos: Puede ser necesario la eliminación temporal del modem del
ordenador, el uso de claves de encendido del sistema, la eliminación del
teléfono del domicilio, el uso de una caja de seguridad para el teléfono, el
uso de una cantidad restringuida de dinero, el evitar estar solo en casa, y
medidas similares. Se trata de un plan de abstinecia de la adicción. Se debe
de establecer un contrato de que dicho plan se llevara a cabo por parte del
paciente y sus allegados. Sin este paso el resto del programa es
inaplicable.


PASO 2: CONSTRUIR UN PLAN DE ACTIVIDADES ALTERNATIVAS

.Objetivos: Desde el principio el paciente ha convertido su adicción en un
acto que ocupa gran parte de su tiempo antes de empezar el tratamiento. Para
mantener la abstinencia de la adicción es importante que ese tiempo ocupado
por el hábito disfuncional sea ahora ocupado por actividades alternativas
gratificantes.

.Procedimiento: Puede ser útil al principio del tratamiento que el paciente
haga una lista de las consecuencias positivas y negativas de su adicción; y
llevar a cabo un plan de actividades alternativas que produzcan una
gratificación similar a la de la adicción. Cuanta mas actividades sustituyan
las funciones que tenian la adicción, menos necesidad tendrá el paciente de
volver a ellas.

PASO 3: EL DARSE CUENTA

.Objetivos: Este paso consiste en darse cuenta de los pensamientos y
sensaciones internas asociadas a la adicción, de modo que se tome conciencia
de como estos mecanismos psicológicos participan en la adicción

.Procedimiento: Se utiliza un registro de notas preparado por el terapeuta
que recoge la situación, el grado de impulso y control, los pensamientos y
sensaciones y otros aspectos de los mecanismos psicológicos implicados en la
adicción




PASO 4: ENTRENAMIENTO EN RELAJACION APLICADA

.Objetivos : Se utiliza para disminuir los altos niveles de impulso o
ansiedad a la adicción.
.Procedimiento: Se entrena con cassete o cd un método de ejercicios de
relajación, y después se entrena en aplicarlos a sitiaciones de la vida real

PASO 5: LA SOLUCION DE PROBLEMAS

.Objetivos: Aquí se trata de que el paciente sea capaz de darse cuenta de
las consecuencias a largo plazo de su adicción y no dejarse llevar por el
impulso inmediato.

.Procedimiento: Se enseña unos pasos para identificar el problema y elegir
las alternativas mejores a largo plazo.

PASO 6: LA EXPOSICION

.Objetivos : Se trata de que le paciente sea capaz de enfrentarse a los
estímulos sexuales sin dar una respuesta de impulso y adicción, de modo que
desarrolle autocontrol.

.Procedimiento : Usando la imaginación, o teniendo cerca los estímulos
sexuales se entrena en enfrentarse a ellos sin dar la respuesta de caer en
la "tentación", hasta que el impulso adictivo vá disminuyendo con la
práctica

PASO 7: LAS ESTRATEGIAS COGNITIVAS

.Objetivos: Se trata de manejar las actitudes y pensamientos irracionales o
inadecuados implicados en la adicción

.Procedimiento: Se enseña al paciente a identificar y rebatir las actitudes,
creeencias y pensamientos perjudiciales relacionados con la adicción .

PASO 8: LA PREVENCION DE RECAIDAS

.Objetivos : Es habitual, que el paciente pueda recaer tras un periodo de
abstinencia de nuevo en la adicción. Esta fase trata de advertirle de ello y
diseñar procedimientos para que hagan menos probable la recaida o su manejo,
si se produce

.Procedimiento: Se identifican las situaciones de alto riesgo y se diseñan
estratégias generales para su manejo.

-Tratamientos complementarios: Dependiendo de cada caso pueden utilizarse
otros procedimientos como el entrenamiento en habilidades sociales (para
pacientes tímidos hacia el sexo opuesto)., El uso temporal de medicación
para el manejo de síntomas muy intensos (depresión, ansiedad), puede estar
indicado, pero siempre que no interfieran con el programa general, y sean
una ayuda temporal para permancecer y proseguir con el plan general.